Insultos políticamente correctos.

El otro día me informaron que utilizar la palabra bastardo como insulto era muy inadecuado, puesto que allá afuera hay muchos hijos ilegítimos que son excelentes personas y yo no tengo derecho a utilizarlos como herramientas de degradación.

Así que hoy me he dado a la tarea recopilar palabras que se puedan utilizar de manera ofensiva, degradante o humillante sin herir susceptibilidades.

Esperpento.

Definición: m. coloq. Persona o cosa notable por su fealdad, desaliño o mala traza.

Utilícese para definir una persona desagradable a la vista, cuyo comportamiento sea grotesco o desatinado.

Ejemplo:

El esperpento de tu exmarido se volvió a embriagar enfrente de tus hijas.

Tu nueva novia es un esperpento lujurioso, arribista y mediocre.

 

Súcubo

Definición: Demonio medieval que utiliza los sueños de los varones para seducirlos y extraer su energía.

Utilícese para definir a una mujer atractiva de moral distraída que se ve atraída hacia hombres comprometidos con usted o alguna amiga suya.

Ejemplos:

Ayer te vi en el motel con ese súcubo que hace de tu secretaria.

Carmen es un súcubo lujurioso que se acuesta con todos sus pacientes.

 

Impío

Definición: adj. Falto de piedad.

Utilícese para definir a una persona pecadora, corrupta, mentirosa, hipócrita y malvada. En otras palabras casi cualquier político.

Ejemplos:

El candidato Panuncio es un Impío.

Todos los empleados de ese banco son unos Impíos.

También pueden consultar los mejores insultos de la literatura.

No olviden comentar los insultos más complejos que se les puedan ocurrir.

Anuncios

11 comentarios en “Insultos políticamente correctos.

  1. Estulto: adj. Tonto, necio o de torpe entendimiento
    Ejemplo: Tu marido es todo un estulto.

    Palurdo: adj. Persona de poca educación o escasa formación cultural y no sabe comportarse con elegancia y buenos modales en público.
    Ejemplo: Desde que dejaste la escuela te veo más palurdo.

    Me gusta

  2. Los insultos que hacen referencia a la “fealdad” contribuyen a la permanencia de los estándares de belleza, que marginan a las personas que no los cumplen. También hay que notar que apelar a la moral no es siempre políticamente correcto.

    Me gusta

Deja un comentario. Cada vez que lo haces un cachorrillo encuentra su hogar.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s