El vaquero

La mierda le cayó en la cara. Llevaba el sombrero nuevo que le habían regalado dos días antes en su cumpleaños número dieciséis. David tenía ya edad para ir con sus hermanos mayores al arreo y en ese momento todos ellos se reían de él mientras el sombrero absorbía el aroma.

—Agradece que Dios es sabio y los elefantes no vuelan —dijo su tío Jacob mientras le pasaba un pañuelo—. Los Mexicanos dicen que es de buena suerte.

—¿Cómo puede ser de buena suerte que una vaca te cague en tu primer día?

Para David aquello no estaba saliendo como esperaba. Escuchó el silbido y cerró los ojos anticipando otro impacto. Luego, el característico sonido de un mojón de medio kilo golpeando un sombrero. David no sintió el golpe mientras todos, nuevamente, se reían.

—Que una vaca te cague en tu primer día es mucho menos humillante que cuando una vaca te caga después quince años trabajando en el rancho, ¿verdad, Jacob?

David abrió los ojos. Su tío reía a carcajadas mientras se limpiaba la mierda del  hombro. David le devolvió el pañuelo. Su padre había llegado junto con el señor S de cortes Santa Rita. El hombre, cuyo apellido se limitaba a una letra, tenía un hijo llamado Dan el cual estaba involucrado con su hermana Eliza. En cuanto él terminara la universidad, regresaría para casarse con ella y toda la familia se burlaba de cómo Eliza Sanders pasaría a ser Eliza S. Fuera de eso, había pocos detalles negativos que se pudieran decir de la familia S.

—Hoy viajarás en la avioneta de tu tío. Legalmente, no tienes edad de pilotear, pero todos sabemos que eres bueno con el lazo.

Su padre había tenido la cortesía de enviarlo con su tío en lugar de con sus hermanos. Cualquier error que cometiera con Dewey o Joss se mencionaría en la mesa del comedor, pero lo que ocurriera con su  tío, se quedaría en la cabina.

Las hélices tableteaban con su característico ritmo cuando vieron a una vaca parda con una única mancha blanca en culo. El animal volaba en una dirección diferente al rebaño, cosa que no sorprendió a Jacob.

—Lasa a la “Parda”. Esa vaca todos los días se separa en dirección de un cúmulo donde murió una amiga suya. Si sigue haciendo esas visitas, ella también va a morir allí. Dos avionetas no bastan para sacar a una vaca de un cúmulo de baja presión, cuando tenía tu edad…

—¡Parda atada!

—Perfecto, Daniel. —Jacob cerró el micrófono solo para la línea privada. —Se ve que eres bueno para el oficio pero ¿no has pensado en ingresar a la universidad en un par de años?

—No sé, mi papá y los abuelos dicen…

—¿Que ir a la universidad no sirve de nada para hacer nuestro trabajo? ¿Que yo fui a la academia de aeronáutica y tu padre sigue siendo mejor vaquero?

—Yo no quería decirlo así.

—Tu padre y tus abuelos lo dicen de varias maneras diferentes, pero lo más doloroso es lo que no dicen

—¿Vamos a perder el rancho?

—Yo sabía que no eres tonto. Tu padre no puede pagar a empleados y tampoco puede pagar a un mecánico. ¿Sabes lo que gana un mecánico de aeronaves en El Paso o en Tucson?

David tenía una idea de cuánto cobraba su tío por reparaciones a los vecinos y cuánto pagaba su padre por ellas.

—No, pero si es más dinero, ¿por qué te quedas?

—Eres inteligente, David. Ya lo sabes.

—Pero… ¿Por qué están todos tan tranquilos?

—Tu padre está convencido de que Eliza va a salvar el rancho.

—Es casi cómo regalarle las tierras al señor S.

—Pagará por ellas. Tu madre se iba a casar con el señor S al volver de la universidad. El padre del señor S y tu abuelo también eran amigos. Un día de acción de gracias, Humbert S llegó al pueblo con una amiga de la universidad y ya sabes el resto de la historia.

—Si yo fuera mecánico tampoco podría salvar el rancho.

—Sálvate a ti, chico. Ve a la escuela, aprende algo útil y cuando todo se caiga, al menos podrás sostener a tú  esposa y pagar el asilo de tus padres.

David conocía a sus hermanos, odiaban a los pule-gafas. Estaban convencidos de que este rancho sería su vida y que la vida nunca cambiaría.

La plática se interrumpió cuando vieron a su padre y al señor S tratar de liberar a una vaca de un cúmulo de baja presión. Cuando la vaca se liberó, salió disparada hacia la avioneta que ambos tripulaban.

En un silencio espectral, el mejor vaquero de Nuevo México y el dueño de cortes Santa Rita se desplomaron hacia un prado.

Ahora el destino del rancho era aún más incierto y David lo sabía.

Nota del cerdo:

La entrada de hoy es una edición especial de la revista Insectos comunes, el reto en cuestión es imaginar un mundo donde las vacas vuelan ¿por qué no visitan los enlaces y leen otras versiones? Si les gusta pueden ayudar a un escritor hambriento (de poder y manzanas) y compran la revista.

Otras versiones:

El zumbido de las vacas voladoras by Benajamín Rechaca

¿Y si las vacas volaran? by Toni (Autonomía)

¿Donde están las vacas? by La rata gris

Una declaración en Banculte by Manu LF

Todos los cráneos del presidente.

La primera vez que lo vi, sucedió enfrente de una gasolinera, al principio pensé qué se trataba de una exageración de campaña, pero al día dos desde la toma de protesta pude observar los cuerpos mientras eran arrastrados por un camión de trasporte público.

Los troncos inertes estaban amarrados de los tobillos a la defensa trasera del autobús, hacía tiempo qué el polvo se había acumulado en la herida del cuello generando una costra marrón donde deberían estar las cabezas. Apenas ayer habían comenzado las protestas por los resultados electorales y el sindicato de trasportistas fue el primero en reclamar. Fue una cosa horrible pero no la peor.

A su segundo año de gobierno mi esposa me comentó como si se tratara de un chisme del espectáculo:

—¿Sabes? Dicen qué van a hacer una expansión a su habitación, colocarán una cúpula de cuatro metros de altura con nichos para colocarlos.— Clarisa se levantó y revisó detrás de la puerta, buscar intrusos en la casa se había vuelto una costumbre rutinaria, lo hacía casi sin pensar.

—¿Quién te dijo tremenda idiotez?— Pregunté en un tono sobre-actuado por sí alguien estaba escuchando mi conversación matutina.

—Fue mi hermana, Leticia, su marido es ingeniero civil y está encargado de la obra.— Me dijo mientras verificaba que no hubiera objetos sospechosos instalados en nuestra ventana.

—Tendré qué hacerle una visita a mi cuñado. —Dije mientras me servía cereal y verificaba qué no hubiera nada en la caja ni la alacena.

—No pensarás en denunciarlo ¿Verdad?

—El no ha hecho nada ilegal, el presidente dijo qué lo haría, y es normal sentirse orgulloso de una obra de dicha envergadura.— Dije desde debajo de la mesa, tomé un enorme cuchillo de cocina, lo oculté en mi sudadera y salí a mi trabajo.

Mi cuñado me dejó entrar a la obra, me prestó un casco blanco de personal financiero y un  chaleco naranja con bandas reflejantes, nadie verificó los bolsillos de mi sudadera.

—Desde qué saben qué estoy en esta obra todos vienen a pedirme qué les muestre la habitación.

—¿Y al personal de seguridad no le molesta qué traigas invitados a ver la habitación del presidente?

—¡Nah! Tienen sus métodos para prevenir atentados, además parte del proyecto es convertir el lecho presidencial en un sitio turístico.

—¿Quieres decir qué esperan que la gente pague y haga filas para ver los… tu sabes… esos?— Señalé con mi dedo.

—Pues tu mismo has venido, además hay cientos de ciudadanos qué tienen la misma curiosidad qué tu. ¡Vamos! —Dijo mientras me arrastraba al interior de la famosa habitación. —Todos deberíamos de verlo por lo menos una vez en la vida.

—Será un espectáculo morboso que raya en el propaganda política. ¿Dónde está el buen gusto? —Le dije mientras veía las puertas que se instalaban para el acceso de los turistas, la habitación del presidente sería la única abierta al público, y ya se estaban instalando bandas similares a los parques de diversiones.

—¿Buen gusto? — Mi cuñado sonrió de forma histérica. —¡Es de terrible gusto! De hecho desde su campaña demostró tener un horrible gusto, pero mira lo qué ha hecho. —Señaló un mural nacionalista justo donde se instalarían las taquillas. —El segundo país más seguro del mundo, no hay casi crímenes y los qué hay se castigan, no hay pobres en el país, todos tenemos casa propia. —En ese momento lo tomé del hombro para interrumpirlo.

—¿No te has preguntado quien vivía en tu enorme casa antes de qué la compraras a ese ridículo precio a mensualidades? —Mi cuñado se retiró la mano del hombro y gritó con gusto:

—Obviamente a algún cretino qué se lo merecía. ¡No importa! Él está haciendo su parte y nosotros la nuestra, todo es mucho mejor con él, sabes qué no es propaganda, es autentica acción, tu puedes recordarlo ¿No estamos mejor ahora?

Podía sentir como mi voluntad se desquebrajaba.

“Nuestra parte” tenía un peso increíble, comencé a sudar debajo de mi casco, ¿Realmente el presidente estaba cumpliendo con su enferma propuesta de campaña? Si mi cuñado había comprobado que él cumplía, probablemente nosotros deberíamos hacer nuestra parte aunque eso implicara unirme a “esos”

—¿Pero están realmente allí?

—¡Por supuesto qué lo están! todos allí a la vista desde su cama, todas las noches espero junto con el equipo del servicio secreto mientras verifican la seguridad del sitio, lo he visto; se acuesta en su cama debajo de ellos. —Me mostró una placa con letras de bronce sobre concreto colado. —Fue mi idea poner sus slogans en la puerta de la habitación, yo quería algo llamativo pero el dio la orden de algo discreto y directo.

—Tú haces tú parte y yo hago la mía. —Leí en voz baja.

—Es más fácil hacer nuestra parte cuando sabes qué el criminal será castigado. —Mi cuñado estaba a punto de darme acceso al interior de la habitación presidencial.

—Pero ¿Y la primera dama?— Me sentí sucio al preguntar.

—Algunas noches lo acompaña, pero tengo entendido qué nunca se queda toda la noche.

Finalmente vi la habitación: un cuarto enorme con paredes de tres metros de altura, todo recubierto de cráneos, solo dejando algunos espacios vacios a la altura del techo, la cama matrimonial estaba justo al centro y todas las cuencas vacías miraban al centro, directamente al lecho presidencial.

—Lo hizo. —Dijo mi cuñado. —En campaña juró qué se haría responsable de todas las muertes causadas en su lucha por la paz y la prosperidad. ¡Dijo qué pondría los cráneos de sus víctimas sobre su cama! —Extendió sus brazos admirando la obscena obra qué estaba ayudando a crear. —Y realmente duerme aquí.

—Muchos de ellos no merecían morir. —Me atreví a decir.

—El nunca prometió qué los castigos serían justos.

—¡Pero el todavía no era presidente cuando los manifestantes del autobús! —Mi cuñado me empujó hacia la cama. Había dos cráneos, uno en cada poste de la cabecera. Entonces lo noté:

La placa en la cabecera decía “Alborotadores”  Las cuatro paredes estaban cubiertas a diferentes alturas y en la base de los muros había pequeñas señales separando grupos de osamentas.

—¡Los cataloga! —Dije con un hilo de voz.

Mi cuñado sonrió con orgullo.

—Sí, allí están los ladrones, asesinos y criminales de poca monta, en el muro de la puerta están los negligentes, evasores de impuestos y criminales ecológicos, allá están los políticos corruptos, líderes de oposición y los conspiradores, en aquel bloque de la salida se encuentran los estafadores y criminales de cuello blanco.

—¿Y la cúpula? —Pregunté con la boca seca mientras dejaba caer el cuchillo qué escondía mi sudadera. Dos miembros del personal de seguridad se acercaban hacia mí, me pregunté qué pasaría con Clarissa cuando me ejecutaran, posiblemente consiguiera un buen empleo, todos consiguen un buen empleo en este país, aunque sus maridos sean ejecutados.

—Esa es para los inocentes. —Respondió mi cuñado.

La gran subasta del rayo de la muerte.

El rayo de la muerte:

Diseñado con la misma tecnología que las lámparas ultravioleta utilizan para esterilizar, el rayo de la muerte funciona con un haz de onda lumínica ultra-corta, este rayo en exposiciones cortas genera cáncer, una exposición más larga causará infertilidad y una exposición de hasta dos segundos hará estallar a la víctima en llamas.

La subasta.

El evento comenzó temprano, en Hacienda la Providencia, donde se reunieron diversos criminales globales, supervillanos y los representantes de compañías de crédito y cobranza. En el jardín frontal, debajo del generoso sol matutino de mayo el líder del sindicato de villanos globales comenzó la almoneda.

Los primeros productos en ser pujados fueron los artículos personales y experimentos menores del difunto doctor Malingus, el cual debido a una deuda con el sindicato y Coppel una vez fallecido se ha tenido que subastar sus propiedades para saldar la deuda.

El penúltimo artículo en ser subastado fue su laboratorio, ubicado en la comodidad de Cd. Granja. El predio fue adquirido por la señorita Ivone Vela, representante legal de la facultad de Maldad aplicada de la Universidad Autónoma de Guadalajara. El valor final del predio consistió en un contenedor marítimo relleno de galletas de animalitos.

Una vez que fue presentado el rayo de la muerte las pujas comenzaron con la oferta de Lord Demara, (Conocido villano que utilizó la crisis griega y un clon de Beatríz Hernandez para destruir toda la costa oriental de Estados Unidos.) Este hombre ofreció un lote de almas mortales y espíritus invocados con cantos gregorianos antiguos.

La oferta fue rápidamente superada por las pujas de Alex Abracxas, (conocido por sus videos en you tube donde violenta a los católicos homosexuales.) El caballero ofreció un kit de azúcar conformado por un gansito congelado con “frutsi rojo” con opción a cambiar la bebida azucarada.

La señorita Allegra Luna, (poeta y actual líder del estado venezolano). Ofreció cinco extraterrestres y un unicornio sin cuerno, pero declinó su ofrecimiento después de notar que el rayo en cuestión es de recarga manual. A lo cual Andrea Rojas (Famosa por la masacre de los mariachis) ofreció cinco picafresas a crédito.

Esta puja fue rápidamente superada por Alee Gonzales (quien se rumora adquiere armamento para los hombres ardilla de Mauritania), también ofreció un lote de almas Illuminati y un extraterrestre pansexual. Despues de dos toques de advertencia, Leonardo Menchaca Perez y Xavier Leones (ambos sin antecedentes comprobados,) hicieron una almoneda simultánea de: Una dotación vitalicia de hamburguesas y un saco de naranjas, respectivamente.

Luis Narea (Estrella pop del momento) que casualmente pasaba por allí, ofreció un mordisco de su helado de piña. Oferta superada por Artemio Correa Rico (El hombre con un ejército de adorables Hámster) que ofreció un taco de carnitas de mi tía.

Cass Seralt (Famosa por sus atentados en los concursos de belleza, de los cuales ganó dos.) ofreció un Like y compartir, pero la oferta fue rechazada al prohibirse el uso de redes sociales.

Al final la subasta la ganó Cleiber Santos (Presidente de la conjunción internacional PRI-PP), que ofreció un cerdo venusiano.

Al final de la jornada todos quedaron satisfechos, exepto por los representantes de las mueblerías a crédito, quienes no recibieron un centavo.

Nota del cerdo.

Este enternecedor relato fue resultado de una convocatoria que realicé en mis redes sociales, si no acostumbras seguirme en Facebook o Twitter ¿Qué estás esperando? ¡Tú podrías salir en el próximo cuento!

Pre-merito

Todos los varones a la edad de doce años deberán realizar las cinco pruebas, aquellos que no logren pasar ninguna de ellas: serán castrados.

Te explican que no hay ningún problema si fallas las cinco pruebas; puedes trabajar, crecer, tener relaciones sexuales, ganar dinero y llegar muy lejos. Incluso puedes adoptar a niño, todos podemos adoptar a un niño. Siempre hay un asesor social que te explica las ventajas fiscales y sociales de la castración voluntaria, los niños que acepten no tienen que realizar las pruebas, además al cumplir los dieciocho te dan un vale por nueve mil dólares, no es la gran cosa: dicen tus padres, aun así ellos nunca han tenido esa cantidad de dinero. Te dan muchos ejemplos sobre personajes importantes y famosos que fueron castrados a los doce años: Deportistas, políticos, militares, artistas y hombres de negocios. Se supone que tus padres no pueden influir en tu decisión, tienen prohibido obligarte a tomar las pruebas, aun así muchos de ellos inscriben a sus  hijos a cursos especiales para pasar los exámenes. En el pueblo no está bien visto que alguien acepte el bono, el pastor dice que es contra los deseos de Dios y la mayoría de los desertores son expulsados de la comuna, dicen que al final les va bien.

Parada frente al pizarrón del grupo está Hilda, tiene la edad de mi hermana mayor, veinte años a lo mucho, todas las chicas del salón de clases tienen la hora libre, en el grupo solo hay varones, se nota que ya está acostumbrada a dar esta charla. ¿Me pregunto a cuántos grupos habrá visitado antes de nosotros?

—La primera prueba es la de habilidad lingüística, muchos chicos creen qué saber varios idiomas te garantiza aprobar, en realidad solo es una especie de indicador.— Hilda sonríe con un gesto mecánico, para ella nosotros somos otra comuna más, mañana dará la misma platica a otros ocho grupos.— Lo que en realidad hace la prueba es evaluar su habilidad para aprender idiomas, hablar en público y convencer a otras personas. Los chicos que pasen estas pruebas van directo al instituto Salinas de Transacciones y Astucia, ustedes ya deben saber que nuestro presidente estudió allí, también el vicepresidente y muchos de los líderes que llevan a nuestra nación por el camino de la prosperidad.—

El pastor dice que nosotros somos prósperos en Cristo, si tienes todo lo que necesitas y un poco más para emergencias, eres prospero. Yo nunca he sabido que al país le falte algo, de lo que sí sé es que en la ciudad hay gente que tiene mucho más que nosotros, el pastor dice que no necesitas zapatos nuevos aunque los tuyos tengan agujeros, pero mira a Hilda: Usa tacones negro brillante sin el menor desgaste, cuando llegó nadie podía dejar de verla, ninguna mujer en la comuna luce como ella, simplemente es porque tiene más que nosotros.

—La segunda prueba es la motriz fisicodeportiva,— Todos volteamos a ver  Antonio, es más grande, más fuerte y el más rápido de todos nosotros— en esta prueba detectamos a los grandes deportistas de nuestra nación, si pasan esta prueba realizaran otras posteriores para ser colocados en la institución deportiva más adecuada a sus capacidades. No importa si no pasan esta prueba, hay muchos deportistas importantes que han sido desactivados, ya sea por elección propia o por fallar la prueba. —Un asistente repartió folletos de un colegio deportivo privado, ya los conocíamos, si aceptas la castración voluntaria ellos te dan la beca completa y cuando cumples los dieciocho todavía te quedan dos mil dólares para ti.

Hilda sigue hablando de las diferentes pruebas: La lógica-Matemática para los chicos que puedan ser ingenieros o matemáticos, la estratégica disciplinaria para los futuros soldados del país y la ecológica-adaptativa para los futuros exploradores espaciales.

Al final no importa, tus padres, la comuna y el pastor quieren que hagas la prueba, les importa un comino que no conozcas a nadie que haya pasado, ellos solo saben que tu madre quiere nietos, probablemente a mi padre le vale una mierda el tampoco pasó la prueba. Ojalá el hijo de Cyntia hubiera sobrevivido, madre dejaría de ponerme atención y yo me largaría de la comuna con mis 9000 dólares.

Deidades Binarias IV

La luz del sol acaricia las paredes con rayos dorados que entintan la capa de agua que cubre la ciudad, les da vida a los grises edificios antaño unidades habitacionales, ahora cascarones vacíos que se entibian lentamente durante algunos minutos antes de caer al abandono cual colmenas fosilizadas, la luz deja ver el polvo que se acumula en los centenares de espacios que alguna vez fueron considerados departamentos. Antes eran hogares, ahora son solo ruinas en una ciudad sin piedad.

La gripa neoyorquina se llevó a gran parte de los habitantes de estos edificios, gente demasiado pobre como para pagar tratamiento y lo suficientemente junta como para contagiarse rápidamente. Protección civil dice que sólo uno de cada veintiocho departamentos está habitado por alguien, el buró fiscal dice que son uno por cada  trescientos. El resto son Okupas. Cuando los habitantes “reales” mueran o sus deudas los manden a los asteroides el edificio será demolido, el estado los compra a precios ridículos para crear reservas de vida silvestre, complejos privados de lujo o algún solar sin valor. La verdadera causa de destruir todo esto es evitar que la gente tenga donde vivir gratis o barato.

Desde el edificio de enfrente Elisai miraba la ventana mientras acariciaba la cadena, detrás de él una deformidad mecánica vibraba indiferentemente.

—La deseas.— El ruido mecánico que simulaba una voz sacó al adolecente de su ensueño.—La viste sufrir, la viste humillada y la viste derrotada. Aún así la deseas.—

Elisai hizo un esfuerzo para ignorar a la maquina, en el departamento de arriba el viejo se pudría, había arreglado todo para su muerte, excepto por el detalle menor funeral, la encantaría deshacerse del cadáver pútrido, pero la cadena solo llegaba hasta la puerta y el eslabón pasaba a través de su fémur. Estaba encadenado a tres toneladas de piezas electrónicas que lo cuestionaban abiertamente sobre sus intereses sexuales.

—Puedo dártela, muchos de mis profetas han sido recompensados con placeres carnales. Yo también he visto el programa de concursos, quince mujeres compiten en el diariamente, puedes tenerlas a todas.— Sofía apareció en el monitor que Mar-EK utilizaba como cara. —¿Alguna vez has pensado en lo que es tener poder? ¿Poder hacer algo? ¿Lo que sea?—

Elisai vio la cadena atornillada a su rodilla. La herida ya estaba infectada, la maquina le explicó que todos los profetas eran encadenados al libro sagrado, ahora el libro era una maraña de piezas electrónicas, Mar-EK le ofrecía curar la herida… a cambio de que el joven hiciera sus votos de profeta.

—¿Poder como para no ir a las minas de asteroides?— Desde la ventana se veía la línea de vapor blanco que dejó el transbordador de esta semana, en la tele anunciaron que después de una racha de veintiún accidentes; el transbordador había superado la fase más peligrosa y se dirigía sin contratiempos al cinturón de asteroides.

Mientras tanto Sofía buscaba en un túmulo de ropa vieja, el canal quería de vuelta el bikini y su ropa junto con la de otras catorce chicas y otras prendas abandonadas por las suertudas, estaba revuelta en el piso.

Se estaba poniendo un uniforme del servicio de S.A. que alguien con mejor suerte había abandonado hacia tiempo, cuando llegó el trajeado para la firma del departamento. Su subconsciente le dijo:

—Vino a presionarte para que te endeudes, si no compras: derriban el edificio hoy, si compras: lo hacen el mes que viene con tu trasero en cohete…—

Pero no era el contrato de un apartamento, era un bloque de edificios completo, se compraron al contado y a su nombre…

Deidades binarias (parte III)

En su vida había sido más atractiva. La gente del canal le había maquillado el cuerpo completo, le arreglaron el cabello y le habían facilitado un bikini negro de dos piezas. Ganar $10,000, comprar un departamento y demostrar que no necesita al banco ni viajar a ningún asteroide. Era un día especial.

Salió a los reflectores, se concentro en sonreír mientras el presentador animaba al público.

—¡Hola preciosa! ¿Cómo te llamas cariño?— Preguntó el presentador con tono optimista.

—Sofía— Sonrió y saludó a la cámara, a las chicas coquetas les tocan pruebas más fáciles.

—¿Y desde donde nos visitas?—

—Tampico— El calor de los reflectores le quemaba el rostro, pero la espalda estaba congelada. Se preguntó si siempre seria así en tv.

—¡Vienes del trópico mexicano! ¿Le regalarías una vuelta a nuestro público?—

Era la primera vez que Sofía utilizaba tan poca ropa, en ese momento deseó que no le hubieran cortado el pelo a la altura del mentón, mientras giraba sobre sus talones hizo un esfuerzo para conservar la sonrisa a pesar de sentirse tan vulnerable.

—¡Muy bien Sofí! ¿Te puedo decir sofí?— Apenas asintió. —Antes de comenzar déjame ponerte este regalo de los patrocinadores.—Le colocó una tira de plástico negro en el cuello, al contacto la pieza se encogió hasta tomar la forma exacta de su cuello, ni una decima de milímetro más amplia. —Es un collar de control DURSEX. “DURSEX Lo mejor en pre-necrofilia.”— Un parte de su subconsciente le hizo notar la relación entre ese collar y el corte de pelo que había recibido.— La prueba del día de hoy es muy sencilla, te vamos a introducir en aquel péndulo de cristal, por cada oscilación que haga el péndulo, tu recibirás una descarga eléctrica mayor.— Sofía levantó la vista, el aparato colgaba a tres metros de su cabeza.

—De cristal transparente para no desperdiciar el bikini nuevo.— Dijo la voz en su cabeza.

—¿Ya conoces Neo-Fer?— El conductor del programa había dicho algo importante mientras miraba el péndulo.— Neo-Fer es nuestra estrella invitada el día de hoy, y mientras tu estés en ese péndulo, el contestará mis preguntas, por cada acierto tú ganarás $10,000. —Cuando ya no aguantes la descarga, solo grita: ¡DURSEX!—

Diez mil era todo lo que Sofía necesitaba, le ofrecieron el departamento al uno por ciento de su valor creyendo que no conseguiría el capital, si compraba el departamento al contado no habría deuda, sin duda habría libertad y con libertad podría quedarse en la tierra para siempre.

El péndulo estaba frio al contacto, pero aún no había comenzado la prueba cuando el calor era sofocante, la habían sujetado de las muñecas y los talones, completamente estiradas sus extremidades, el aparato de tortura comenzó a oscilar y notó que una cámara la seguía enfocada en su rostro.—Más bien en tus pechos.— Le gritó su subconsciente.

El plan era sonreír mientras permanecía en el péndulo, resultó imposible cuando la electricidad comenzó a atravesar su cuerpo, perdió la cuenta después de la tercera oscilación, su estomago quería devolver y el dolor le impedía recordar la palabra de seguridad.

El péndulo se detuvo y la descarga cesó.

—Fantástico Neo-Fer, has contestado correctamente las diez preguntas sin fallar ni una sola, eso deja a Sofí con $100,000.— El subconsciente guardaba silencio, tal vez había muerto electrocutado, o muy posiblemente desconfiara de la buena noticia.— Muy bien Neo-Fer ¿Quieres contestar una última pregunta por el doble o nada?—

El rapero asintió lleno de confianza. Eso molestó al subconsciente.

—¿Cual es la densidad del benceno a 35°C—

—¿Qué?—

Sabiéndose en lo correcto el subconsciente le hizo notar que se había orinado adentro del péndulo.

—Lo sentimos Sofí, pero hoy no te vas con las manos vacías, te llevas este kit de regalos cortesía de DURSEX “DURSEX Lo mejor en pre-necrofilia.”—

Sofía abandonó el estudio en silencio, una cámara le estaba enfocando el trasero, pero repentinamente ya no paresia tan humillante.

Libros Educativos 2.1

Gabriel

La ducha esta fría, el agua se enfría en el espacio que hay entre la regadera y mi cuerpo, pero está bien. El baño con agua helada me mantiene despierto, estar despierto es estar cuerdo y mantenerse cuerdo es la clave para sobrevivir aquí.

Recuerdo a la gente, antes éramos varios, trato de recordar sus nombres de la misma manera que a veces intento recordar cómo es la comida. Las latas me saben a metal, bueno no me como las latas, me como su contenido pero es igual, la carne de las latas sabe a lata y no hay mucho que pueda hacer con eso.

A veces me pregunto qué fue de ellos, no creo que todas esas latas fueran solo para mi, hay más latas de las qué podré comer en toda mi vida, o tal vez no, ¿Qué edad tengo? Ah sí dieciuno lo tengo escrito aquí en mi camisa, tampoco debo olvidar eso o me volveré loco.

Afuera hay nieve, no me gusta ver por las ventanas, las ventanas están frías y tanto blanco me asusta, me gusta más el gris ¡O el verde! el verde es un muy buen color, algunas latas son de color verde, esas saben rico.

Sigo escribiendo en la bitácora para mantenerme cuerdo, no me gustan las primeras hojas, solo tienen  hileras de números, pero yo escribo lo que sucede, cuando las sombras se mueven, cuando las antenas rugen, los sonidos que me llegan desde la radio y otras cosas.

Construí un fuerte de colchones y le llevé comida a la creatura del sótano, cuidar a la creatura me mantiene cuerdo, eso y las duchas de agua fría.

Hoy la creatura me dijo: vete. Y me fui, pero le arrojé algunas latas para que comiera. A lo mejor está loca.

Britney

Le dolía todo el cuerpo, la piel, los ojos, los huesos, la espalda…

Supo que algo iba mal cuando sintió la áspera tela de la bata, no era su ropa, estaba tendida sobre el suelo duro, estaba desnuda, excepto por la bata, no recordaba haberse puesto ese harapo.

Vio a un anciano, también vestía harapos, le dejó una lata abierta a unos metros y salió corriendo. El sentido del olfato le abrió el apetito, una lata blanca con fruta en almíbar que le supo a metal. El estomago tenía hambre, pero el shock de azúcar le causó nauseas. Miró en la habitación, el suelo de cemento estaba muy frio y ella estaba descalza, cada paso era una tortura, la sensación congelante en las plantas de los pies la lastimaba. Si hubiera visto hacia atrás habría notado que la carne de sus pies se congelaba y se pegaba al suelo de cemento.

Había un inodoro metálico en la esquina y el agua estaba limpia, valía la pena conseguir un trago, no se había dado cuenta de la sed que tenía hasta que comió el contenido de la lata. Vio su reflejo, en el agua del inodoro:

Un ojo estaba tres centímetros arriba del otro y había un agujero donde debería estar su nariz, la piel de su rostro estaba formado por retazos de diferentes colores que iban desde el negro al rojo, un tumor se movía por su cuello como si un gran escarabajo viviera debajo de su piel. Le faltaban los dientes de la mandíbula superior y había cráteres azules en su frente.

Una burbuja se formó en la parte inferior del ojo, reventando en un liquido purulento que dejó otro cráter azul  en su rostro. Intentó gritar pero lo único que salió de su garganta fue un silbido gastado.

El anciano volvió a entrar, llevaba una lata verde entre las manos.

-¡VETE!- Le gritó con una voz que sonaba como un burbujeo pastoso.  El hombre le arrojó la lata y se fue corriendo.

Horas después escuchó el disparo.

Para leer el prologo y el primer capitulo da clic aquí. 

Frulación parte II

Para leer la parte uno: AQUÍ

Me despierto de noche, no quedan rastros de la fiesta y tengo un hambre del demonio. Un mayordomo me espera con una toalla y un sándwich, ya en un estado más presentable, soy conducido a una de las habitaciones donde me espera Daniela.

Tiene una mirada que taladra el alma y entre sus manos hay una lanza ceremonial de la tribu Mandika. Yo no tengo miedo, por más afilada que esté la lanza es muy difícil temerle a una chica de un metro cincuenta y ocho centímetros con un pijama de estampado de borreguitos.lanza Zulu llamada Assegai

-Dame un motivo para no matarte.- Me dice Daniela con una voz saturada de frulación.

-Me gusta vivir.- Dije no muy convencido.

-Seis docenas de ricahones lujuriosos. Les entrego a tú chica en bandeja de plata ¿y sabes que hacen?-

A pesar del entumecimiento mental, se me ocurrieron una serie de respuestas ingeniosas. Todas interrumpidas por el instinto natural de esquivar lanzas que se dirigen a mi cara.

-Se rinden porque la niña declina una proposición.- La chica comenzó a buscar algo entre los cojines de su sillón, con rostro triunfal sacó una botella de vino y se sirvió en una copa que estaba arrumbada sobre la alfombra. –Pero tú no sabes de que estoy hablando ¿Verdad? Por su puesto que no, eres un peón en juego de ajedrez con dados.-

Una copa de vino se estrelló en mi pecho.

-Ely, la Perfecta Elisabeth, la que luce bien en vestido de noche y con overol de mecánico. En cuanto entró a la casa de mi tía Mirna debieron cambiarla por un varón, pero de alguna manera se hizo amiga del súcubo avejentado. Solo ha pasado seis meses en la ciudad y ya se ganó a mis amistades, contactos de negocios y enemigos. La bruja lujuriosa de mi tía la mandó a Yale. ¡Yale! Mi tía eligió a su heredera y no soy yo… ¡Quiero que mires lo que hay a tu alrededor! ¿Ves las pinturas? ¿Las pieles de oso? ¿La colección de armas? ¡Esto no es dinero! ¡Lo que tiene Mirna es dinero! Y un día aparece esta chica de la nada y se comienza a ganar a mi familia.-

En algún punto del monologo  me di cuenta de que no quedaba frulación en mi cuerpo. También mi instinto de huir está ausente y un olor sospechoso emana de mis pantalones. ¿Exactamente cuánto tiempo estuve drogado?

-Cuatro días.- Me comenta Daniela mientras saca una katana oculta debajo de una alfombra, la desprecia y continúa con su búsqueda.

-¿He dicho eso en voz alta?-

-Sí, no has eliminado totalmente los narcóticos de tu organismo. ¿Sabes? no soy una mala persona. Simplemente no puede existir una chica tan perfecta sin esconder algo. Y ella ha confirmado mis sospechas, todo su pasado está basado en mentiras y verdades a medias. Desde su pueblo natal en Escocia, la información que dio para solicitar la beca y los estudios de intercambio. No es dinero, eso te lo aseguro. A mí me interesa el dinero, lo cual desde muchos puntos de vista es una motivación valida y noble. Pero esa niña bonita busca algo diferente. La rodee de ricachones solteros y no le interesó ninguno… Ni siquiera quería fiesta de despedida, allí es donde entrabas tu querido, cuando supo que vendrías ¡incluso le preocupó que ropa iba a ponerse! Nunca había visto a esa mujer dudar de su imagen.-

En este punto tengo que aceptar que mi ego masculino y otras cosas se ensancharon repentinamente…

-Sigues pensando en voz alta galán.- Dice Daniela mientras inspecciona algunos rifles para cacería de elefantes. –Si tuvieras algunos miles millones apuesto a que “Señorita Perfecta” -lo dice con una voz y una mueca característica de las adolescentes enojadas- habría dejado a mi herencia en paz y ahora yo podría estar viendo BBC con toda calma.-

-Créeme que si por mí fuera, te la quitaba de encima. Pero no tengo idea de sonde conseguir tanto dinero.-

-Te equivocas.- Daniela encontró una daga a su gusto y ahora se acerca cual pantera en pijama de borreguitos, apuntando directamente a mi cuello. -Es mi pijama favorita, cómoda y con bolsillos en los pantalones. Te sonará raro pero cuando llevas mi ritmo de vida los bolsillos son parte vital de tu rutina diaria. ¿Y por qué estas narrando lo que sucede? Por otro lado, me has dado una buena idea, solo necesitamos que ganes algunos millones y te la llevas muy lejos de mí. Todos ganan; Ely consigue el dinero y su hombre, tú te quedas con la chica y yo con la herencia de Mirna.-

Dejó de apuntarme con la daga y pone su mano en mi hombro.

-Ahora amigo ¿Cómo te llamas y que sabes hacer?-

Frulación Parte 1

Las Fiestas

Al idioma español le faltan palabras, debería existir un término para explicar la sensación que tienes cuando llevas conduciendo cuatro horas para ir a una fiesta donde solo conoces a la anfitriona y su invitada de honor, mientras todo tu organismo sabe que es una mala idea. A falta de un término; me inventaré la palabra frulación. Que describe la sensación previamente descrita.

La carretera es una línea sinuosa que atraviesa la jungla con intención de unificar dos complejos turísticos que se encuentran en medio de la nada. Exactamente en el kilómetro 58 hay un poste rosa flamenco señalando un camino que se sumerge en la jungla sin mayor señal de civilización que dos líneas donde no crece el pasto. La frulación que siento me hace meditar si no es mala idea meter mi auto compacto a un sendero tan empinado y oculto.

El principal motivo de todas las inseguridades y actos riesgosos residía en el hecho de que yo estoy varios millones de dólares por debajo de los invitados a esta fiesta, conocí a Daniela (la anfitriona) en un evento de caridad donde yo era orador. Ella estaba en representación de su tía: una señora de apellido rancio (Albarrán de la Villa) y libido impactante, que aprovechaba la obscena fortuna que le dejó su marido para organizar eventos de caridad donde pudiera pescarse a un bombero, rescatista o policía de buen cuerpo para pasar el rato. Como la mujer se encontraba en las habitaciones del piso superior con un paramédico que le gustó Daniela suplía a su tía haciendo las presentaciones, saludando a los invitados recién llegados, recordando nombres y evitando que el evento se transformara en dos fiestas diferentes (una para beneficiarios y otra para donadores).

Conocí a Daniela y Ely mientras ambos sufríamos un severo caso de frulación. Yo era incapaz de sentirme cómodo en la fiesta y definitivamente a la chica le molestaba tener que utilizar un vestido de noche plateado, unos tacones de aguja 100% imprácticos y una amiga que lucía despampanante con lentejuela roja.

Hepburnhaircut

Ely estaba tan fuera de lugar como yo, se trataba de una estudiante de intercambio que se estaba quedando en la finca de los Albarrán de la Villa, todo como parte de una estrategia de la tía para conseguir jóvenes extranjeros que la consintieran. Lamentablemente su feminidad y heterosexualidad habían resultado un inconveniente, así que había quedado relegada a hacer compañía a la única sobrina que no estaba de viaje en el extranjero. A diferencia de Daniela o un servidor ella era 100% adaptable, por lo tanto: con un vestido entallado de lentejuela roja y tacones de aguja se paseaba por toda la fiesta haciendo amistades, escuchando historias de rescates y consiguiendo algunos cheques para los cuerpos de protección civil de la ciudad.

Fue así como pasé los siguientes cuatro minutos explicando que yo había diseñado el sistema hidráulico de los nuevos camiones de bomberos que los Albarrán de la Villa estaban donando, el resto de la velada permanecí asintiendo mientras “participaba” en los grupos a los que Ely me llevaba. En algún momento del evento estaba solo junto con aquella hermosa mujer que parecía haber nacido para los vestidos de noche, hacía tiempo que Daniela había desistido de calzar los tacones, y  usaba unas sandalias blancas mientras todo el protagonismo recaía en el mayordomo que despedía a los últimos invitados. Volví a sentir frulación mientras mi rostro se acercaba al de la chica de lentejuela roja. La sensación no se fue después de que me plantaran el mejor beso de mi vida y el sentimiento se incrementó cuando Daniela me invitó a una fiesta en la casa de verano de sus padres. Donde me prometió volver a ver a Ely.

En todo caso mi pequeño automóvil ha tolerado de manera bastante aceptable los 500 metros de camino rural y se ha sentido agradecido cuando después de una curva especialmente terrorífica visualizamos una entrada monumental oculta en selva. Un guardia de seguridad me solicita mi invitación, un mero formalismo puesto que de alguna manera él ya sabía mi nombre.

Utilizar esta casa solo una semana al año debería estar penado por la ley: Es una finca con establos, piscinas, una mansión de dos pisos y medio frente un acantilado que da cara al océano y unas picaras escaleras que llevan a una playa privada.

En cuanto entro al jardín puedo ver a Ely que deleita a varios con un vestidito blanco qué en los años 50’s hubiera contado como traje de baño. Detrás de mí, escucho la voz de Daniela que con una sonrisa y un tono meloso me dice:

-Se lo puso especialmente para ti. Hoy es su fiesta de despedida y al parecer te tiene planes para esta noche. Ahora trata de comportarte como si no estuvieras pensando en arrancarle el vestido y saluda a mi marido-

El hombre es un espectáculo por sí mismo. Un cuerpo moreno cubierto de tatuajes rojos, un hueso de pescado atraviesa el puente de su nariz, cabello negro hasta el hombro y el taparrabos con plumas de colores.

Daniela quería un médico brujo de las amazonas como un toque único para su casa, cuando encontró uno que le gustó, este se negaba a dejar su aldea. Se realizó un acuerdo con la tribu, ella les puso una clínica que ayudara a tres comunidades y a cambio se podía cazar[1] con el medico brujo y llevárselo a donde quisiera. El matrimonio no tiene validez fuera de las junglas de Brasil y ni si quiera se ha consumado, pero a la mujer le encanta presentar a su esposo en las fiestas.

El medico brujo me da pequeños empujones mientras me aleja de la fiesta y me lleva a un lugar detrás de los establos, puedo escuchar a dos Juniors con uniformes de polo hablar de Ely y de su habilidad en las artes amatorias, me molestaría pero su vocabulario me basta para saber que ambos presumen de hazañas teóricas aun no realizadas y no dejan de ser niños tratando de impresionar. Un poco más alejados  de la propiedad detecto una aguja sobresaliendo de mi cuello, medico brujo recupera su dardo y yo me lanzo a un viaje psicodélico, ojala alguien ponga un disco de Pink Floyd.

[1] Del verbo: Conseguir el mejor espécimen posible, según tus capacidades.

Nota del cerdo:

¿Qué clase de final es ese? Les diré algo, si les interesa saber qué más pasó publicaré el resto de la historia después de 12 horas de suspenso. ¿Les parece suficientemente cruel y emocionante? No olviden comentar.

Libros educativos: Prologo y primera parte.

Britney

Britney había faltado a la escuela otra vez. Pero no importaba. Estaba demasiado cerca de ser famosa, el día de ayer la fotografía publicada consiguió más de quince millones de aprobaciones, lo cual la hizo acreedora a una invitación para el M. Show. Necesitaba un atuendo adecuado, por lo que faltó a clases para ir a buscar la lencería adecuada.

Britney busca fama y ha hecho todos los sacrificios necesarios para obtenerla, desde las dietas y consultas al dentista hasta retrasarse dos años en su educación básica para presentarse en diversas pasarelas online. Sus padres están muy conformes con la fama que ha obtenido su hija de 17 años, según el libro: Nuestros Jóvenes del Entrenador Manuel Focholia, es sumamente importante que motivemos a nuestros hijos a perseguir los objetivos que ellos se plantean ya sean deportivos, artísticos, políticos o académicos.

André

André tiene otra cita con el terapeuta del internado, el día de hoy discuten los resultados de su último trabajo en equipo con sus compañeros de clase, efectivamente el trabajo se cumplió en tiempo y forma además de cumplir con los requisitos solicitados por el educador, el problema reside en que él tomó responsabilidades que no le correspondían haciendo actividades no relacionadas con su puesto en el equipo.

El internado supervisa el adecuado desarrollo de los adolescentes a su cuidado, garantizando su adecuada inserción al mercado laboral o administrativo. Muchos de los jóvenes educados con los métodos oficiales (libro blanco) han obtenido puestos en la administración gubernamental lo cual demuestra la eficiencia del sistema oficial educativo voluntario.

Si bien el gobierno ofrece escuelas públicas de calidad para los jóvenes que no deseen enlistarse en el programa educativo oficial. Los datos gubernamentales demuestran que son los “Chicos del libro blanco” quienes tienen un mejor futuro.

Job

Job ha terminado con sus labores agrarias y se dirige a la capilla para ayudar con la misa de esta noche, el trabajo duro y tradicional le ha dado una salud increíble a pesar de que su falta de vacunación le ha hecho padecer enfermedades como paperas y polio.

Mientras Job reparaba la capilla fue requerido por el cardenal, el cual tenía una misión especial para él. El pecho se infló y caminó erguido a la oficina del hombre, todos los jóvenes del colegio cristiano buscan suprimir sentimientos como el orgullo, pero si el cardenal requería sus servicios implicaba que había hecho algo bien y ahora tendría una misión especial.

Michel

Michel termina sus deberes escolares y se dirige a su clase de violín, su mandarín ha mejorado mucho desde que toma las clases de violín en una escuela para niños chinos. Toma el tren directo a su clase y mientras está sentada en el vagón resuelve algunos problemas de matemáticas, quiere tener lo más adelantado posible todo su trabajo porque acabando la clase de música debe ir a natación.

Sus padres la han educado siguiendo la guía de Éxito en la educación de adolescentes de Hideo Tshu, a veces sienten que la presionan demasiado, pero en cuatro años la joven va estar en la universidad y ya está recibiendo ofertas de numerosos institutos donde Michel elegirá carrera basándose en la demanda laboral que habrá en el mundo dentro de 10 años.

Carlos

Carlos aborda el tren para dirigirse a su trabajo el cual odia, sirve café a otros adolescentes cuyas vidas son más interesantes que la de él. A veces tiene suerte y lo asignan a lavar la cocina, le gusta lavar la cocina por que puede concentrarse en sus obligaciones de la escuela y como utilizar líneas de código para resolver los problemas que le presenta la creación de un videojuego.

Sus padres no entienden muy bien sus motivaciones, pero el arguyó que si no podía dedicarse a diseñar videojuegos sus conocimientos en matemáticas y programación le ayudarían a encontrar otra clase de empleo. Los ingenieros en informática tienen vidas aburridas pero es lo que quiere ser y está dispuesto a trabajar para ello.

Emily

Emily está acostumbrada a ser la decepción de la familia, no es la prima más bonita o la mejor deportista, no tiene ningún talento artístico y tampoco es buena en la escuela. Año con año sus tíos envían diferentes libros de educación para adolescentes a sus ya saturados padres. Sus padres no dan importancia a las insinuaciones de mala educación. Ponen apodos graciosos a los títulos de los libros que les mandan sus hermanos y los acumulan en un armario de la casa.

Utilizando la red de comunicaciones Emily pretende vender todos los libros de sus tíos con la intención de comprar un viaje Poseidón (el centro universitario y de negocios más grande del planeta) donde espera poder ayudarse a decidir a qué se quiere dedicar el resto de su vida. Tal vez si logra terminar la educación básica con calificaciones suficientemente buenas ella pueda ingresar a la escuela de preparación en ciencias y conseguir un empleo en una agencia de colonización espacial.

—–

1

En el vagón 18 del tren U.S.A.-Pto. Rico viajan Britney y Job, aunque tienen la misma edad y son los únicos jóvenes, no se dirigen la palabra. No saben de la existencia del otro.

Job se prepara para su entrevista con el supervisor de misiones especiales, muy probablemente tienen una misión evangelizadora en una de las nuevas colonias y esperan que él participe. Sus padres le han inculcado todo lo que el buen libro recomienda, su voluntariado en el templo le ha ayudado a hacer amigos y desarrollarse mejor en el colegio, incluso es posible que le manden un año al instituto religioso para ser predicador.

Britney medita su presentación del día de hoy, tiene que ofrecer algo nuevo y no sabe qué. No basta con ser bonita, en M. Show siempre se presentan chicas guapas. Se espera un público en vivo de veinte mil personas en la fiesta, aparte de los millones que verán el evento desde sus estaciones multimedia. M. Show es una competencia simple pero brutal: trescientas chicas en una de las fiestas más salvajes del año trataran de robar la atención de las cámaras durante el mayor tiempo posible, la ganadora podrá aparecer en una de las revistas participantes.

La terapeuta ha interpretado el error de André como una muestra de capacidad de liderazgo y suma responsabilidad, por lo que ha recomendado que en vez de castigar al joven se le permita acompañar durante un día al cuerpo de protección civil, de esa manera aprenderá la importancia del trabajo en equipo y recibirá una recompensa por su dedicación y responsabilidad.

André está sumamente agradecido con lo recomendación de la terapeuta, lo han dejado ponerse el uniforme completo de ProCiv y tomarse fotografías para enseñarle a sus amigos del internado. El suponía que pretendían que pasara un día en las oficinas pero va estar acompañando a un equipo de operaciones especiales. Viajó junto al comando aéreo durante una patrulla utilizando el VTA (Vehículo táctico aéreo) y pudo conocer los tanques, los vehículos antimotines y el hobber para rescate de civiles en situaciones de emergencia. Todo era como en las películas que veía en su tiempo libre. André ya había encontrado su profesión.

Michel ha rentado una habitación en uno de los barrios ejecutivos de Tokio, la mayoría de los huéspedes en este hotel solo buscan bañarse y dormir unas horas antes de alguna junta con sus directivos, la presencia de la chica canadiense no llama la atención en lo más mínimo, probablemente porque están acostumbrados a recibir chicas que quieren bañarse antes de una entrevista de trabajo.

Una vez cambiada de ropa se dirige al tren para su primer acto de desobediencia civil… En el tren semivacío que viaja de viaja de Montevideo a Ciudad del Cabo, Carlos visualizo a una chica que llevaba varios libros en los brazos, Carlos hizo lo que habitualmente hace cuando conoce a una chica que le gusta y le ofreció una sincera sonrisa, como es habitual la atractiva chica fingió no verlo.

Emily baja del tren dos estaciones después pero al parecer el chico raro que estaba sentado enfrente de ella la ha seguido, ella sabe muy bien que debe hacer y en cuanto él toca su brazo, le aplica una descarga eléctrica que lo deja inconsciente. Mientras Carlos se retuerce en el suelo Emily se da cuenta de que el joven lleva en la mano uno de los libros que ella iba a vender, probablemente lo dejó olvidado en el asiento del tren. La seguridad del tren se acerca y numerosas personas los señalan, al parecer no cerrara esa venta.

André ayuda en una investigación policiaca menor, un joven fue atacado sin causa aparente con un aturdidor eléctrico. Los testigos de la escena no aportan información útil: algunos dicen que la chica frustró un intento de asalto hacia su persona, otros dicen que se trataba un acosador sexual, también hay los que afirman que fue un aturdidor defectuoso se activó sin motivo aparente. André recomienda aislar a los dos involucrados en una oficia de la estación del tren hasta que los videos de seguridad aclaren la situación.

Encerrados en la misma oficina Carlos y Emily evaden las miradas. Hay un guardia espera en posición de firmes en la misma oficina pero se comporta como si estuviera solo en la habitación. Fue Emily quien decidió romper el silencio:

-Convierte a tu hijo en un depredador sin piedad-

Carlos hizo un esfuerzo para mirar a Emily -¿Qué?-

-De eso se trata el libro que encontraste.-

Hacen que sus hijos elijan en algo y sacrifiquen todo para ser el mejor en eso, cuando fallan el muchacho es un inútil y se suicida-

-Y… ¿A dónde llevabas un libro tan infame? ¿Acaso organizas quemas de libros o algo así?-

La risa de Emily inundo la oficina – ¡No! Me dedico a venderlos, mis tíos siguen insistiendo en que mis padres me educaron mal-

-Coincido con ellos, ¿o acaso hay un libro que motive a los jóvenes a agradecer con descargas eléctricas?-

La chica subió los pies al escritorio, al parecer el guardia no tenía intención de impedirlo.

-La guía del éxito adolescente recomienda ser más agresivo que agradecido-

-Y al final ¿cuál libro te educó?-

Emily se levantó el pelo para mostrar una hendidura metálica en la nuca. -Ninguno ¿vez?, no hay ningún libro en el conector-

Carlos también enseñó su nuca a su nueva amiga -Ya somos dos, ha de ser por eso que causamos todo ese escándalo en el tren-

Esta vez ambos rieron…

Britney y otra chica estaban siendo bañadas en champagne mientras bailaban, Britney se sentía en ventaja, la otra chica ya se había quitado demasiada ropa y con algo de suerte se perdería en el tumulto antes de la siguiente fase de la fiesta, según sus cálculos ella llevaba ocho minutos acumulados frente a las cámaras, lo cual era un buen número considerando que había trescientas chicas compitiendo y unas ochocientas invitadas a la fiesta que no competían pero igual llamaban la atención.

Michelle no es feminista y no se comporta como tal, si una mujer está por debajo de un hombre es porque está lo permite, por lo tanto es inferior a ella y no merece compasión. Hace unas semanas en su clase de violín conoció a Sue; una chica coreana con la que congenio al instante, es una activista en contra de M. Show y quería convencerla de ir a protestar. Algo extraño le sucede a Michelle, no le emociona la idea de protestar pero incumplir una obligación le resulta cada vez más tentador, así que acude a la protesta con Sue. En la mochila lleva algunos artículos que pueden sacarla de un problema si hay una redada, ProCiv ocasionalmente diluye las protestas utilizando baños de sosa . El botiquín y las máscaras anti-gases pueden salvarle la vida a ella y su amiga.

Job está disfrazado de mesero, el disfraz le permite moverse con cierta libertad en el nido de pecado al que ha sido enviado, algunos de sus hermanos ya prepararon todo para su misión, el solo debe encontrar a la hija del dragón y decapitarla. Cuenta con dos armas: su fe y una caja de regalo. Si su fe es suficientemente fuerte el regalo llevara arrepentimiento a todos, solo debe dar el regalo y dejar sola a la ramera.

La hija de Babilonia está danzando en una mesa, mientras zánganos la cubren con el néctar del pecado, pequeñas maquinas impías la rodean esparciendo su mensaje, un mensaje de pecado y depravación.

André espera la decisión de un inspector respecto a los dos jóvenes encerrados en la oficina. Los dos chicos carecen de libros de educación conectados a sus nucas, eso explica que ambos tomaran malas decisiones, existe la posibilidad de que los padres del varón no pudieran pagar un libro, la chica llevaba numerosos libros de educación en su bolso. André no entiende por qué dos personas de su edad no tienen libros integrados, pero tendrá una respuesta en unos momentos, los padres de los sospechosos ya han sido citados, y el espera en la estación para guiarlos con el inspector.

Britney sabe que ha ganado el concurso. Un mesero le entregó una caja de regalo y se alejó. Hay muchas cámaras grabándola en este momento, coquetamente coloca la caja junto a su rostro y sonríe, mientras una cámara se enfoca en su cara, ella abre el paquete.

En la estación del tren había pantallas que transmitían el M. Show y pantallas que transmitían las noticias en vivo, en un momento todas los monitores de la estación transmitían las mismas imágenes, Carlos y Emily que habían ignorado exitosamente la red multimedia durante casi una vida ahora no podían ignorar las imágenes transmitidas, las cámaras transmitían el desastre completamente en vivo.

Michelle se separó del grupo de piquete durante algunos minutos con la intención de tomar algunas fotografías de la protesta. Nadie afuera del edificio escuchó la explosión, la estampida humana cobró la vida de Sue y otros ocho manifestantes.

Días después, cuando le entregaron su medalla al valor entendió que había utilizado su máscara de antigás para rescatar a la hija del gobernador de Pto. Rico. También había rescatado a otra chica, una con agujeros en rostro, nadie sabía qué fue de ella.

André reconoció al terrorista cuando bajaba del tren, todavía llevaba la ropa de mesero, las cámaras habían proporcionado una imagen recuperada de M. Show. Job se entregó sin oponer resistencia, “Magia del uniforme” y “Suerte de Novato” le explicaron los oficiales horas más tarde. Cuando terminaron el arresto, los sospechosos habían abandonado la oficina donde estaban encerrados pero a nadie le importaba aquel incidente menor en el tren. Ahora era un héroe.

 

—–

Nota del cerdo:

¿Se dieron cuenta de que el texto  de hoy es casi cuatro veces más largo de lo acostumbrado? Lo que acaban de leer es el prologo y primer capitulo de un proyecto de comic que murió el año pasado. (Nunca se enamoren de una ilustradora.) Como sea…  si les gusta díganmelo, si prefieren la temática original del cerdo dejen un comentario, de ustedes depende la continuidad del relato.