Predicciones sobre el amor en tiempos de internet Pt. III

El capítulo final.

Para leer la segunda parte has click aquí.

Les tengo una noticia buena y una mala. La buena es que aquel limbo de sexualidad frustrada que los adolescentes se esfuerzan en llamar “friendzone” no existe. La mala es que eso demuestra que no tienes la menor posibilidad de pasar de ser su amigo, a ser su novio.

La sociedad moderna y tu patética vida.

En una sociedad materialista, incluso el amor tiene precio. Y muchos de nosotros no podemos sustentarlo. Vivimos en una sociedad de consumo que nos vende productos diseñados dependiendo de nuestra capacidad de compra.

Mientras que a la clase baja se le ofrecen enternecedoras historias de amores imposibles donde la diferencia de clases no importa. (A menos que un pobre diablo esté intentando ligar contigo.) A la clase media se le venden comedias románticas donde jóvenes enamorados, superan juntos las dificultades necesarias para obtener el éxito profesional. ¿Y a la clase alta? Bueno, la clase alta tiene la opción de disfrutar una libertad sexual sin consecuencias o de tímidos romances acrecentados por cosas más urgentes. (Por ejemplo disfrutar de la vida.) Todo esto decae en consecuencias perfectamente predecibles.

Los siguientes ejemplos son completamente reales y no los exageré[1].

  • Una chica de trece años embarazada ¿El padre? Un niño de dieciséis sin apellido. (Porque no se le ocurrió pedirle nombre completo.) A sus quince años esta “Niña” abandona a su hija para buscarle un padre, ¿Método de selección? El automóvil que utiliza cada posible pretendiente. Uno puede pensar que su madre estaría escandalizada, pero las hermanas mayores viven de manera similar. Un cerdo que vive enfrente de su casa, tiene que convivir con cuatro niñas semiabandonadas cuyas madres invitan diversos hombres al departamento. Hombres que no pueden respetar un maldito lugar de estacionamiento.
  • Una pareja de jóvenes recién casados que han viajado por Europa, Sudamérica y México. Ambos han estudiado maestrías y cada fin de semana tienen una experiencia nueva. También comparten una deuda de medio millón, pero eso es otra historia. Un cerdo que trabaja con ellos los ve con envidia cuando el lunes le platican su nueva experiencia, la envidia se acaba cuando cada mes los vez suplicando por un aumento en el sueldo.
  • Un joven enamorado sigue ofreciendo ayuda sentimental, técnica y económica al amor de su infancia. No importa que ella esta felizmente casada y con un hijo. Nuestro amigo ha rechazado a numerosas chicas. (Incluyendo a algunas ganadoras de concursos de belleza.) Sigue esperando que ella se dé cuenta de que el siempre ha estado allí.
  • Una hermosa muchachita de 16 años, después de una fuerte discusión con su novio, contrae matrimonio con un canadiense que conoció el mes pasado. Después de un año de matrimonio a larga distancia se divorcian. Los padres rompen contacto con todos sus amigos y familiares para evitar dar explicaciones.
  • Un atractiva señorita queda embarazada después de una fiesta, su responsable novio le entrega manutención. Ella decide rechazar la ayuda e irse con un atractivo joven de otra ciudad. Un viaje de negocios y el nuevo novio desaparece. ¡Oh! El padre del niño también desapareció.

Bueno… ¿Y qué tiene que ver todo esto con el internet?

Existen dos clases de madres solteras; Las egoístas que no quieren compartir a su hijo y recurren a la inseminación. Y las irresponsables a las que les tomó por sorpresa.
Existen dos clases de madres solteras; Las egoístas que no quieren compartir a su hijo y recurren a la inseminación. Y las irresponsables a las que les tomó por sorpresa.

Nada, el nombre del ensayo es: “Amor en tiempos de Internet,” no “El amor y el internet.” Pero ya que lo mencionan, millones de personas gustan de presumir sus relaciones en las redes. Cuando una relación tiene un final desastroso o no tienes ninguna relación. Es necesario justificar tu situación en la red. Ya sea subiendo melosas fotografías diciendo: “Ser madre soltera es una bendición.” O anunciando que estás en la friendzone.

La zona del amigo se refiere a una relación romántica inexistente entre una persona interesada en una relación y otra que no lo está. Esta deprimente situación se define en el hecho de una persona obsesionada, mientras que la otra persona aprovecha la situación para beneficiarse. La razón por la que esta zona no existe, es porque  no es un lugar geográfico. Los lugares geográficos permiten entrar y salir. Permíteme hacerte una pregunta ¿No deberías haber tenido éxito ya? El estancamiento sentimental puede durar lo que uno permita.

Todos estos comportamientos ya sean el romance comercializado o la friendzone se ven acrecentados por la presión social ejercida por los medios de comunicación y nuestros padres. Muchos de nuestros progenitores eran parejas estables (y casadas) a la edad de 22 años. Mientras tanto nosotros seguimos perdiendo nuestro tiempo viendo remakes de nuestras películas de la infancia y usando diademas que parecen orejitas de gato.

Lamentablemente todos tendremos que tolerar tu comportamiento infantil hasta que te encuentres una persona que te recuerde que ya pasaste la pubertad.

Caballo negro lo entiende a la perfección
Caballo negro lo entiende a la perfección

Mis predicciones.

Yo veo dos posibles desenlaces a esta situación.

El primero es el la censura completa del amor. Al igual que la publicidad de cigarros (¡Oh! como extraño a los comerciales de Malboro.) se autorizarán legislaciones que eviten que los medios nos contaminen con sus retorcidas ideas del amor. En las escuelas se reemplazarán aquellas tutorías grupales y clases de emprendurismo. (Cuyo objetivo es prepararte para ser subcontratado.) Y colocar en la educación pública clases de civilidad y relaciones interpersonales.

Explicando a nuestros jóvenes que el amor no siempre es correspondido (Así que deja de acosarla.) Y que la felicidad en pareja depende perfectamente de lo que nos hace felices a nosotros[2].

¡Piénselo!

-Ya viene el catorce de febrero, ¿Le vas a regalar algo a tu novia?-

-Si. Conseguí una copia de segunda mano de un libro que espero le sirva.-

-¿Un libro de texto?-

-Efectivamente, Procedimientos industriales para el castramiento de cocodrilos.-

-Si lo estudia bien incluso podría conseguir un ascenso en su trabajo.-

-Es importante que mi posible esposa tenga desarrollo personal y sentimental. –

La segunda posibilidad es la comercialización total del amor. Los eventos considerados románticos serán designados por un grupo de genios de la mercadotecnia que usaran todos los medios para exprimir dinero del  amor. Estrategias que aprovechan el bajo precio de la difusión de internet para generar campañas de click-bait cada vez más extravagantes, llamativas y poco románticas.

Un reality show donde un chico rico puede elegir entre veinte adolecentes de clase baja. Después del seguimiento de las citas las adolescentes, son botadas y tenemos a un nuevo grupo de concursantes[3].

Compañías creando “historias de amor reales” donde se pueda colocar de manera discreta publicidad subliminal de productos y servicios. Que conoceras via click-bait:

Este joven le declaró su amor a la chica de sus sueños usando únicamente comida para gato Kittso.

La tierna historia de esta pareja que viajo por todo el mundo antes de que el cáncer se la llevará. Fly Airlines les regaló el pasaje.

La pornografía de calamares unió a esta pareja. ¿Lo has intentado tú?

Cada mes él le regaló un diamante Stanissdoff y al final ella lo rechazó. ¡mira lo que sucedió después!

Sí alguien está dispuesto a destruir el romance para obligarte a comprar una piraña, son las compañías. Hoy en día ya venden canastas de regalos del 14 de febrero y canastas de regalos para pedir perdón por ser infiel…

Por favor lean lo siguiente con acento francés.

Y al final el amor se fue para no volver, al igual que la libertad en las sociedades que renuncian a su privacidad para ser más libres. El amor se transformó en una mentira que nos repetimos con las intenciones de que se haga realidad.

(C.V. 2040)

[1] Yo mismo he sido votado por escribir un poema para el “aniversario” de dos meses.

[2] Aunque eso implique participar en orgías en altamar o comer bebés humanos.

[3] Si se vuelve aburrido es solo cuestión de cambiar el nombre del show y el chico.

Anuncios

13 comentarios en “Predicciones sobre el amor en tiempos de internet Pt. III

  1. Me gusta sobre todo cómo tipificaste el amor que se le vende de acuerdo a cada clase social. Y es curioso porque a mis amigas de clase media las escucho contar cosas que se ajustan al patrón definido y no sé si es porque la publicidad le copió a la vida o visceversa.
    Todos los sentimientos humanos se pueden vender y moldear, pero eso no quiere decir que no se les pueda encontrar en algún sitio. Todavía quedan humanos reales por ahí, en algún sitio.
    En cuanto a la friendzone… Tengo mis propias ideas, tal vez debería hacer un post un día de estos.
    Y voto porque escribas algo que incite mucho correo de odio >:)

    Me gusta

    • Ese comentario tuyo de “Mis amigas de clase media” me hace creer que eres rica. ¿Eres rica? Porque de ser así ¿No tienes espacio en tu mansión para un cerdito verde? No necesito mucho espacio y me alimento principalmente de propaganda política. Piensa en todos los invitados que te van a tener envidia cuando vean a un exótico cerdito paseándose por tu sala. Y tú con un aire de indiferencia dirás -¡Oh eso! Es mi cerdito venusiano, es único en su especie. ¡No es adorable!-
      Regresando al tema principal. La friendzone es algo muy personal pero me pidieron que tocara el tema y ¿Quién soy yo para negarles algo a mis lectores?
      Sobre la redacción de tu comentario. Esta entrada se publicó a media noche. ¿No es algo tarde para cenar?

      Me gusta

      • Tal vez debí decir “mis amigas de clase media entre las cuales me cuento”, pero habría sonado raro. Y de todos modos estoy por perder la clase media paterna e incorporarme a las filas de los postuniversitarios desclasados, así que no te sirvo de mucho.
        Y sí, sí, es algo tarde para cenar. Pero fui a ver esa peli horrible de Avengers a eso de las 10 pm. No podía suceder otra cosa más que cenar a medianoche.

        Me gusta

      • No sé por qué te imaginaba sosteniendo una copa de champagne y usando un abrigo de Ming. Mientras yo me paseaba chasqueando mis pesuñas por tu piso de mármol. También estoy casi seguro que me habrías puesto un moño enorme atado al cuello. Pero supongo que puedo esperar a que Ernesto se vuelva rico y me pueda dar la vida que me merezco.

        Le gusta a 1 persona

      • Tengo amigas ricas o semi-ricas, eso sí. Una de ellas tiene una tía rica que le presta abrigos de Mink. Quizás podría presentarte a alguna de ellas. Pero sí, tal te convenga esperar a que Ernesto se haga rico, mejor.

        Le gusta a 1 persona

  2. Tenía, hasta hace unos años, vecinos que vivían – a unos 5 o 10 minutos – en casas de cartón (llamado “cartolandia, por la gente de la colonia), y he conocido también la típica persona que choca su auto carisimo a los 5 minutos de comprarlo y le da igual, porque puede comprar 100 si quisiera. Si algo he notado en todos esos estratos, es que no es tan diferente la idea subyacente al amor: la de romper barreras y/o complacer las propias necesidades. De ahí que yo encuentre una tercera y una cuarta opción: una sería el amor como una revolución (en tiempos de tirarle mierda al amor, amar abiertamente es revolucionario, con todo y la paradoja de que quienes le tiran mierda al amor lo hacen porque el mundo está plagado de gente que DICE amar). Vamos, que sería algo así como “mostrarle al mundo” que no todo lo que se hace pasar por amor es cartón insípido o no velas lacrimogenas. La otra opción es volver al amor un insumo capaz de satisfacerse por otras vias (simulación virtual, drogas, o lo que sea); pues, siendo el amor una necesidad individual en el que ciertos individuos sólo ansian sentirse extasiados porque el otro cumple sus caprichos y deseos, dichas opciones deberían cumplir su cometido (o, cuando menos, liberar los neurotrasmisores que se le asemejen).
    Así que, no andan tan mal las cosas. Cuatro opciones son mejor que dos.

    Me gusta

    • Hombre no seas tan exigente conmigo. El cerdo tiene mínimo dos años de celibato y yo tengo como cuatro años de absentismo romántico.
      Tus opciones me parecen una visión a más largo plazo de los eventos sugeridos en la segunda opción.

      Me gusta

      • Eso no es nada comparado a la ausencia de hecho del amor romántico en mi vida diaria. Yo creo que sí podrían entrar como vertientes de la segunda opción, no sé. De cualquier forma, ya son más caminos. La cosa ya no parece tan lúgubre (o quizá luce peor, no sé).

        Me gusta

  3. Cómo mujer soltera (divorciada realmente) de 31 años, me inclino a pensar que quizá hubiera sido mejor nacer en esa época en la que los matrimonios se arreglaban desde que nacías, al menos ya sabías que “no te quedaba de otra” más que ser polite con tu concubino/a y echarle la culpa a tus padres por tu infelicidad por haberte obligado a casarte con alguien a quien no “amas”. Y al menos tenías una excusa para ser o que te fueran infieles (es que no la/lo amo, me obligaron a casarme, si no me casaba se desataba la guerra entre los países o entre religiones, etc. etc.) No que en estos tiempos de amores resulta que esta peor el asunto, porque se supone que ya te casaste con alguien a quien amas y como bien mencionas, debido a tanta interacción de las redes sociales, a la disponibilidad del contacto, la relación termina por volverse aburrida, y es ahí cuando “se acaba el amor”, y a la vez es mucho más sencillo poder tener affairs en línea. Y para acabarla de amolar…nosotros no hacemos algo para solucionarlo, preferimos contestar el celular y los mensajes, que convivir con las personas de las que estamos acompañados, y no solo el amor de pareja se pierde, sino el amor de familia y el amor de amigos. La disponibilidad de comunicación sólo nos vino a dar indisposición de sentimientos. Esta es mi humilde opinión.

    Me gusta

    • Haz pensado que si te obligaron a casarte con alguien y ambos en vista de su obligada situación hubieran intentado ser “buenos” con su pareja. ¿La relación hubiera sido más saludable? Incluso podría decantar en un enamoramiento gradual.

      Me gusta

  4. Mi comentario en 2017:
    Creo que, a medida que ha pasado el tiempo, me he vuelto más escéptica no ante la idea del amor, sino ante esta idea cínica postmoderna de que el amor romántico no existe, está viciado o no puede durar. Y lo más chistoso de esta generación cínica es que, aunque “nadie cree en el amor”, todo mundo sigue esperando que el amor lo salve de sus vidas horribles. Pero no sé, creo que cada vez estoy más desconectada de lo que piensa la gente de mi edad acerca del amor, así que soy la persona menos indicada para opinar al respecto de casi toda tu entrada.
    Ahora, por otro lado, ¿cómo se te ocurre hablar de la friendzone? ¿No te das cuenta de que la friendzone no existe, pero no porque no sea una zona geográfica, sino porque “ser amable con alguien no te da derecho a tener sexo con esa persona”? La friendzone es un concepto machista, inventado por neomachos que se sienten con derecho a usar el cuerpo de mujeres indefensas, sin darse cuenta de que el derecho que tenemos nosotras (víctimas feministas) de explotarlos a ustedes debe estar por encima de cualquier derecho suyo. Por eso nosotras debemos desmontar ese absurdo concepto de la “friendzone”.
    La próxima vez que te vea hablando de eso te mandaré a la policía feminazi.

    Le gusta a 1 persona

Deja un comentario. Cada vez que lo haces un cachorrillo encuentra su hogar.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s