Fernando Auditor de Vampiros

-A partir de ahora estás bajo mi control.-

-No. Honestamente no me siento controlado y usted sigue atrasado con sus impuestos.-

El conde miró de manera desconcertada a su familia. Su esposa concentraba la mirada en la ventana fingiendo que este embarazoso asunto no estaba sucediendo. Sus dos hijas tenían los ojos abiertos como platos tratando de no perderse ningún detalle de la situación.

Era la primera vez que un humano se resistía a su poder hipnótico. Todos los vampiros poseían en mayor o menor cantidad esa cualidad. Pero el conde Krv Klaun era famoso por su habilidad para controlar humanos. Incluso había llegado a manipular  algunos fanáticos de la música Ska,[1] (Después de eso pasaría mucho tiempo antes de que sus dos hijas volvieran a asistir a un concierto)[2].

-Joven… Me parece que hace un tiempo que mi familia llegó a un acuerdo con las autoridades respecto a los impuestos.-

Fernando le dirigió una mirada de: ¿Crees que eres lo más espeluznante que he visto en mis dos meses como auditor fiscal? Ser el chico nuevo en el departamento más infame de un gobierno famoso por su crueldad, te lleva muchos lugares horribles. Un castillo tenebroso colocado en un acantilado rodeado cadáveres empalados es poca cosa comparado con los prestamistas de pueblo.

-¡Escúcheme bien conde Krv Klaun! Usted no es dueño de estas tierras, le fueron  entregadas por un convenio de desarrollo agrícola de hace 800 años y no ha cumplido.-

En algún lugar del más allá, los vampiros primigenios emitieron un aullido de dolor. Cabe mencionar que este aullido inter-dimensional solo ha sido emitido tres veces en toda la eternidad. La primera fue cuando se canceló el Show del Conde Pátula y la tercera vez con el anuncio del remake de Twiligth. Los vampiros aullaban por la humillación de la que eran víctimas.el_conde_patula_by_richgzz-d5fxkwf

-Supongo que prescindiremos del hipnotismo.- A los nobles no les gusta que les recuerden su pobreza y su falta de autoridad real. Krv Klaun reveló los colmillos y se abalanzó sobre el recaudador de impuestos. La mancha en la que se había transformado el vampiro se detuvo cuando su rostro fue impactado por un sobre manila.

-¡No es posible!- Bramó el conde mientras su esposa mostraba sus colmillos y trataba de colocar a sus hijas detrás de ella, en un gesto de protección maternal característico de las serpientes[3]. –Solo un vampiro puede enfrentar a otro. Y tu cuello…-

-Ambos sabemos que existen otros métodos. Intercambio de fluidos por ejemplo.-

Un gemido asustado llamó la atención del conde y su esposa. Sus dos hijas permanecían quietas, una de ellas miraba con rostro acusador a su hermana mayor que al hacer contacto visual con su padre huyó de la habitación.

-¿Mi hija? Ser despreciable ¡Mi hija!- Gritó el conde.

Ahora ya tenía un rival digno.

[1] Está comprobado que los jóvenes que escuchan “Ska” no tienen control sobre sus propias mentes, lo cual eleva la dificultad a la hora del hipnotismo.

[2] *Hay un momento en la vida de casi cualquier jovencita occidental en el que asisten a un concierto acompañadas de un adulto responsable. Las diferencias entre el Goth Metal que escuchaba el conde y el “Rock tropicalizado” que escuchan las chicas han abierto una brecha padre-hija que tardará siglos en cerrarse. (Literalmente hablando).

[3] O al menos eso suponemos, basándose en el seseo y la lengua viperina.

Anuncios

Deja un comentario. Cada vez que lo haces un cachorrillo encuentra su hogar.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s