La cicatriz en la muñeca

Aquella mañana me levanté con una cicatriz en la muñeca izquierda, tenía la forma de una estrella de 9 puntas con una serpiente en el centro, sabía que estaba siendo seleccionado para algo más importante que yo mismo.

Pasaron tres meses antes de que encontrara en mi refrigerador, pegado un imán un pequeño papel que decía: Ve al parque.

Seguí la órden y me pasee por mi parque local por dos horas, cuando regresé a mi casa en la cochera había una caja de cerillas y un bidón de gasolina, los puse en sitio seguro.

A los quince días me llegó un correo electrónico con un horario y un domicilio, sabía lo que tenía que hacer así que me dirigí al lugar e incendie la casa.

No sé quiénes son ellos, cuál es su objetivo o por qué me eligieron a mi. Es más seguro así, no puedo delatar a nadie, no pueden vincularme con nadie, si me atrapan no podrán sacarme información.

Me gusta pensar que soy miembro de la resistencia, de algo más grande e importante que nuestras actividades repetitivas, pero la verdad sea dicha: bien podría ser un esbirro de aquellos que controlan el mundo desde las sombras.

Ignoro que sucedió o cuáles fueron las consecuencias de mis actos, pero allí sigo: buscando estrellas en las muñecas tratando de encontrar a mis hermanos y comprender nuestros actos.

Nota del cerdo:

He estado perdiendo mi tiempo buscando lugares y momentos adecuados para escribir, en consecuencia no he estado publicando con regularidad, así que a partir de hoy dedicaré mis esfuerzos a generar post de baja calidad mientras me traslado utilizando la app de mi celular.

Anuncios

Hormigocultismo

A continuación una historia rara.

Pues una mañana de sábado me levanté y vi la cosa más curiosa del mundo: Un grupo de hormigas marchaba en círculos alrededor de mi cepillo de dientes, formaban un círculo perfecto y andaban a un compás rítmico mientras coreaban mi nombre, era obvio que les costaba trabajo pronunciarlo pero allí estaban: ¡ER-NES-TRO ER-NES-TRO! Sus pequeñas mandíbulas no estaban diseñadas para hablar mi idioma y batallaban con cada coro, la que parecía el líder vestía un gracioso sombrero hecho con hojas de árboles y extremidades de otros insectos, elevaba hacia mi sus patas y antenas rogando por algo, pero su pequeñas cuerdas vocales no daban para mis oídos.

Todavía adormecido pero intrigado por el ritual pregunté:

-¿Ah? ¿Qué es lo que quieren?-

Las hormigas guardaron silencio durante algunos segundos antes de corear a todo pulmón:

-¡AZUR-CAR! ¡A- ZUR-CAR!-

-¿Quieren azúcar?

Entonces las hormigas pararon su marcha para clamar en ovación. ¿Qué es lo que iba a hacer? A mí no me cuesta nada compartirle algo de la alacena a las hormigas y seamos honestos ¿Cada cuando llegan unas hormigas marchando en perfectas figuras geométricas para pedirte un favor?

Así que fui a la alacena, saque mi frasco de azúcar y les dejé un par de cucharadas, en cuanto vieron los cristales blancos las hormigas dejaron de marchar y regresaron a su comportamiento hormiguesco tradicional.

Días después mientras me levantaba vi nuevamente a las hormigas marchando en círculo, esta vez alrededor de mi teléfono celular, ¡ER-NES-TRO ER-NES-TRO! Coreaban a todo pulmón, la hormiga líder con su gracioso sombrero y un altavoz hecho de papel higiénico organizaba el ritual.

-¿Y ahora que quieren? – Pregunté con más curiosidad que molestia.

¡VEN-GRAN-ZA! ¡VEN-GRAN-ZA!, Corearon a todo pulmón las hormigas, la del sombrero me señaló con sus antenas y patas delanteras y me mostró a una hormiga negra que se retorcía carente de sus patas traseras.

Efectivamente en patio trasero hay un hormiguero habitado por hormigas negras que eventualmente tienen sus diferencias con las habitantes del jardín, en lo personal no tengo favoritos en cuanto a los insectos se trata y me parece que sus conflictos se tratan de algo más racial que político, por otro lado las hormigas negras no se han reunido alrededor de mis enseres personales, así que herví un poco de agua en la estufa y la vacié en el hormiguero del patio trasero.

Estas hormigas se estaban volviendo codiciosas, pensé mientras acumulaban cadáveres de sus rivales frente a mi teléfono.

Hoy en la mañana me he encontrado con una escena horrible en mi mesa para café, hormigas rojas contra hormigas rojas, en la parte de superior de la mesa la hormiga del sombrero organizaba una marcha circular alrededor de lo que supongo era la hormiga reina acorralada, la mayor parte del hormiguero trataba de subir a la mesa mientras otras hormigas evitaban que el ritual se interrumpiera.

¡ER-NES-TRO ER-NES-TRO! Incluso aquellas que luchaban a la orilla de la mesa coreaban mi nombre con aquella horrenda parodia de pronunciación.

-¿Ahora qué quieres?- Pregunté asqueado de la escena que sucedía en mi sala.

¡PORDER! Clamaron al unísono.

-¿Quieres a la reina? ¿Quieres ser la hormiga más poderosa del lugar?-

Las hormigas del suelo comenzaron a subir por mis pantorrillas para morderme en las rodillas, las sacudí con mis manos, no solo no tenía idea de cómo cumplirle su deseo a la hormiga del sombrero, ahora estos insectos me causaban asco y molestia.

Y luego tuve la idea:

Fui a la bodega por mi lata de insecticida en spray y un vaso de vidrio, coloqué a la hormiga del sombrero junto con la reina dentro del vaso y rocíe la mesa con el insecticida, seguí rociando hasta que se formó una nube marrón en piso de mi sala, el hormiguero había muerto.

Retiré el vaso y liberé a las dos hormigas, la reina se arrojó a los cuerpos inertes buscando algún sobreviviente mientras la nube la intoxicaba.  Pude ver cómo la hormiga del sombrero me señalaba con sus patas delanteras y sus antenas, era incapaz de expresarse ahora que estaba sola, cuando llegué  con la escoba para limpiar los cadáveres pude ver cómo se arrancaba su sombrero, sus patas y antenas en loca desesperación.

 

 

 

 

La línea

Los mineros lo llaman la línea, oficialmente se denomina límite de protección ecológica a áreas protegidas, esta frontera entre la jungla del suroeste de México y el terreno de explotación minera marca una drástica diferencia entre lo que existía y lo que controlamos.

Línea es una palabra jodidamente buena.

Compré la camioneta con efectivo en medio de la ciudad, solo hay cincuenta kilómetros entre la agencia de usados y la línea pero mi vehículo está comenzando a fallar.

—Es una nissan 2004 color verde esmeralda.

Ese fue todo el argumento del vendedor, le doy puntos por su honestidad.

El muro de vegetación que se acaba de manera abrupta donde la operación minera tiene permitido extraer da la impresión de ser una jaula. Enjaulado en la selva. ¿Enjaulamos la mina o a algo diferente?

Un tractocamion se bambolea fuera de la perforación, sus ruedas miden el doble de mi altura y cuenta con varias torretas con bocinas informando de su paso a todos los presentes, es una precaución vana pues el zumbido de la jungla opaca cualquier alerta sonora y el sol empalidece las torretas luminosas.

Algunos hombres hablan de detener los camiones hasta que les paguen sus horas extra, por el tono de sus compañeros podemos adivinar que esos camiones seguirán trabajando. Detrás de ellos viene el hombre que me contrató, por su camisa azul cielo y casco amarillo reluciente puedo adivinar que a pesar de ser una especie de gerente no pasa mucho tiempo en la mina.

—Qué bueno que ya llegó, el licenciado Reynosa me había dicho que usted estaba en Durango. —El hombre discretamente evita el apretón de manos, tal vez es supersticioso o simplemente no está acostumbrado a tratar con gente de fuera de su jaula. —¿Ya le explicaron los procedimientos de seguridad? —

—Sí, Reynosa le dio mi número así que debo preguntar: ¿Cuántos han muerto ya?

—Tres.  — Al decirlo desvió la mirada, no es un cretino completo.

La mina sigue trabajando en las áreas seguras, la gente actúa intentando dar la impresión de que no pasa nada, pero después de avanzar hacia el accidente encuentras la línea.

Es una frontera igual de imaginaria cómo la que separa la jungla de la mina, pero en lugar de muro de vegetación aquí el color de las cavernas presenta un brillo ultravioleta, tres conos de plástico naranja y un letrero de cartón fingen ser el motivo del abandono.

Yacimiento infructífero.

Treinta y cinco mineros han entrado y treinta y cinco padecieron de esquizofrenia. Los tres que fotografiaron el ídolo se han suicidado.

Cruzaron la línea entre lo que existía y lo que controlamos.

—Podemos sacar la estatuilla y llevarla a un lugar donde pueda ser destruida de manera segura.

—¿Podemos?

—Es una señal electromagnética. Un casco recubierto de cobre evitará la señal y una caja aislada con plomo servirá para trasladar el tótem fuera de la mina.

El gerente asiente y toma nota, no es un mal hombre después de todo.

A mí solamente me faltan seis ídolos y podré controlar lo que existía.

Fin del mundo en Frecuencia Modulada

¡Buenas noches! Son las nueve cuarenta y cinco de la noche horario de la ciudad de México y si NO estás escuchando esto desde la comodidad de una de las naves sagitario lamento decirte que estás tan jodido como nosotros.

Pero que eso no nos decepcione.

¡Habla Martín Salvedra! Llegando a sus hogares a través de la 142 fm donde trabajaba hasta que el dueño de Grupo Macromedia consiguió su pase en la tercera nave que evacuaba el planeta, ahora está vacía igual que todas las fábricas y negocios del país. En los controles me acompaña mi hermosa esposa Donna quien decidió acompañarme hasta que la muerte nos lleve a todos juntos.

Bueno, ¿Qué les parece si comenzamos la cuenta regresiva con algo de música? ¡Si tienen un teléfono que funcione habrá complacencias! Empezamos la noche con Last chance to evacuate the Earth before it is recycled de Porcupine Tree.

***

Una maravillosa canción y me informa Donna que tenemos llamadas, tenemos una de Luis Narea que pide In hell i’ll be in good Company de The dead South, y nos dice:

No te pongas cursi Martín, todos sabíamos que estábamos jodidos desde que aterrizó la primera nave Hakeana.

Pues efectivamente Luis, no tiene sentido llorar por el planeta condenado. Pero a todo esto ¿Quién son estos mentados Hakens? Digo: Un mal día llegan a la tierra y nos dicen que lamentablemente nuestro planeta va hace ¡ka-blam!, ¡oh! Pero no se preocupen rescatarán a la elite de la sociedad, lo único bueno del fin del mundo es que no tendremos que compartirlo con los estirados, corruptos y mamones de siempre.

Les diré algo, si mi jefe no se hubiera trepado en aquella nave espacial, esta estación estaría trabajando como cualquier otro día.

Vamos con tu canción Luis.

***

Son las nueve cincuenta y ocho, seguimos con las complacencias mientras se acaba el mundo, tenemos una llamada de Omar que nos dice:

Aprovechemos que los teléfonos siguen funcionando y llamemos a aquellos con los que nos hemos distanciando. También nos pide Skeleton Blues de Kadavar.

Te diré algo Omar, incluso el fin del mundo es buen momento para atar cabos sueltos, solo no te obsesiones si no sale cómo esperabas, la gente está muy loca estos días, han saqueado la agencia de Ferrari aunque hace más de una semana que no hay combustible por ningún lado, me sentiría mal por tener un generador funcionando con tanque lleno mientras los hospitales colapsan, pero igual vamos a morir en un rato así que se jodan. ¿Ya la tienes Donna? Entonces vamos con tu canción.

***

Son las diez con dos minutos y seguimos esperando el fin del mundo con complacencias al instante, Pablo Ekis nos llama para decirnos que este es el rapto que viene antes de la venida del señor. Pablo… No me jodas ¿Las personas más ricas del planeta son el pueblo elegido de Dios? Continuemos con Is the end of the world  de R.E.M.

***

William Criollo nos reporta desde el Aeropuerto donde están regalando vuelos a Europa, Los Cabos y otros lugares interesantes, te están dejando subir al avión, aunque no tengas boleto o documentos, eso sí, hay que llegar pronto o te irás parado en el pasillo.

Gracias por el pitazo Willian, aquí está Lying from you de Linkin Park para ti.

¿Alguien avisó a los destinos que toda esa gente va para allá?

***

Son las diez treinta y cada vez falta menos para que se acaben los problemas del mundo. Un tipo bajo el Alias de Objeto Inanimado, me informa que estoy ambientado una orgia en el museo nacional de arte moderno y me pide que ponga la Carmina Burana.

¿Están hablando en serio? Una semana sin internet ni televisión y ya están haciendo orgias con música gótica de fondo, Donna me está pasando otra llamada, parece que el señor Farid también está en el museo y nos pide específicamente la versión de Therion.

Bueno ¿Quién soy yo para juzgar? Vamos con Oh Fortuna.

***

Y estamos de vuelta mientras se acaba el mundo. ¿Dentro de una hora sabremos cual religión tenia razón? ¿Resulta que estamos siendo parte del mayor fraude fiscal de la galaxia? ¿Queda alguna pizzería dando servicio?

Nos llama Daphne Gommo pidiendo Gottes Tod de Das Ich y preguntando ¿por qué quitaron el internet? Mi respuesta cariño es que los dueños de los principales servidores globales están abandonando el sistema solar en este preciso momento así qué ya no somos rentables.

¿Nadie va a despedir el mundo con una mezcla de baile?

***

Edgar Vargas nos llama desde el palacio de gobierno donde la primera dama intenta reinstaurar el orden, al parecer espera que pongamos a esta señora al aire mientras da su discurso. Si mal no recuerdo el presidente y todo su gabinete tenían dos boletos cada uno.

¿Realmente alguien cree que la primera dama estoicamente se quedó en la tierra para mantener el orden?

Mientras espero sus respuestas aquí les va Staying Alive de los Bee Gees.

***

Tenemos los resultados de mi encuesta exprés en la que participaron mi esposa y seis personas que llamaron: Un 100% de los encuestados cree que el presidente ha decidido llevarse a algún espécimen más apto para la conservación de la raza humana, ¿Lo dije bien Donna? … Por lo tanto, no transmitiremos ningún discurso.

En temas más interesantes el secretario del subsecretario de defensa Cleiber Santos llamó para preguntar si prefieren que los ejércitos bombardeen las principales ciudades y quitarles el gusto a los extraterrestres.

Si usted está de acuerdo llame a la estación si no lo está también llame a la estación, mientras tanto a petición del secretario pondremos el Adagio para violin interpretado por David Garret.

***

Faltan menos de veinte minutos para que se acabe el mundo y a pesar de que ochenta por ciento de las líneas telefónicas no funcionan el teléfono sigue timbrando con nuestras complacencias apocalípticas.

Javier Ochoa nos llama para decir que se jodan todos los que dejaron el planeta y nos pide Innuendo que fue famosa gracias a Queen.

Ya lo dijiste tú Javier, que se jodan. En esas naves viajan los mejores artistas, deportistas y científicos del planeta, lo malo es que apenas si representan el 10% de los pasajeros, el resto de ellos es la gente que pudo pagar un boleto, esos extraterrestres solo aceptaban pagos en oro.

Mañana temprano cuando todos nosotros estemos muertos, toda esa gente comenzará a notar que en la práctica no saben hacer nada, sin nosotros allí para ser explotados son completamente inútiles y los extraterrestres no tardan en darse cuenta también.

Vamos con esa rola.

***

El tiempo apremia y quiero pasar los últimos minutos de mi vida haciéndole el amor a la mujer que amo, así que les daré el programa para el rato restante: A petición Lizzie: Lux Aeterna de Clint Mansell, después viene A pale progresión de Black Tonge que es una complacencia para Atel Leal y si el tiempo me lo permite, It’s Not Unusual de Tom Jones que es una complacencia para Donna.

Nos veremos en el infierno amigos.

 

Este cuento utiliza una playlist creada por los lectores del blog con el proposito de festejar el fin del mundo. ¿Ustedes que canción pedirían?

Pueden escucharla aqui:

Mantenimiento de un sensor de cefalópodos cósmicos

Elementos de atención

 

Durante los viajes vía agujero de gusano existe una considerable posibilidad de cruzar camino con un cefalópodo intergaláctico, si bien estas creaturas se alimentan de hidrogeno puro y son completamente inofensivas los impactos pueden causar desde daños al casco de la nave hasta alteraciones en el timón de criptonavegación gravitacional, por lo tanto, podemos suponer que un impacto con una de estas creaturas puede dejar varada a la tripulación en un sector inexplorado.

 

El mantenimiento de los sensores consiste en verificar su calibración semanalmente y remplazando la antena termoentrópica por lo menos una vez al año.

 

Procedimiento

 

Procedimiento Calibración de un sensor de cefalópodos cósmicos
Tipo de mantenimiento Preventivo
Equipo Sensor termoentrópico
Tipo de equipo Electrónico de precisión
Ubicación Sonda de navegación por agujero de gusano.
Materiales a.     Solución de azul de metileno al 4%

b.     Agua destilada

Herramienta y/o equipo a.     Brocha de cerdas de policarbonato

b.     Juego de desarmadores

c.     Vaso de precipitado en Pyrex

d.     Multímetro

e.     Catalizador de micro voltaje

Tiempo Cuarenta minutos por sensor
Personal 1 persona
Pasos

 

  1. Abrir la caja del sensor
  2. Desmontar el sensor
  3. Cubrir el sensor con solución azul de metileno al 4%
  4. Llenar el vaso de precipitado en agua destilada
  5. Poner los dos electrodos del catalizador en el vaso de precipitado
  6. Verificar una conductividad de cero en el vaso de precipitado
  7. Sumergir el sensor en el vaso de agua destilada
  8. Encender en catalizador y ajustarlo a 18 µΩ
  9. Esperar 20 minutos
  10. Apagar el catalizador
  11. Enjuagar el sensor en agua destilada
  12. Colocar el sensor
  13. Cerrar la caja
  14. Tomarse una cerveza lager

 

Procedimiento Reemplazo de una antena termoentrópica en un sensor de cefalópodos cósmicos
Tipo de mantenimiento Preventivo
Equipo Sensor termoentrópico
Tipo de equipo Electrónico de precisión
Ubicación Sonda de navegación por agujero de gusano.
Materiales a.     Antena termoentrópica en cobre

b.     Antena termoentrópica en aluminio

c.     Anetna termoentrópica en hueso de ballena

Herramienta y/o equipo a.     Juego de desarmadores

b.     Juego de llaves Allen

Tiempo Veinticinco minutos por sensor
Personal 1 persona
Pasos

 

  1. Abrir la caja del sensor
  2. Desmontar el sensor
  3. Retirar el juego de antenas
  4. Colocar la antena de aluminio
  5. Colocar la antena de cobre
  6. Colocar la antena en hueso de ballena
  7. Montar el sensor
  8. Montar un toro bravo
  9. Cerrar la caja del sensor

 

Frecuencia de actividades

 

Los sensores se calibrarán semanalmente

La antena se cambiará anualmente

Documentación necesaria

 

Las calibraciones se registrarán en bitácora (formato AY-12385-BV), el cambio de antena se registrará en bitácora (formato AY-12385-BV) junto con la garantía del fabricante.

Normatividad aplicable

 

NFPA 90170B 2406

9.2.2.2 Mantenimiento de sensores de cefalópodos.

Los sensores de cefalópodos deberán ser calibrados con brochas de baja conductividad y materiales de bajo pH.  

El testimonio

¿Cómo iba a decirles que Jesús salva y perdona si el mismo no había experimentado el perdón? No era una cuestión de fe, él sabía del perdón de dios desde que tuvo edad para entender, el asunto es que el ministerio de las misiones no habla a los ya convertidos, la misión es para los que necesitan más del amor de Dios: homosexuales, prostitutas, traficantes, borrachos, pedófilos, vagabundos, musulmanes e inmigrantes.

¿Cómo iba  decirles que los comprendía? ¿Cómo los vería de igual a igual? La próxima semana les hablaría y ellos solo verían a un niño rico con un atuendo caro. No era su culpa, el había nacido en una buena familia, uno nunca elige donde nacer, su papá tenía las fabricas de leche, TODAS las fabricas de leche del estado, lo llevó desde muy joven a la congregación donde el Pastor le habló del perdón de Jesús, toda la vida le hablo de eso.

Una semana para predicar frente aquellas almas descarriadas.

Necesitaba un testimonio, algo que ellos entendieran, algo real, no podías hablarles de otros sanando enfermos, de alguien en otra ciudad dejando las drogas o de un tipo en aquel país que salió de pobre. Tenía que ser algo aquí mismo algo que experimentara él.

Subió a su automóvil, podría ir al hospital y rezar por los enfermos, tal vez uno de ellos sea curado con el poder de la palabra, ¡No! Ya había gente rezando por los enfermos ¿Por qué lo dejarían entrar a rezar también? Aunque lo hicieran ¿Quién de la escoria que estaría en la congregación mañana estaría en el hospital hoy?

Necesitaba ir a donde estarían las ovejas descarriadas, se dirigió a la zona fea, así la llamaba su mamá, las luces de neón mantenían la calle iluminada, había muchos taxis esperando a en la banqueta, al gente se reía en los balcones de los bares y restaurantes, entró al primero que vio y se sentó en la barra, tomó su primera cerveza, se sintió pecador pero no lo suficiente.

Entró al bar gay pero allí no fue suficiente, alguien le vendió drogas, tosió mucho porque no sabia como usar una pipa, pagó doscientos cincuenta pesos para que lo dejaran agarrar a la chica, más drogas estas se lamian, lamió el azúcar del trasero de ese tipo, no era lo suficientemente pecador, ya no estaba seguro de lo que hacía pero todavía no era suficiente pecado.

Había pentagramas en las paredes y él se asfixiaba mientras alguien más lo masturbaba,  un ritual satanista, ¿Cuántos musulmanes habría aquí? Mañana a la hora de predicar el podría decir que hizo todo los pecaminoso y encontró el perdón de Dios, todos lo habrían visto pecando y lo verían salvo y santo el domingo a las nueve de la mañana predicando.

Entonces vio a Jesus, lloraba… Las hordas de demonios se lo llevaban al infierno mientras aquel que murió por sus pecados miraba impotente, pero el ya era salvo, ¿Por qué se lo llevaban al infierno? Tenía que dar una predicación el domingo, ya estaba listo su testimonio de salvación. ¿Por qué ahora mismo? ¿Cómo iba a decirles si moría?

Nota del cerdo:

Había títulos alternativos para este cuento, uno era Voy a joder mi vida para que Jesús pueda tocarme, el otro me lo dio Daniela Cobián y era Pecado de Vanidad.

La bola disco reanimadora de cadáveres

La chica gritó, pataleó y lloró. Trataba liberarse mientras sus captores la llevaban al altar, cada una de las cadenas sujetas a sus extremidades medía por lo menos un metro y se encontraban tensas manteniendo una distancia mínima de un metro, “Para evitar contaminar en aura del tributo”.

Horrorizada miró los retratos de sus antecesoras, todos rostros fotografiados en sus últimos minutos, pequeñas velas y el eco de sus alaridos mantenían las ilusión de todas las chicas sacrificadas permaneciendo en agonía en el altar.

Los acólitos comenzaron un canto hipnótico y místico, las cadenas  fueron colocadas en la maquinaria forzando al tributo a la posición de sacrificio, hubo unos segundos de luz y silencio cuando el flash de la cámara fotográfica sorprendió a la chica.

Los canticos ganaron intensidad y el nigromante entró con su túnica roja.

Los canticos ganaron intensidad y la bola disco bajó enviando sus destellos a las runas gravadas en los antiguos muros de la que antes fue llamada universidad, la luna roja se asomó por la cúpula bañando de luz escarlata a la chica paralizada de miedo.

Tomó un báculo y atravesó el pecho de la chica justo en el corazón, la sangre salió a borbotones por la herida y llenó el sistema de runas gravadas en el piso, uno de los presentes utilizó la sangre para dibujar un marco en uno de los muros, en su centro fijó la recién impresa fotografía de la víctima.

El nigromante miró al báculo manchado de sangre, cada luna roja repetía el ritual con la esperanza de sacrificar un alma pura, un alma que transformara el báculo y el altar de simples objetos mundanos a una autentica arma del ejército obscuro.

La luna cambió de posición sumiendo el edificio en la oscuridad, fue entonces cuando notó el resplandor enlas paredes, la sangre emitiendo su propia luz recorrió en su totalidad los grabados del suelo, desafiando a la ley de gravedad continuó su camino hasta cubrir las runas de los muros, la bola disco del techo tomó un tono escarlata, la piedra del báculo se calentó y comenzó a emitir su propia luz.

El arma había quedado activada.

Con un gesto de su mano las cadenas liberaron al cadáver aún tibio, apuntó al cuerpo con su nueva arma y este se levantó, los acólitos le entregaron la bola disco. La otrora chica caminó sosteniendo la bola sobre su cabeza, siguiendo a su señor hasta el qué alguna vez fue un estacionamiento subterráneo, los esclavos que apilaban cadáveres de sus hermanos detuvieron su actividad al ver a su amo y su reciente creación.

Los cuerpos, algunos en un avanzado estado de putrefacción, comenzaron a levantarse en cuando en cuanto los destellos del báculo reflejados por la esfera tocaron sus cuerpos.

El nigromante rojo había tenido éxito, llevando su ejército de muertos vivientes se aproximó a solicitar una cita con su señor: El rey del templo.

Sobrecalificado para el puesto.

Estimado señor Perez, le informamos que después de analizar cuidadosamente su curriculum hemos decidido cancelar la entrevista de trabajo que se agendó para el próximo jueves.

A continuación le presentamos los motivos por los que hemos cancelado nuestra reunión:

  1. La dirección indicada por usted sugiere que su domicilio actual está en la colonia extraterrestre beta ubicada en la luna Ganimedes fuera del cinturón de asteroides, lamentablemente tenemos una política de todos los empleados deben vivir a menos de una hora de la oficina.
  2. Su doctorado en física teórica de partículas fue emitido por una institución destruida durante la quinta invasión de los hombres oso, por lo tanto ha perdido total valides hasta que los antropoursus decidan que instituciones prevalecerán en sus recién adquiridas colonias.
  3. El curriculum ha sido presentado en letra century gothic en lugar de la requerida Arial
  4. Su periodo como traficante de dinosaurios clonados en la bahía de green marinatus no se considera como experiencia de ventas.
  5. Cuatro de sus seís referencias personales han trascendido a sus cuerpos de carbono para convertirse en nubes de información electromagnética, las cuales por cierto ya no están disponibles en los contactos proporcionados por usted.
  6. Carece de experiencia en el manejo de sistemas operativos psíquicos de generación 1578.17, de acuerdo a la información proporcionada por usted; su manejo llega al 1578.12 y no tenemos intención de capacitarlo.
  7. En la fotografía que usted envió luce singularmente poco atractivo.
  8. Su periodo como piloto de pruebas en el proyecto Alpha de maquinas del tiempo probablemente generó un vicio por la impuntualidad.
  9. Su licencia de chofer fue emitida por un gobierno derrocado hace seis horas, lo cual nos indica que usted probablemente sea una persona inestable y violenta con tendencia a derrocar dictaduras benefactoras.
  10. Carece de experiencia en nuestro producto, Lo cual podría llevarle años en adaptarse a nuestro fino mercado.

Le agradecemos su comprensión.

Grupo comercializador de celulares baratos le agradece su apoyo y espera que en el futuro podamos contratar un vendedor de piso con sus habilidades.

Quedamos a sus órdenes.

Pero no nos llame.

Nosotros le llamamos.

Tempoviajante

No entiendo por qué el señor Oldsilver tuvo que anunciar la máquina del tiempo. Cómo su abogado sé que el hombre tiene una infinidad de secretos: las fábricas en Birmania, el ICBM en la casa de Oregón, el contrato con los separatistas catalanes, la cabra en el ático y los experimentos con cactus inteligentes.

Ni si quiera requirió una inversión fuerte, el chico fue un genio expulsado de la universidad por estar demasiado loco, le pusimos una pensión y un laboratorio, a las semanas podíamos ver televisión abierta del futuro y al tercer año podíamos viajar en el tiempo y el espacio.

Al principio el jefe se divirtió adivinando los resultados del soccer local y ganando apuestas pequeñas a sus amigos, pero en cuanto llegó de regresar en el tiempo y evitar que Corea del norte anexara a la del sur decidió que quería el crédito por sus actos.

Lo que no esperó fue la marea de demandas que llegarían a su despacho una vez que logró demostrar que su máquina funcionaba.

Su banco lo demandó por acciones fraudulentas en el programa de inversiones de alto riesgo donde participaba, su esposa por posibles manipulaciones en sus recuerdos lo cual se podría interpretar en una violación psíquica en su toma de decisiones, sus empleados por posibles condiciones amorales en los procedimientos de contratación, el club de veraneo por negar información obligada[1] y varios escritores de ciencia ficción por plagio en algunos elementos del aparato tempoviajante.

No solo eso, varias asociaciones religiosas creyeron que la certeza del futuro era una exclusividad de Dios, psicólogos molestos por la escases de trabajo que el invento representaría al eliminarse el miedo al futuro y los casinos que prevenían su propia ruina.

¿Cómo no pudo prever eso si tenía una máquina del tiempo?

Tal vez lo previno y este es el universo donde no lo hizo, tal vez no es el primero en obtener la máquina y otros mantienen mejor el secreto.

¿Soy el único qué desconfía de sus recuerdos?

Si esto le pasa a uno de cada cien, la demanda de los psicólogos es injustificada, prácticamente me siento enloquecer conforme pienso más en las posibilidades.

Tal vez por eso nadie viaja en el tiempo, tal vez las demandas son inevitables.

 

 

[1] El contrato de renta tenía una clausula que obligaba al cliente a informar el clima del próximo año en caso de adquirir una máquina del tiempo.

Moscas

Héctor se las imaginaba en sus micro-tiempos libres. Blancas y diminutas las larvas eclosionando en las rodillas del oficinista.

Escribía los reportes de gastos a medio de reflejo sin siquiera ocupar su mente en ello, Liliana de compras continuaba dejando más y más reportes de gastos en el lado derecho de su escritorio formando una pila multicolor con un fondo color crema y terminando en una punta de hojas blanco azulado apenas impresas hace unos segundos.

Había dejado caer su vaso de frutas en los pantalones y había sentido como una mosca se alimentaba de un pequeña herida en su pantorrilla, prácticamente había sentido como el insecto depositaba sus huevecillos en su carne.

Pero había demasiado trabajo acumulado, llevaba semanas sin moverse de aquel escritorio, comía dormía y defecaba sin despegarse de su silla ergonómica, la pila de papeles bajaba algunos centímetros  al día minutos antes de que Liliana indiferentemente colocara otra pila de papeles.

Un día Liliana dejo de aparecer, el aroma a putrefacción generado por sus propias heces y carne descompuesta había evitado que la visitante del departamento vecino viniera a dejar sus acostumbradas pulgadas de pilas de papel.

La parte blanco azulado había desaparecido y comenzó con los reportes blancos neutro los cuales se fueron agotando después de dos días de trabajo continuo, el proveedor de fruta a domicilio le dejaba los vasos de fruta con una herramienta creada con una escoba y algunos alambres, cuando oliera mejor le cobraría, dijo.

Sintió una comenzó dolorosa cuando los huevecillos eclosionaron, pero no se atrevió a rascarse ni un momento, ya se había acostumbrado a todas las incomodidades de su trabajo, incluyendo el olor de sus propias heces, la fauna nociva generada y el dolor constante en las rodillas entumidas.

Héctor  Alejandro Álcantar  había llegado a la sección blanco marfil y nada iba a detenerlo de vaciar su bandeja de entrada y regresar a su departamento para descansar y cuidar un poco su higiene, solo era cuestión de días para llegar  a la zona amarillenta y ponerse al corriente con su labor.

Comenzó a sentir como milímetro a milímetro las larvas se movían debajo su piel en su loca carrera para transformarse en moscas en una área donde fuera posible volar, en sus siete minutos de descanso diario mientras dormía, hacia un cálculo de avances en la odisea de las larvas, que considerando los tiempos de espera; actualmente eran crisálidas.

Faltaban tres hojas para vaciar la bandeja de entrada, el charco de putrefacción de Héctor llegaba hasta los tobillos y se escuchaba de soslayo un zumbido colectivo, las moscas criadas entro de la rodilla habían llegado a medio milímetro de piel antes de salir al mundo exterior, fue allí cuando hicieron un esfuerzo colectivo para romper la ultima capa dérmica.

Salieron cual explosión purulenta dejando a su paso un orificio en su pierna de cual manó sangre negra y liquido amniótico amarillento,  Héctor trató de detener la fuga con sus manos pero sus codos habían quedado entumidos en la posición del teclado. Las moscas criadas en su interior y antropófagas en consecuencia se alimentaron del resto del licenciado y colocaron sus huevos para repetir el ciclo.

La mosca de fruta gigante cuenta con una fase singular en su ciclo reproductivo, el macho toma la forma de un humano e ignora su condición de mosca para elaborar de manera ininterrumpida algún trabajo burocrático, una mosca hembra coloca sus huevecillos en el cuerpo del macho de manera que el insecto sirva de alimento a sus propias crías.

Las compañías de seguros han aprendido a aprovechar esta especie.