El vaquero

La mierda le cayó en la cara. Llevaba el sombrero nuevo que le habían regalado dos días antes en su cumpleaños número dieciséis. David tenía ya edad para ir con sus hermanos mayores al arreo y en ese momento todos ellos se reían de él mientras el sombrero absorbía el aroma.

—Agradece que Dios es sabio y los elefantes no vuelan —dijo su tío Jacob mientras le pasaba un pañuelo—. Los Mexicanos dicen que es de buena suerte.

—¿Cómo puede ser de buena suerte que una vaca te cague en tu primer día?

Para David aquello no estaba saliendo como esperaba. Escuchó el silbido y cerró los ojos anticipando otro impacto. Luego, el característico sonido de un mojón de medio kilo golpeando un sombrero. David no sintió el golpe mientras todos, nuevamente, se reían.

—Que una vaca te cague en tu primer día es mucho menos humillante que cuando una vaca te caga después quince años trabajando en el rancho, ¿verdad, Jacob?

David abrió los ojos. Su tío reía a carcajadas mientras se limpiaba la mierda del  hombro. David le devolvió el pañuelo. Su padre había llegado junto con el señor S de cortes Santa Rita. El hombre, cuyo apellido se limitaba a una letra, tenía un hijo llamado Dan el cual estaba involucrado con su hermana Eliza. En cuanto él terminara la universidad, regresaría para casarse con ella y toda la familia se burlaba de cómo Eliza Sanders pasaría a ser Eliza S. Fuera de eso, había pocos detalles negativos que se pudieran decir de la familia S.

—Hoy viajarás en la avioneta de tu tío. Legalmente, no tienes edad de pilotear, pero todos sabemos que eres bueno con el lazo.

Su padre había tenido la cortesía de enviarlo con su tío en lugar de con sus hermanos. Cualquier error que cometiera con Dewey o Joss se mencionaría en la mesa del comedor, pero lo que ocurriera con su  tío, se quedaría en la cabina.

Las hélices tableteaban con su característico ritmo cuando vieron a una vaca parda con una única mancha blanca en culo. El animal volaba en una dirección diferente al rebaño, cosa que no sorprendió a Jacob.

—Lasa a la “Parda”. Esa vaca todos los días se separa en dirección de un cúmulo donde murió una amiga suya. Si sigue haciendo esas visitas, ella también va a morir allí. Dos avionetas no bastan para sacar a una vaca de un cúmulo de baja presión, cuando tenía tu edad…

—¡Parda atada!

—Perfecto, Daniel. —Jacob cerró el micrófono solo para la línea privada. —Se ve que eres bueno para el oficio pero ¿no has pensado en ingresar a la universidad en un par de años?

—No sé, mi papá y los abuelos dicen…

—¿Que ir a la universidad no sirve de nada para hacer nuestro trabajo? ¿Que yo fui a la academia de aeronáutica y tu padre sigue siendo mejor vaquero?

—Yo no quería decirlo así.

—Tu padre y tus abuelos lo dicen de varias maneras diferentes, pero lo más doloroso es lo que no dicen

—¿Vamos a perder el rancho?

—Yo sabía que no eres tonto. Tu padre no puede pagar a empleados y tampoco puede pagar a un mecánico. ¿Sabes lo que gana un mecánico de aeronaves en El Paso o en Tucson?

David tenía una idea de cuánto cobraba su tío por reparaciones a los vecinos y cuánto pagaba su padre por ellas.

—No, pero si es más dinero, ¿por qué te quedas?

—Eres inteligente, David. Ya lo sabes.

—Pero… ¿Por qué están todos tan tranquilos?

—Tu padre está convencido de que Eliza va a salvar el rancho.

—Es casi cómo regalarle las tierras al señor S.

—Pagará por ellas. Tu madre se iba a casar con el señor S al volver de la universidad. El padre del señor S y tu abuelo también eran amigos. Un día de acción de gracias, Humbert S llegó al pueblo con una amiga de la universidad y ya sabes el resto de la historia.

—Si yo fuera mecánico tampoco podría salvar el rancho.

—Sálvate a ti, chico. Ve a la escuela, aprende algo útil y cuando todo se caiga, al menos podrás sostener a tú  esposa y pagar el asilo de tus padres.

David conocía a sus hermanos, odiaban a los pule-gafas. Estaban convencidos de que este rancho sería su vida y que la vida nunca cambiaría.

La plática se interrumpió cuando vieron a su padre y al señor S tratar de liberar a una vaca de un cúmulo de baja presión. Cuando la vaca se liberó, salió disparada hacia la avioneta que ambos tripulaban.

En un silencio espectral, el mejor vaquero de Nuevo México y el dueño de cortes Santa Rita se desplomaron hacia un prado.

Ahora el destino del rancho era aún más incierto y David lo sabía.

Nota del cerdo:

La entrada de hoy es una edición especial de la revista Insectos comunes, el reto en cuestión es imaginar un mundo donde las vacas vuelan ¿por qué no visitan los enlaces y leen otras versiones? Si les gusta pueden ayudar a un escritor hambriento (de poder y manzanas) y compran la revista.

Otras versiones:

El zumbido de las vacas voladoras by Benajamín Rechaca

¿Y si las vacas volaran? by Toni (Autonomía)

¿Donde están las vacas? by La rata gris

Una declaración en Banculte by Manu LF

Pharmaland

Pharmaland, donde nos preocupamos por ti…

En pharmaland conocemos las necesidades del siglo XXII, con nuevas enfermedades apareciendo todos los días, pharmaland está al corriente en investigaciones farmacobiologas y de mercado con el interés en cubrir todas las necesidades del días de hoy.

Esta semana estrenamos nuevos medicamentos entre los que encontrarás:

Carnoprotoina

Para las personas que gustan de una dieta ética no puede faltar este suplemento alimenticio, importado directo de las minas de esclavos de San Juan Diego IV, la canoprotina reemplaza las proteinas obtenidas por la ingesta de productos animales, cómo un añadido estas capsulas son producidas en el planeta prisión donde se garantiza que ningún animal ha sufrido algún cruel proceso industrial. (Siempre y cuando los esclavos veganos que mantenemos allí sigan siendo considerados humanos.)

Vitamina D++++

Para la persona qué pasa todo su día trabajando en las minas o una oficina, la vitamina D++++ es el equivalente a cuatro horas diarias  de radiación solar ligera y aire fresco, esta es la única droga reemplazo de exteriores aprobada por el sindicato de mineros en Poxtrax 9,  pensando en los chiquitines de la casa las pastillas vienen en sabor Uva azucarada, Naranja Azucarada, Fresa Azucarada y Azul Azucarado.

Supresotil

¿Eres un Político, Empresario u Artista relevante? ¿Tienes miedo de practicar alguna conducta sexual inapropiada que varios años después te muerda el trasero? ¿Tienes cero intenciones de utilizar tu fuerza de voluntad y capacidad moral para comportarte adecuadamente? Supresotil es la solución, un medicamento que inhibe al 98% del deseo sexual en adultos, además añadimos comportamiento sexual inapropiado en los efectos secundarios de manera que si tomas la dosis al menos tienes una excusa.

Cianuronol

Cuando la vida, el espionaje de gobierno, el trabajo y el chantaje emocional de las películas ya no funcionan, ¿Que le queda al hombre honesto?  Cianuronol es una dosis letal de cianuro cubierta de LSD, Acetatol y peyote, el cual te mandará a un viaje psicodélico del que no volverás, diseñado para eliminar el mal sabor de los venenos comunes, este complejo psicoemocional garantiza que no te volverás a sentir triste en lo que te queda de vida.

Pharmaland

Búscanos en internet o en tu centro comercial más cercano.

Las monedas del infierno

El teniente Motto caminaba junto al convoy, catorce camionetas blindadas avanzaban a paso de tortuga sobre una vía secundaria en medio del desierto africano, hombres asustados apuntaban sus carabinas de asalto 451 a las ventanas de los edificios abandonados.

La guerra es el infierno.

El mando central había realizado por lo menos dos intentos de realizar la entrega vía aérea, pero los cañones antiaereos ocultos en la cordillera habían dado al traste con la operación, así que colocaron los paquetes en los vehículos y han puesto dos filas de soldados paranoicos a caminar en medio de una ciudad saturada de hostiles.

—¿Por qué toda la mierda del mundo siempre pasa en un desierto a cuatro mil kilómetros de casa?

La queja del soldado quedó ignorada por varios minutos finalmente quedó olvidada.

No podían utilizar la carretera principal por miedo a la artillería en las llanuras, el apoyo aéreo estaba comprometido por los cañones AA en las montañas, les hacían creer que no había mayor opción que caminar expuestos en la ciudad, pero Motto sabía que existía otra opción.

La carga no era importante, podrían lanzarla al río, prenderle fuego o abandonarla en alguno de esos edificios.

¿Por qué el mando central insistía en entregarlo al campamento BETA?

Se escucharon disparos al frente de la fila, antes de que el teniente pudiera dar una orden notó que la retaguardia también devolvía disparos a objetivos atrincherados en los edificios abandonados.

—¡No se detengan! Utilicen los vehículos como cobertura.

Perdiendo un par de hombres, el convoy avanzó entre el tiroteo hasta que llegaron a una plaza semiderruida, los edificios se abrían para dar lugar una explanada de cien por quinientos metros cubierta de mármol pulido, los hombres ahora expuestos al fuego enemigo y ataques de artillería comenzaron a abordar los vehículos, había un camino de cuatro carriles que llevaba a la carretera principal, no existía ninguna ruta entre los edificios que garantizara seguridad ante los ataques de infantería, dependía de Motto elegir el curso de acción.

—¡Hacia la carretera principal! —Gritó.

Los vehículos rompieron con la formación en fila para llegar a la carretera, soldados que se habían retrasado devolviendo el fuego en la retaguardia no lograron abordar un vehículo y se quedaron atrás.

Un sacrificio necesario, no podían arriesgarse a fallar otra entrega, no cuando la misión está a su cargo.

Aparte del riesgo de artillería, la carretera podía contener trampas, de las seis camionetas blindadas solo dos contenían el envío, las demás eran señuelos para el ataque y apoyo de fuego.

Solo necesitamos que llegue un paquete, uno solo y la guerra terminará.

El primer señuelo estalló cuando pisó una mina oculta, los hombres seguían vivos pero no había manera de regresar a ayudarlos.

La artillería comenzó a caer sobre la carretera, el piloto dividía su atención entre esquivar cráteres y adivinar donde caería el próximo proyectil, el otro camión, qué contrenía un paquete fue alcanzado y un señuelo se quedó con la poca exitosa  intención de rescatar la carga.

La salida del camino estaba a ochocientos metros, allí estarían fuera del alcance de la artillería y las tropas amigas tendrían el perímetro asegurado.

Una tropa enemiga se había colocado en el camino, poseían lanzagranadas y lanzacohetes, un camión señuelo arremetió contra ellos y garantizar el paso.

El señuelo final se colocó en la salida de la carretera para sellar el paso a ataques por tierra.

El teniente Motto lo había logrado, un cargamento de monedas conmemorativas de chocolate para celebrar el fin de la guerra.

La fiesta podía comenzar.

La planta rodadora.

El estepicursor se arrastra por el yermo, moviéndose a capricho del viento desértico, la planta rodadora da tumbos por las dunas y los accidentes geográficos causados por la erosión, años ya ha pasado desde qué todas sus semillas fueron regadas por la pradera muerta y estas a su vez se han fructificado y secado a capricho del clima.

Se ha estrellado contra la pared de la cabaña.

Cuando lo vi no pude evitar pensar en la futilidad de la vida, el esqueleto de lo que alguna vez fue una planta viaja sin dirección ni propósito hasta que finalmente es estrellada con algo  lo suficientemente duro como para destruirla. Verla compuesta de ramitas secas, prácticamente fosilizadas me hizo pensar en huesos de pájaros o huesos de niños.

Miré el lugar donde se supone mis dos hijos están enterrados, la erosión se ha llevado cualquier rastro de la excavación y solo queda la marca de agua en el paisaje gravado en mi memoria.

He estado pensando que cuando llegue la hora quiero ser enterrado junto a ellos, eso deja abierto el problema de quien me va enterrar a mí. Aparte desea planta rodadora no había llegado nadie solo el viento silbando mientras levanta el polvo.

Podría caminar hasta las montañas, cuando llegué a esta cabaña caminamos dos días desde las faldas hasta llegar aquí, para ese entonces mi hijos ya estaban ciegos, nunca sabré si fue el sol del desierto o la enfermedad que se llevó a mi esposa.

A ella le hubiera gustado estar enterrada junto a sus hijos. ¿Por qué habría de dejarlos yo?

La enfermedad se los llevó a todos menos a mí, la pérdida de visión, las llagas  en la piel, el cabello color morado. Los médicos decían qué el virus vivía en el polvo y que fácilmente el viento lo transmitía, al contacto con los ojos quedabas infectado.

Traje a mis hijos donde no pudieran contagiarlos, todavía no habíamos llegado cuando sus ojitos no veían nada.  No los iba a regresar a las ciudades, allá solo hay caos y locura, si es que queda alguien, me  quedé con ellos en la cabaña, cuidándolos hasta que el señor se los llevó, el viento ha ocultado sus tumbas.

Me parezco tanto a las plantas rodantes que las envidio, me dejo llevar muerto por el viento, enterrando mis semillas secas buscando el momento en el que me estrelle con algo lo suficientemente duro como para desbaratarme.

Qué la erosión consuma mis huesos y no quede remanente de mi existencia.

Religión de alto octanaje

¡Hermanos!

El hijo de Ford se aproxima, vendrá a consolarnos, lo esperamos con fe sabiendo qué el asfalto se alisará de nuevo y las grietas del concreto se llenarán,  el zumbido se escuchará por las calles y el vapor de los escapes perfumará nuestros cielos.

¡Vendrá! Traerá ambulancias para los enfermos, patrullas para los ofendidos, deportivos para nuestros jóvenes, camionetas para los granjeros, SUV para nuestras esposas, limosinas para los bendecidos y taxis para los oprimidos.

Solo nos pide fe, certeza de lo qué no se ve, conocimiento en nuestro corazón de qué el maná de alto octanaje volverá a fluir de nuestros suelos.

¡Fluirá hermanos! ¡Y cuando los vehículos vuelvan a correr por las venas de nuestro mundo los campos se reenverdecerán!  ¡Cuando los caminos recuperen su sentido, los hombres volverán a amar a su prójimo! ¡Cuando los motores vibren de nuevo el hijo de Ford vendrá!

¡Vendrá por qué su padre nos ama! El autentico Dios qué hizo a los hombres iguales al ponerlos sobre cuatro ruedas, el Dios qué acortó distancias y reunió familias, el Dios qué nos dio el Arte y la tecnología, vendrá en un modelo “T” cubierto de oro desde el cielo para bendecirnos.

¡Esperad! ¡Esperad Hermanos! Pues con los segundos se acorta el momento en qué los pedaleadores y los caminantes serán castigados por sus pecados. Los choferes heredaremos la tierra que fluirá con automóviles de todos los colores fluyendo por nuestras venas.

Es cuestión de esperar, tendremos gasolinas, puras y transparentes con su perfume almizcle. Beberemos el combustible como ahora bebemos agua y nuestros huesos se harán densos como el acero de las grúas, nuestras pieles resplandecerán cual pintura de deportivos, nuestros ojos se abrirán en la niebla como faros de halógeno y nuestras voces cantaran con el ímpetu de mil cláxones.

Tengamos fe hermanos pues el verde de los campos solo se cortará por el negro del asfalto.

Ahora hermanitos, qué alguien pase con el cenicero de las ofrendas.

El bolardo

Teníamos 8 años cuando lo encontramos en el parque, el poste llegaba a la altura de mi cuello (a esa edad media cosa de un metro veinte) pintado color gris institucional igual que las bancas de la escuela, tenía una franja en rojo rubí.

Martín corría por entre los arboles cuando se estampó con él, miramos alrededor, era un tubo metálico en medio de los arboles, era normal verlos en las carreteras o las estaciones de gasolina pero aquí en el bosque carecía de propósito.

Lo agarramos a patadas, no había adultos que nos lo impidieran y el cilindro gris carecía de dueño, nos pasamos horas hasta que nos dolieron las piernas y regresamos a nuestras casas, mi madre me dio una tunda cuando vio mis zapatos destrozados.

Se convirtió en el punto de encuentro de nuestro grupo de amigos, nos reuníamos allí todas las tardes, a veces jugábamos allí o simplemente planeábamos las travesuras de esa tarde. Cada cierto tiempo intentábamos tumbarlo. Incluso una vez me llevé un martillo.

En la adolescencia nos separaron, algunos fueron a las técnicas para aprender oficios, Juan fue a un colegio de paga, Martín y un servidor fuimos al bachillerato abierto. Seguimos reuniéndonos allí y comenzamos a invitar chicas, recargado en ese poste besé a una chica por primera vez, me pregunté si podría estudiar una carrera y fume un mi único porro. (No en ese orden). Juan destrozó la cajuela de su deportivo tratando de desenterrar el bolardo atándolo a la defensa trasera y pisando a fondo.

Todavía me reúno en ese poste con los chicos, hoy trajimos a nuestros hijos, mi esposa le ha metido una buena tunda a nuestro pequé Andrés, se destrozó los zapatos tratando de tirar el poste a patadas.

Nota del cerdo:

Un bolardo es un poste de dos metros de longitud y seis pulgadas de diámetro, está fabricado de acero vaciado y se rellena con concreto, es enterrado a un metro diez centímetros de profundidad y se refuerza con un dado en bloque sólido al fondo, solo sobresalen 90 centímetros capaces de tolerar el impacto de vehículos a alta velocidad.

El sonidito

Lo escuché a las siete de la mañana mientras me dirigía al trabajo, era un zumbido rítmico y alegre qué me motivó en mi trayecto.

Lamentablemente algunos lo escucharon y reaccionaron diferente: incendiaron vehículos, copularon en las calles, se comieron a sus perros, estrellaron sus vehículos y lavaron su cabello.

Investigamos el origen y se trataba de un insecto.

Seleccione su final 

  1. Era un insecto extraterrestre enviado para seleccionar a los afortunados que heredarán el planeta los demás morirán.
  2. Era una creatura mutada descendiente de críticos literarios alterados genéticamente para manipular el planeta.
  3. El animalito era inocente, emitía un ruido para aparearse que utilizamos para liberar nuestros instintos.

Democracia 2.0

—Pensamiento intenso es una computadora diseñada con la explicita intención de administrar recursos, cuenta con hardware de exploración y recolección de datos que evita que cualquier humano incidental o accidentalmente le administre datos falsos, esta maquina encripta toda su información evitando que privados puedan aprovecharse previamente de las decisiones que tomará, además cuenta con un algoritmo abierto que sirve para marcar las prioridades administrativas, evitando que se tenga mayor inversión en un sector marcadamente beneficiado mientras otro queda en el olvido.— El entrevistador miró atónito al ingeniero, en la carrera de comunicaciones no les enseñaban esas palabras, efectivamente él era el encargado de hablar de tecnología en TV pero una cosa era leer un texto en el telefronter y otra muy diferente entrevistar a un par de nerds que quieren postular a una máquina para la presidencia.
—En otras palabras.—Intentó el conductor.
—Pensamiento intenso se entera por si misma de lo que sucede en el país y administra a los recursos y al personal para que todo sea más eficiente, se asegurará de que la situación sea más justa para todos además de que no puede mentir, ser sobornada, chantajeada, drogada y trabaja gratis.—
—Pues suena a lo que dicen todos los políticos.— Risas generales del público.
—Pero la computadora no es humana y como dicen en los bancos.—
—¿El cliente siempre tiene la razón?—
—La computadora no se equivoca.— Más risas del público.
—Pues su oposición dice que las máquinas no son confiables.—
—¿Y los demás candidatos lo son? Señor, las últimas tres administraciones le han hecho más daño al país que el Huracán Hillary. No hay un solo ser humano en la política que esté limpio, el año pasado más de 6000 personas fueron casi desalojadas para construir un hipódromo privado, si la cierta asociación civil no hubiera auditado las computadoras esa gente ahora estuviera en la calle, las computadoras han hecho más por la sociedad actual que los políticos.—
Esta era una entrevista pagada por el candidato de oposición y estaba yendo de mal en peor.
—El gobernador dice que aquel hipódromo hubiera sido un gran incentivo económico y que la mayoría de la población lo apoya.—
—Mi amigo, un hipódromo cubierto de pan de oro no va a ayudar a nadie. Si la gente apoya al gobernador ¿por qué hay una turba afuera de su casa? ¡crucificaron a uno de sus hijos y lo colgaron de la ventana! Aún así el hombre no se ha atrevido a salir.—
—No creo que eso tenga que ver con su computadora señor. — Risas grabadas del público.
Tres meses después se obtuvieron los resultados, el gobernador ganó la presidencia, su primer acto: Desmanteló a pensamiento intenso, el segundo mandato fue un hipódromo de oro privado para él y sus amigos.
Lo que él no sabe es que en la obscuridad Blue Roster planea un golpe de estado, lo hace a la perfección, no puede mentir ni ser sobornado, una computadora vengativa que destruirá al país si es necesario.

El Viento Antipsicomaquiavelico

Ella vino a mí con esa sonrisa hermosa y me partió el corazón,  la vecina de enfrente con su cabello negro como la obsidiana y su suave piel bronceada por el sol, atravesaba el pasillo con su nuevo novio. Con los guantes de box colgando de hombro, el flamante pretendiente  me dirige una sonrisa llena de confianza.

—¡Hey! Tú debes de ser el vecino de Ale, dice que te vas a hacer rico con la basura.—

—¿Eso te dijo? Yo no diría rico.— Mirada acusatoria para Ale, que me sonríe mientras se cuelga del fornido brazo del extraño.—Es solo un pequeño invento en el que estoy trabajando, se trata de un generador de…—

—Tengo que irme amiguito, luego me cuentas de eso.— Mi vecina me manda un amigable beso mientras acompaña a su nuevo novio al gimnasio.

Allí va el de este mes, un  esqueuomorfismo de un héroe medieval: Grande, fuerte, bruto y ejecutando alguna labor administrativa en la fábrica de su tío, o yo que sé, el del mes pasado me dijo que era físico hasta que descubrí que trabajaba en el consultorio de fisioterapéutica de su hermana.  Era como el cuento del ornitorrinco que quería ser otorrinolaringólogo, pensaba que porque el nombre se parecía era casi lo mismo. No era tan mal sujeto.

En la mesa hay tres chelines y una botella de brandy, debajo descansaba mi invención, el bote de papas fritas medio oculto en la esquina y los elefantes de vidrio me indicaron que mi mascota y pase de salida de había dado otro atracón.  Solo debo convencerlo de que la basura es más sabrosa que la comida italiana y mi cerdo comenzará a fabricar juguetes con la basura. El estómago de mi animal está hecho con polímeros: Ciclopentanoperhidrofenantreno para ser más exacto.

El pobre cerdo verde puede comer lo que sea y terminará defecando un juguete, el otro día se comió una lasaña completa y defecó un pequeño unicornio rosa salvaje, hoy se comió unas papas y me dejó unos elefantes de vidrio. Algún día mi cerdo cambiará el modo en el que el mundo produce, mi plan no tiene psicología maquiavélica, solo hombres frustrados y animales inocentes.

A la mañana siguiente Ale solloza,

—Igual que los anteriores, todos pasan una noche y se desaparecen, ¿Por qué no  pueden ser más como tú?—

—Nadie debería ser como yo.— Y no le miento, —Te aseguro que solo está perdido por unas horas, al rato te llama.— Y eso es una mentira que he repetido cientos de veces.—Ten: Mi cerdo ayer fabricó unos canguritos de peluche.—

Mientras ella llora, yo me pregunto si todos los boxeadores servirán para hacer canguros de juguete.

 

El gran pollo sabio

—Te digo que es una estafa, comienzas a parecer un palurdo.— Frank enjuagaba  su tasa corporativa, en la cocineta de la empresa todo tenía el logo de la compañía o un color chillón previniendo el daño por ensuciamiento.

—Aunque sea una estafa, se trata de una estafa realizada por un genio del ajedrez.—

—Estas exagerando, solamente subestimaste a tu rival, a fin de cuentas era un pollo.—

—Era un gallo azul, y me ganó en seis movimientos.

—Hagamos lo siguiente Melvin, investiga donde estará la feria el próximo domingo, yo llevaré inocentemente a mis hijos a la feria y tu harás lo mismo. Te demostraré que “El pollo sabio” es una estafa para pueblerinos.—

—No digo que el pollo sepa jugar ajedrez, solo digo que el sujeto que le dice al pollo que fichas mover es justo lo que necesitamos para Núcleo Delta.—

Era una típica feria norteamericana, los niños corrían entre el lodo debatiéndose entre comer el algodón de azúcar o vomitarlo en una montaña rusa de dudosa integridad estructural, Frank y Melvin habían dejado a su hijos en zoológico de contacto al cuidado de sus respectivas esposas, lo cual permitía: a) Que los niños alimentaran a una cabrita b) Las chicas podrían conversar un rato sin las interrupciones de los infantes y c) Qué Frank, cuarto lugar nacional en ajedrez pudiera retar al “Pollo Sabio.”

—¡Acercaos estimado publico! ¡El pollo sabio está buscando a un retador en la famosa comunidad de… de…—

—¡Green valley!— Gritó alguien del público.

—¡Green valley! Aquel que logre derrotar a mi Gallo Azul en una partida de ajedrez podrá ganarse uno de los siguientes premios— El anunciador señaló a una vitrina con productostos electrónicos que llevaban por lo menos cinco años viajando por los condados del país.

—¡Yo quiero intentarlo!— Gritó Frank, y se acercó al escenario pagando los diez dólares por el intento.

—Es una cosa muy sencilla señor, si usted le gana a mi Gallo Azul entrenado, puede llevarse cualquier premio de la vitrina, si pierde en seis movimientos le daré un peluche de consolación, pero si es derrotado rápidamente no hay nada más que vergüenza.— El anunciador hizo un un ademán teatral hacia el asiento. —¿Está listo?—

—¡CoCoooo!— Dijo el pollo de manera indifirente.

Los hijos de Frank jugaban con un flamante rinoceronte rojo de peluche.

Willy “El anunciador” Meléndez, cargaba su camioneta bajo la atenta mirada de su gallo azul, repentinamente se sintió rodeado,  a veces alguien no se tomaba bien perder contra un pollo, agarró un fragmento de tubería de hierro y se giró lentamente. La vida en la feria da muchas sorpresas: en lugar de media docena de granjeros ebrios y enojados, vio a un par de  nerds unas chicas citadinas con ligero sobrepeso y a cuatro niños pequeños.

—Hola señor Wlly, venimos a felicitar al ganador. Su pollo—guiño— ha derrotado al cuarto lugar nacional en ajedrez.— Le extendió una mano amistosa.

—Tiene que aceptar que fue una victoria justa.— Comentó Willy aún preocupado por las consecuencias de humillar a un ajedrecista importante.

—Una victoria justa e impresionante.— Dijo Frank con una sonrisa. —Ni siquiera en los torneos profesionales se puede ver un Gambito Von Groom[1] adecuadamente ejecutado.—

—No le queremos quitar su tiempo, verá: Mi amigo Frank y un servidor nos dedicamos a diseñar computadoras. Estamos trabajando en una maquina muy especial que no sabe nada y queremos que su pollo—guiño— entrenado le enseñe a jugar ajedrez-

—¿Construyeron una computadora que no sabe nada para que aprenda a jugar ajedrez?—

—Es más complejo que eso señor, una máquina que aprende no necesita de un humano que le añada información y si es buena jugando al ajedrez podrá resolver muchos problemas sin la intervención de la gente.—

—Ok…—

—¡CoCoooo!— Añadió oportunamente el pollo.

—Estamos dispuestos a pagarle para que usted y su pollo—guiño— nos visiten y jueguen algunas partidas contra nuestra computadora. —

En el vehículo de regreso Melvin platicaba con su esposa:

—Una mente como la suya atorada en una feria ambulante, un desperdicio de potencial.—

—Probablemente sus padres trabajaban en la feria, simplemente se quedó en el negocio familiar.— Contestó su amada Samanta.

—Me pregunto cómo hará para decirle al pollo que piezas mover.—

—Hace trampa papá, en la escuela hay un niño que sabe hacer que los cuervos se metan a los charcos con su apuntador laser.—

Los adultos meditaron el concepto durante unos minutos, parecía una solución muy simple para aplicar en la feria.

—¿Puedo tener un apuntador laser también?—

—Primero aprende a jugar ajedrez.—

Willy Meléndez se presentó puntual a las ocho en las oficinas de Delta Hardware, con su pollo…

—No esperábamos que trajera al animal.—

—Si no ¿Quien va a jugar?—

—¡Hola!— Núcleo Delta saludó con un acento característico de los ordenadores asesinos.

—¿La computadora habla?—

—Aprendió a hablar hace unas semanas. ¿Parece muy sorprendido para alguien que tiene un pollo ajedrecista?—

—Paso por mi ave en ocho horas.— Willy dejó a su animal en la mesa y salió del lugar con algo de incomodidad. Frank estaba a punto de detenerlo cuando vio que el pollo diligentemente comenzaba a acomodar las fichas en el tablero.

Un brazo mecánico se extendió y comenzó a organizar el tablero.—Permíteme que te ayude… Pollo.— Minutos después el animal y la maquina se enfrascaban en su segunda partida.

Al día siguiente Frank se sentó enfrente de Núcleo Delta, sacó el tablero y comenzó a colocar las fichas.

—No sé cómo le enseñaron a jugar a ese animal, pero veamos que aprendiste tú.—

—¡CoCoooo!— Le contestó la computadora.


[1] Por su puesto que no se ve; el gambito Von Groom es una jugada prohibida.