Modus Operandi Fructum

Es muy difícil para mí publicar está entrada.

Uno no puede escribir sobre un crimen sin que lo relacionen con la víctima o el victimario.

De hecho lo primero que se me ocurrió fue el crimen y el cómo ejecutarlo. Los personajes vinieron después y fueron creados para darle credibilidad al resto de la historia.

Ya saben que pueden comentar  en el panel de abajo. Y ya se que dificilmente esto es ciencia ficción.

Los detectives observaban el fofo cadáver tirado en el piso de cemento, los restos de una sandía putrefacta se mezclaban con la sangre coagulada en el piso.

Uno de los detectives se armó de valor e hizo un comentario.

-Veintidós años de casados.-

El investigador y el forense no prestaron atención al comentario y continuaron con su trabajo.

 

 

Veintidós años odiando a aquel hombre.

Marisol se había casado con el muchacho guapo del carro deportivo soló para molestar a su madre. A los dieciocho años de edad todavía odiaba a su católica y conservadora madre.

El carro deportivo se fue haciendo viejo. La pintura se oxido, el motor empezó a traquetear, la tapicería se fue rompiendo y los faros se volvieron opacos. Pero el nunca cambio de automóvil, no podían pagar uno nuevo.

El muchacho guapo con el tiempo engordo, se le cayó el pelo, los dientes se pusieron amarillos, el consumo de alcohol y tabaco incremento, se dejó de rasurar la barba, el pantalón dejo de abrochar y la piel se puso grasosa. Pero él seguía usando playeras sin mangas para salir en la calle.

Cuando eran novios él la visitaba en el parque que estaba enfrente de la preparatoria, nunca fue a buscarla a su casa. La llevaba a cines y restaurantes en partes de la ciudad donde solo vivía gente con mucho dinero. Ahora el único lugar que visita es la iglesia. Lo hace sola y en un horario diferente al que van sus padres para no pasar vergüenza.

Con el tiempo los aspectos positivos fueron reemplazados por aspectos negativos que se acumulaban con los previos defectos de su marido. No había ningún aspecto positivo en su matrimonio.

De recién casados vivían en una casa nueva de tres metros de frente por tres de fondo y un solo piso, veintidós años después vivían en la misma casa pero más deteriorada, Marisol solo había terminado la prepa cuando se casó. Su marido tenía una licenciatura trunca en administración de empresas. La pareja sobrevivía con las comisiones que ganaba Marisol vendiendo en una tienda departamental.

Su marido no podía conservar un empleo. Los pretextos eran muchos:

-mi jefe es un explotador-

-La paga es muy mala-

-no quiero trabajar sábados y domingos-

-no quiero trabar los sábados-

-de nueve a seis no me da tiempo de hacer mis cosas-

-quieren que me pongan camisa-

-¿Qué quieres? así soy yo-

Un día su marido se sentó a ver televisión y no volvió a intentar conseguir un empleo. Su agenda diaria consistía en ver televisión hasta quedarse dormido, comer e ir a la cama para tener sexo.

El sexo era lo que Marisol realmente odiaba, su marido tenía un fetiche con las frutas. La noche de bodas convirtió un plátano en puré utilizando la entrepierna de Marisol, el fetiche siguió progresando indiferentemente de la situación de la pareja.

En una ocasión la compañía les cortó el suministro de agua por atrasarse con los pagos  y Marisol paso una hora llorando en el baño mientras retiraba restos de naranja de sus orificios utilizando papel higiénico.

En otra ocasión la mujer despertó amarrada a la cama mientras le introducían diferentes  frutas fálicas en su cuerpo, tuvo que reportarse enferma en el trabajo por tercera vez en el mes pero cuando se presentó a trabajar al día siguiente nadie dudó que lucía devastada.

La única manera de evitar recibir palizas o despertar amarrada era comportarse consensualmente cuando su marido satisfacía su frutal deseo. Lamentablemente eso lo orilló a buscar formas más imaginativas de aprovecharse de la fruta y su esposa.

El martirio de la fruta termino el día en que Javier se quedó dormido a mitad del coito. Con cuerpo adolorido Marisol escupió la manzana que tenía en la boca y procedió a retirar el pepino que estaba incrustado en su ano. Se sintió agradecida cuando vio que se había quedado dormido antes de utilizar el melón y la piña. (Él nunca antes había utilizado las dos al mismo tiempo).

Dos días después Marisol regreso a la casa temprano, había renunciado a su empleo. Su marido absorto en la televisión no volteo a verla. En el congelador del refrigerador reposaba una sandía, llevaba dos días en el refrigerador permitiendo que el agua se transformara el hielo.

Con voz apenas audible Mariana dijo:

-¿te gusta la fruta?-

La sandia congelada impactó contra la cabeza de Javier. Mientras el trataba de levantar su obesa figura recibió otro golpe en el cráneo causando una hemorragia cerebral…

 

 

Meses después los investigadores tomaban fotografías del cadáver de Javier, aquel pobre diablo había sido asesinado por su esposa o al menos eso sugerían los vecinos.

El reporte dice que Javier estaba comiendo sandia cuando alguien lo golpeo en la cabeza, sin el arma homicida y la esposa desaparecida el caso quedaría abierto durante décadas.

Anuncios

12 comentarios en “Modus Operandi Fructum

  1. Interesante historia y ciertamente, difícil definir la linea que la separa de la realidad o ¿será de la ficción?
    Solo un detalle, cuidado con los personajes pues podríamos resumir que Marisol realmente no fue la culpable.

    Excelente trabajo, saludos.

    Me gusta

Deja un comentario. Cada vez que lo haces un cachorrillo encuentra su hogar.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s