Cabra para presidente (2040)

Alexandro Monsters no podía estar más enojado. No solo estaba enojado, también estaba orgulloso. Estaba plenamente indeciso, sabiendo que a pesar de aquel error; Él era el mejor gestor publicitario de la galaxia. La metida de pata de aquel becario idiota había demostrado que su estrategia era infalible, tal vez necesitara cambios el próximo periodo electoral pero esta noche solo cabía una confusa celebración.

Es más, lo justo era pedir un bono o un aumento. Se merecía descansar el próximo año en una playa del Mediterráneo.

Todo comenzó hace dos años. Monsters fue contratado para hacer ganar al Partido Renovación Gubernamental. Así que comenzó eligiendo al candidato más apto para una campaña. La decisión era mucho más difícil ahora con una tierra unificada. Cuando las naciones eran independientes se elegía a un candidato que cumpliera con los estándares estéticos de la población a controlar. Por ejemplo: Un hombre lo más europeo posible si se deseaba obtener el voto de los habitantes urbanos. Un sujeto con sombrero y pelo facial para las zonas rurales. Ahora debía elegir alguien que resultara atractivo para la mayoría de la población mundial.

Una vez elegido el candidato, su administración comenzó a recibir premios. Muchos de los reconocimientos que ganó fueron creados exclusivamente para la publicidad del candidato y cuando termine el periodo publicitario  simplemente serán desechados.

Los noticiaros le dedican por lo menos una nota al día, muchas son irrelevantes. Pero el candidato está por encima de las víctimas de los terremotos. Si un noticiero debe decidir entre dedicar un minuto a una nota sobre el candidato en una junta sobre el color de las banquetas o dedicárselo a las 900 víctimas del accidente en la granja de arañas. Nuestro candidato tendrá la preferencia.

Por su puesto la creación de otros partidos de oposición dedicados a dividir el voto fue una parte elemental del plan y una excelente herramienta para pagar favores a ciertos reporteros y activistas.

En eso consiste la  estrategia estándar.

El problema fue cuando por un error de dedo en lugar de registrar a Juan Got Ath para candidato a presidente de la tierra, el partido registró a Juan Goat.

No había marcha atrás, no existía nadie con apellido Goat. A menos que…

Una cabra llamada Juan. Al principio la gente pensó que era una especie de protesta, pero decidieron llevarlo al extremo.

La cabra daba discursos repitiendo Bahhhh, ¡Bahhhh! y la gente aplaudía. Era la misma gente acostumbrada a aplaudir a cualquier ponente en curso, pero aun así fue difícil mantener a la cabra berreando. Así que contrataron a una persona que le jalara la cola cada vez que guardara silencio. Vestíamos al jala-colas de guardaespaldas así que a nadie le pareció sospechoso.

Juan Goat resultó ofrecer algunas ventajas inesperadas. Cuando se presentaba en un mitin los niños corrían a ver a la cabrita. (Sin necesidad de paleros). El animal, recuperado de un zoológico de contacto se dejaba acariciar por los niños. La otra ventaja que ofrecía era un historial completamente limpio. El internet solo encontró fotos de la cabra y videos graciosos. Nada de fraudes, escándalos o fallas administrativas. Un candidato perfectamente limpio.

La oposición no se quedó con los brazos cruzados.  Acusaron a Juan de tirarse a su hermana en una granja. Un biólogo demostró que pertenecían a sub especies distintas así que no podían ser hermanos.

Solicitaron retirar a la cabra por ser demasiado joven e inexperta, Juan aprobó el examen de conocimientos básico para ejercer puestos públicos. (Yo tampoco sé cómo lo hizo sin ayuda, pero solo el 10% de los funcionarios aprueba.)

Cuando el candidato de oposición se negó a debatir contra una cabra fue el boom de aprobación. El eslogan: “Los corruptos le temen a su inocencia” Fue un hit publicitario.

El PRG tenía el voto rural, el voto joven, a la clase baja, los vegetarianos, los animalistas, y otras minorías. Juan Cabra ganó las elecciones a presidente de la tierra por el 68%.

Alexandro Monsters había logrado algo que debería ser imposible, contra toda lógica una cabra era el gobernante de la tierra. Siendo tan bueno en su trabajo ¿Qué es lo que molestaba a Alexandro?

La remota posibilidad de que una cabra haga un mejor trabajo, qué el candidato que él seleccionó.

Anuncios

10 comentarios en “Cabra para presidente (2040)

    • Juan solo dice Bahhh, Bahhh.
      Cabe mencionar que en tres años de su administración la censura política se detuvo, el PIB aumentó, los crímenes de odio cesaron, y el índice de pobreza bajó.
      Aparte de los logros que le inventó el partido.

      Me gusta

  1. Creo que le has dado al mundo una muy buena idea de qué podría funcionar. Los viejitos que ceden su sueldo ya están pasando de moda (como todo viejito, se retiran pronto alcanzada cierta edad; excepto por los fósiles y criaturas jurásicas, esos no se van nunca). Los animales no humanos son lo de hoy, y más si tienen sexualidad fluida, no tienen género y además es mujer. ¡Boom! Y si logra trascender la barrera del racismo (los pandas comen demasiado, no son una opción), pues mejor.

    Me gusta

Deja un comentario. Cada vez que lo haces un cachorrillo encuentra su hogar.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s