[S.M.C.A.] Los sectarios

El Gobernador miraba as noticias desde el monitor de su oficina, a veces pensaba que nunca debió iniciar su campaña, pero se consolaba pensando lo que otras personas hubieran podido hacer en su lugar.

Después de la aprobación del nuevo reglamento de control de sectas y religiones la ciudad ha quedado paralizada. Numerosas manifestaciones en cada una de las vías principales han impedido que centenares de personas se presentaran a trabajar. De momento las principales fábricas de la ciudad ya reportan perdidas de ciento cincuenta millones de dólares y nadie cree que esto se pueda resolver antes del mediodía.

Fernando apagó el televisor y se lamentó – ¡Y apenas son las 10! Puedo lidiar con dos o tres marchas pero en este momento hay setenta y dos manifestaciones en la ciudad y no puedo hacer algo sin dañar sus preciados derechos humanos.- Los caballeros de la orden vegana, La hijas de Minerva, Los hermanos de los animales y Los testigos de R’hilelah entre otras sectas, salieron a reclamar su derecho a violentar a su prójimo. -¡Qué difícil es no ser un abusivo hoy en día!-

El gobernador se sabía la historia de memoria. Todos ellos habían sido activistas,[1] gente normal que seguían alguna buena causa como el feminismo, veganismo, defensa de los derechos de los animales o promover la reimpresión de Karmatron. Pero gradualmente se transformaron en comunidades más cerradas, no aceptaban contraargumentos y exigían obediencia total a sus miembros.  Posteriormente el internet se llenó de mensajes de odio intercambiados entre diversos miembros de las asociaciones. A veces ni siquiera eran organizaciones rivales, solamente necesitaban algún rival para mantener la unidad de sus propios grupos, los cuales se hacían menos coherentes conforme más resentimiento destilaban.

Al final dejaron de hacer el tonto, se registraron como sectas y religiones con la intención de reducir el control que el gobierno ejercía sobre las asociaciones civiles. Eso le pareció maravilloso a la administración pasada, puesto que los templos y congregaciones pagan impuestos. Lo que nadie pensó es que con menor control, las agresiones entre grupos escalarían más allá del internet;

Quema de carnicerías, sacrificios de animales, sesiones de imposición fálica, castramientos públicos y toda clase de agresiones indirectas. Habían puesto las tensiones al límite. Así que el nuevo reglamento les prohíbe las manifestaciones religiosas públicas[2]. Todos los grupos se sienten ofendidos así que quieren manifestarse pero se odian demasiado entre ellos como para protestar juntos. En lugar de tener una megamarcha ahora la ciudad debía enfrentar 72 pequeñas marchas simultáneas.

El Gobernador miró a Fernando a los ojos y preguntó: -¿Todo listo Meléndez?- A lo que el experto en caos contestó sin dejar de ver las noticias en el monitor. –Alguien les dio un soplo a las hijas de minerva, así que cuando asesinen al “violador” se darán cuenta de que mataron a uno de los hermanos del buen tocino y todo comenzará. Le va a salir costoso al estado todo el daño de la guerra civil, pero cuando tengamos controlados a los líderes habrá un precedente para prohibir la religión permanentemente.

Los dos miembros de la sociedad de saqueadores malvados se rieron juntos en silencio.

[1] Excepto los testigos de R’hilelah, ellos leyeron demasiado a Lovecraft.

[2] Y púbicas

Anuncios

2 comentarios en “[S.M.C.A.] Los sectarios

Deja un comentario. Cada vez que lo haces un cachorrillo encuentra su hogar.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s