Creatividad laboral

¿Conoces esa sensación? Sabes que cometiste un error y que no te corresponde a ti solucionarlo. Careces de los medios y la autoridad para resolver tu propia falla y debes esperar a que tus superiores tomen las decisiones adecuadas.

Estas impotente ante tus propios errores y no tienes idea de cómo reaccionarán tu supervisores. Me consta que no soy él primer hombre que siente este vacío en el estómago a causa del sentimiento de culpa.

Esta sensación es una característica de los hombres de “en medio”. Los grandes líderes deben aceptar sus errores y colocar sus heroicos esfuerzos en resolver sus fallas con los menores costos humanos y materiales posibles. Los obreros y soldados están demasiado cerca del suelo como para tener una visión general y evaluar las instrucciones que reciben, ellos solo siguen órdenes.

Los hombres como yo somos los de “En medio”, debemos tomar pequeñas decisiones todos los días las cuales siguen un fin en específico en conjunto, pero también cometemos errores, errores que nos superan, así que debemos ir con nuestro superior e informar que el costo de producción se va a elevar un 0.6% o que cien  hombres perecieron en una operación estándar.

Los hombres como yo: sentimos culpa, tememos al error, creamos vínculos con nuestros subordinados y lamentamos las pérdidas. Pero no hay un monumento a nosotros, no hay un movimiento social que nos considere una parte elemental de la maquinaria humana. Aquellos hombres que toman en conjunto las pequeñas decisiones que darán éxito a un proyecto faraónico.

Y allí estaba, solo en mi oficina, esperando el correo que me enviará mi superior sobre cómo se debe responder ante mi error, si alguien obligado a tomar decisiones tan sencillas y pequeñas comete está clase de errores ¿Qué probabilidades tengo de subir en la escala corporativa? ¿Tal vez deba renunciar y ceder mi puesto a alguien más capacitado?

El correo apareció en mi monitor, el envío fue retrasado para garantizar que yo lo leyera mañana temprano. Todo el edificio está solo, hace una hora y media que la jornada terminó. ¿Presentarme a las 21:30 de hoy en el piso 152? de alguna manera saben que no me he ido, y si quieren hablar conmigo fuera de horario de oficina y en el piso 152 quiere decir que mi error tiene consecuencias mucho más graves de lo que imaginaba.

El elevador se dirige silencioso y lúgubre hacia mi destino, puedo sentir como las paredes de cristal que me rodean me asfixian levemente, estoy a punto de sentir un acceso de claustrofobia cuando las puertas se abren y me muestran una sala con estilizados muebles con decoración minimalista y un gusto corporativo cínico.

El correo que recibí no especificaba a que oficina debo entrar pero solo hay una puerta abierta y el instinto me guía. Hay una mujer esperando en la oficina, luce un costoso traje ejecutivo y las flores que decoran el escritorio de INOX son frescas y costosas.

-Ejecutivo 9838-18. ¿Sabe por qué ha sido citado?-

-Cometí un error al seleccionar la ruta de transporte para la extracción de mercurio.-

-Efectivamente 9838-18 ¿sabe lo que le costará a la compañía su error?-

-Aumentará un 0.018% el costo de producción de los sensores térmicos.-

-Se equivoca. Aumentará un 0.016% el costo de producción, si a eso le agregamos que tenemos que resolver su error, el costo de producción sube a 0.017%. Pero no podemos aumentar el costo de nuestros productos puesto que tenemos un convenio con el gobierno.-

-No sabe cómo lo lamento.- Toda la culpa que expresé en aquella frase era autentica y carcomía mis entrañas.

-Honestamente no creo que lo lamente, permaneció en la oficina cuatro horas más con la intención de recibir su notificación y presentarse a nuestra reunión. Un empleado responsable hubiera partido a su hora ignorando nuestro mensaje, ahora por políticas de la empresa es más difícil despedirlo a causa de que se presentó a su junta de corrección de errores.-

-¿Hay algo que pueda hacer para corregir es…?- Aquella mujer anónima me interrumpió.

-No se atreva a hacer ese ofrecimiento, lo último que necesita la compañía es un equivocador con iniciativa.-

-Pero entonces ¿Cómo debo proceder?-

-El problema contigo 9838-18 es que eres la primera persona que se presenta a su junta de corrección de errores y yo tampoco sé cómo debo proceder.-

Yo tampoco sabía que hacer, así que dejé aflorar la creatividad.

-¿Y sí la agredo? Podría gritarle algunos insultos y golpearla en la nariz, así podrían despedirme por atacar a una compañera de trabajo.-

-Es muy noble tu ofrecimiento. Pero ¿Sabes cuánto costaría a la compañía presentar cargos en tu contra? Regresaríamos al problema anterior, tampoco puedes renunciar porque el hecho de que cometas un error y renuncies algunos días después desencadenaría investigaciones.-

-Supongo que puedo saltar de la ventana.-

-No es de muy buen gusto suicidarse enfrente de una dama, además darías una mala imagen a la compañía.-

-¡Tengo la solución! Me caí en la bañera hace dos días, podemos informar que el chip de lealtad que me instalaron cuando me contrataron está dañado y causó que cometiera un error.-

-¡Por su puesto 9838-18!, y como el seguro gubernamental paga la instalación de los chips de obediencia… digo lealtad, el deberá absorber los costos.-

-¿Todos los costos?-

-¡Todos! Desde el aumento a los costos de operación hasta la lobotomía y reinstalación de tu chip de lealtad.-

Estaba lleno de orgullo porque mi creatividad evitaría a la compañía un gasto mayor. La mujer habló de nuevo.

-Sabes 9838-18, tal vez sea mi propio chip de lealtad el que habla, pero eres uno de los mejores hombres que he conocido en mi vida. Si no fuera porque mañana después de la lobotomía no recordarás nada de esto y serás un zombi en las minas de carbón, te daría mi número.-

Fin.

Anuncios

3 comentarios en “Creatividad laboral

  1. ¿Tus fallidos intentos de ligar con compañeras de trabajo expresados en forma de cuento?
    Tienes problemas de manejo de rechazo verdad.
    ¿Enserio crees que las mujeres ofrecen su numero así por así?
    Y el cuento es aburrido.

    Me gusta

Deja un comentario. Cada vez que lo haces un cachorrillo encuentra su hogar.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s