Frulación parte II

Para leer la parte uno: AQUÍ

Me despierto de noche, no quedan rastros de la fiesta y tengo un hambre del demonio. Un mayordomo me espera con una toalla y un sándwich, ya en un estado más presentable, soy conducido a una de las habitaciones donde me espera Daniela.

Tiene una mirada que taladra el alma y entre sus manos hay una lanza ceremonial de la tribu Mandika. Yo no tengo miedo, por más afilada que esté la lanza es muy difícil temerle a una chica de un metro cincuenta y ocho centímetros con un pijama de estampado de borreguitos.lanza Zulu llamada Assegai

-Dame un motivo para no matarte.- Me dice Daniela con una voz saturada de frulación.

-Me gusta vivir.- Dije no muy convencido.

-Seis docenas de ricahones lujuriosos. Les entrego a tú chica en bandeja de plata ¿y sabes que hacen?-

A pesar del entumecimiento mental, se me ocurrieron una serie de respuestas ingeniosas. Todas interrumpidas por el instinto natural de esquivar lanzas que se dirigen a mi cara.

-Se rinden porque la niña declina una proposición.- La chica comenzó a buscar algo entre los cojines de su sillón, con rostro triunfal sacó una botella de vino y se sirvió en una copa que estaba arrumbada sobre la alfombra. –Pero tú no sabes de que estoy hablando ¿Verdad? Por su puesto que no, eres un peón en juego de ajedrez con dados.-

Una copa de vino se estrelló en mi pecho.

-Ely, la Perfecta Elisabeth, la que luce bien en vestido de noche y con overol de mecánico. En cuanto entró a la casa de mi tía Mirna debieron cambiarla por un varón, pero de alguna manera se hizo amiga del súcubo avejentado. Solo ha pasado seis meses en la ciudad y ya se ganó a mis amistades, contactos de negocios y enemigos. La bruja lujuriosa de mi tía la mandó a Yale. ¡Yale! Mi tía eligió a su heredera y no soy yo… ¡Quiero que mires lo que hay a tu alrededor! ¿Ves las pinturas? ¿Las pieles de oso? ¿La colección de armas? ¡Esto no es dinero! ¡Lo que tiene Mirna es dinero! Y un día aparece esta chica de la nada y se comienza a ganar a mi familia.-

En algún punto del monologo  me di cuenta de que no quedaba frulación en mi cuerpo. También mi instinto de huir está ausente y un olor sospechoso emana de mis pantalones. ¿Exactamente cuánto tiempo estuve drogado?

-Cuatro días.- Me comenta Daniela mientras saca una katana oculta debajo de una alfombra, la desprecia y continúa con su búsqueda.

-¿He dicho eso en voz alta?-

-Sí, no has eliminado totalmente los narcóticos de tu organismo. ¿Sabes? no soy una mala persona. Simplemente no puede existir una chica tan perfecta sin esconder algo. Y ella ha confirmado mis sospechas, todo su pasado está basado en mentiras y verdades a medias. Desde su pueblo natal en Escocia, la información que dio para solicitar la beca y los estudios de intercambio. No es dinero, eso te lo aseguro. A mí me interesa el dinero, lo cual desde muchos puntos de vista es una motivación valida y noble. Pero esa niña bonita busca algo diferente. La rodee de ricachones solteros y no le interesó ninguno… Ni siquiera quería fiesta de despedida, allí es donde entrabas tu querido, cuando supo que vendrías ¡incluso le preocupó que ropa iba a ponerse! Nunca había visto a esa mujer dudar de su imagen.-

En este punto tengo que aceptar que mi ego masculino y otras cosas se ensancharon repentinamente…

-Sigues pensando en voz alta galán.- Dice Daniela mientras inspecciona algunos rifles para cacería de elefantes. –Si tuvieras algunos miles millones apuesto a que “Señorita Perfecta” -lo dice con una voz y una mueca característica de las adolescentes enojadas- habría dejado a mi herencia en paz y ahora yo podría estar viendo BBC con toda calma.-

-Créeme que si por mí fuera, te la quitaba de encima. Pero no tengo idea de sonde conseguir tanto dinero.-

-Te equivocas.- Daniela encontró una daga a su gusto y ahora se acerca cual pantera en pijama de borreguitos, apuntando directamente a mi cuello. -Es mi pijama favorita, cómoda y con bolsillos en los pantalones. Te sonará raro pero cuando llevas mi ritmo de vida los bolsillos son parte vital de tu rutina diaria. ¿Y por qué estas narrando lo que sucede? Por otro lado, me has dado una buena idea, solo necesitamos que ganes algunos millones y te la llevas muy lejos de mí. Todos ganan; Ely consigue el dinero y su hombre, tú te quedas con la chica y yo con la herencia de Mirna.-

Dejó de apuntarme con la daga y pone su mano en mi hombro.

-Ahora amigo ¿Cómo te llamas y que sabes hacer?-

Anuncios

8 comentarios en “Frulación parte II

  1. Ok. ¿Yo había leído este y no el primero?. Estoy loca, obvio y lo dije en voz alta (esto me lo estoy diciendo a mí misma y te lo estoy narrando, honor a tu excelente escrito). Ahora, de todo este desorden mental pregunto ¿ajedrez con dados? ajajajajajaja. No lo olvidaré esto jamás.

    Muy a tu estilo mi estimado CV, me disculpo por el mensaje anterior. Sigo diciendo que es de tus mejores relatos.

    Le gusta a 1 persona

Deja un comentario. Cada vez que lo haces un cachorrillo encuentra su hogar.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s