El dios en el vagón.

Francisco todopoderoso estaba harto, hace cuatro milenios él era el dios de los Argios, y ahora compartía vagón con una muchacha llorona.

No podía quejarse; la mierda sucede, y los Argios crearon un agujero negro en el centro de su principal ciudad, el núcleo de masa ultra densa consumió a la pacifica civilización en menos de cuatro horas, el único sobreviviente fue Francisco[1].

Los humanos también podían ser sumamente idiotas: El holocausto nuclear consumió su hogar y la única solución práctica fue construir un tren que viajara eternamente por el espacio buscando un nuevo hogar para los ocupantes. El motor funcionaba con hidrógeno, cosa común en el espacio y la mayoría de las piezas del tren eran fabricados con productos de origen animal.  Francisco esperaba pacientemente algunos millones de milenios con la intención de someter a los descendientes de los pasajeros del tren.

Este siglo tenía que tolerar a Samanta.

—Nos están oprimiendo, te lo digo. Dicen que el cabello largo  aumenta el consumo de agua, que debemos pagar 15 créditos extra por centímetro.—  La mujer agita las manos mientras le reclama a un dios aburrido— ¿Has visto las esposas de los maquinistas? ¡Tienen su melena risada hasta las nalgas! Se pasean por el vagón comedor mientras sus niñas se hacen coletas  en el área de juegos.—

Francisco emitió un largo suspiro.— Supongo que los maquinistas pueden pagar las melenas largas para sus esposas e hijas— La deidad semi-jubilada sabia que la charla era para largo, a esta mujer le quedaban mínimo treinta años de vida.

—¿Tu qué vas a saber al respecto? Los hombres pueden rasurarse la cabeza y no pasa nada, las mujeres tenemos que tener bonitas melenas o la gente del vagón de juegos sabrá que no ganas ni dos mil créditos mensuales.— La mujer miró a la monotonía del techo. —¡Ojalá Marcos se enfermara más seguido! Me vienen bien las horas extra. ¿Por qué los hombres son tan lloricas cuando se enferman? Pareciera que un dolor de cabeza basta para tumbarlos.—

—Tiene que ver con la testosterona, la substancia agrava el dolor causado por los síntomas, de esa manera el hombre de las cavernas estaba más dispuesto a buscar una solución a sus malestares. Obviamente cuando tú, tus hijos y los hijos de tus hijos están condenados a vivir en un tren ya no es una característica evolutiva útil.—

—¿De dónde sacaste eso?— Al parecer  Samanta había encontrado un tema de conversación más interesante que el asunto del cabello.—

—Los Argios lo descubrieron hace miles de años, la culminación de su investigación fue cuando inyectaron testosterona a hembras en plena labor de parto, todas murieron.— La chica guardaba silencio, así que continuó. —Después de eso, decidieron que no había manera de resolver el problema. Así que todos los hombres debemos de conformarnos con ganar un 25% más por hora, conservar todos los puestos de autoridad en el tren y por supuesto la capacidad de huir de un embarazo no deseado.—

—¿Quienes son los… ¡Eres un cerdo!—

—Tranquila mujer, ahora te mostraré una de las ventajas de tu genero.—

Francisco aprovechó sus habilidades celestiales para satisfacer durante cuatro horas a su compañera de vagón. Cuando la contenta Samanta fue a su puesto, lo notó colgando entre sus piernas.

Los últimos doscientos cuarenta minutos, Samanta había sido la mujer más feliz del mundo. Ahora tendría que encontrar la felicidad como varón.

A veces los dioses son sádicos.

[1] Beneficios de la omnipotencia.

Anuncios

6 comentarios en “El dios en el vagón.

    • No te imaginas la cantidad de respuestas ingeniosas de mal gusto que pasaron por mi cabeza. Esta clase de situaciones es lo que sucede cuando los subscriptores en facebook deciden los elementos base del cuento. Gracias por el comentario…

      Le gusta a 1 persona

Deja un comentario. Cada vez que lo haces un cachorrillo encuentra su hogar.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s