La camioneta

Apenas eran las ocho y ya estaban a 6 grados centígrados, iba a ser una noche fría, larga y fría. Vio la camioneta y la analizó: Camioneta blanca, modelo nacional, para servicios de carga ligera, placas de otro estado y una capa de mugre cubriendo la mitad inferior del vehículo, una apuesta ligera, dinero fácil.

Encendió la sirena, de una manera la camioneta se orilló, el oficial caminó dando pasos fuertes para ahuyentar el frio.

—¿Le puedo servir en algo oficial? —Había dos hombres dentro de la camioneta, una mirada rápida al vestuario de ambos le ayudó a decidir que en realidad el copiloto era el jefe.

—Una revisión de rutina, ¿Me da por favor su licencia, tarjeta de circulación y verificación del vehículo? —El oficial se puso a hacer tiempo en la patrulla, no tenía intención de detener a este vehículo, los autos corporativos rara vez tienen algo en desorden, por otro lado los pasajeros son empleados cansados que solo quieren llegar a casa, ellos están dispuestos a desprenderse de algo solo para poder descansar.

—Usted es el jefe ¿No es así? —El hombre en el asiento de copiloto emitió un suspiro y se bajó de la camioneta, había algo extraño en cómo se jorobaba el hombre, le dirigió una mirada completamente condescendiente.

—Dígame oficial ¿Está todo en orden? —Algo en el tono del hombre hacia obvio que todo está en orden y él lo sabía.

—Sus papeles están en orden señor, pero la ley exige que todos los vehículos de carga especifiquen en los laterales de la caja que son vehículo de carga y su camioneta tiene ambos lados en blanco señor. —El sujeto caminó hasta el lateral del vehículo y observó la camioneta por algunos segundos procesando la información, volteó ligeramente la cabeza.

—¿Una ley federal señor? —El tono de voz se escuchaba cansado, apático y con una violencia contenida.

—Una ley municipal jefecito, pero no se preocupe, mañana temprano van a a poder recuperar su camioneta.

—Perfecto, ¿Necesita un inventario de la carga? —Algo no estaba saliendo bien, generalmente en este momento había una pequeña suplica en la voz.

—Usted se ve que es el jefe, evítenos el papeleo a ambos, ¿No se quiere ir a su casa?

El hombre volvió a suspirar, dejó caer sus hombros y caminó a la cajuela.

—¿Sabe cómo me convertí en jefe? —no esperó una respuesta. —Estudiando, ¿Usted tiene hijos? ¿Oficial?

—Uno de ocho años señor. —Había un dejo de tartamudeo en la voz.

—¿Le gustaría enviarlo a la universidad?

—A todos ¿No señor?

El hombre abrió la cajuela.

—Te puedes llevar los que quieras, si solo te llevas uno te diré cuál es el truco, pero si quieres abusar de tu buena suerte me quedaré con la boca cerrada.

Brillaban, la maldita camioneta estaba cargada con lingotes de oro, eran por lo menos tres camas de lingotes de oro, no los había tocado, pero se veían más pesados y reales que el mismo.

—¿Y si te arresto y me los llevo todos?

—Haga lo que quiera oficial, mañana estaré de nuevo en las calles, que le diga el truco depende de usted.

El oficial no notó los guantes de asbesto que el hombre se ponía.

—Piénselo un poco oficial, son 864 lingotes de oro, si me los quitara todos ¿No llamaría mucho la atención? Ayúdese un poco, elija uno y mande a su hijo a la universidad.

El oficial eligió uno que lucía ligeramente más grande que los otros, tal vez solo fuera la luz, pesaba casi cinco kilos, brillaba con fuerza y estaba frio.

—Consígase una caja de herramientas, metálica con pintura roja, de las que estén hechas de plomo, meta el lingote allí y envuelva la caja con cinta aislante, entiérrelo en un lugar seguro, cuando su hijo tenga edad para la universidad véndalo. Para entonces la radiación ya se habrá disipado.

La camioneta se alejaba en el rubor del atardecer, al oficial las manos le daban una comezón incomoda, tal vez fuera la radiación, tal vez fuera la culpa.

 

Nota del cerdo:

Sigo enviando textos desde la carretera, no puedo ver como quedan

Todos los cráneos del presidente.

La primera vez que lo vi, sucedió enfrente de una gasolinera, al principio pensé qué se trataba de una exageración de campaña, pero al día dos desde la toma de protesta pude observar los cuerpos mientras eran arrastrados por un camión de trasporte público.

Los troncos inertes estaban amarrados de los tobillos a la defensa trasera del autobús, hacía tiempo qué el polvo se había acumulado en la herida del cuello generando una costra marrón donde deberían estar las cabezas. Apenas ayer habían comenzado las protestas por los resultados electorales y el sindicato de trasportistas fue el primero en reclamar. Fue una cosa horrible pero no la peor.

A su segundo año de gobierno mi esposa me comentó como si se tratara de un chisme del espectáculo:

—¿Sabes? Dicen qué van a hacer una expansión a su habitación, colocarán una cúpula de cuatro metros de altura con nichos para colocarlos.— Clarisa se levantó y revisó detrás de la puerta, buscar intrusos en la casa se había vuelto una costumbre rutinaria, lo hacía casi sin pensar.

—¿Quién te dijo tremenda idiotez?— Pregunté en un tono sobre-actuado por sí alguien estaba escuchando mi conversación matutina.

—Fue mi hermana, Leticia, su marido es ingeniero civil y está encargado de la obra.— Me dijo mientras verificaba que no hubiera objetos sospechosos instalados en nuestra ventana.

—Tendré qué hacerle una visita a mi cuñado. —Dije mientras me servía cereal y verificaba qué no hubiera nada en la caja ni la alacena.

—No pensarás en denunciarlo ¿Verdad?

—El no ha hecho nada ilegal, el presidente dijo qué lo haría, y es normal sentirse orgulloso de una obra de dicha envergadura.— Dije desde debajo de la mesa, tomé un enorme cuchillo de cocina, lo oculté en mi sudadera y salí a mi trabajo.

Mi cuñado me dejó entrar a la obra, me prestó un casco blanco de personal financiero y un  chaleco naranja con bandas reflejantes, nadie verificó los bolsillos de mi sudadera.

—Desde qué saben qué estoy en esta obra todos vienen a pedirme qué les muestre la habitación.

—¿Y al personal de seguridad no le molesta qué traigas invitados a ver la habitación del presidente?

—¡Nah! Tienen sus métodos para prevenir atentados, además parte del proyecto es convertir el lecho presidencial en un sitio turístico.

—¿Quieres decir qué esperan que la gente pague y haga filas para ver los… tu sabes… esos?— Señalé con mi dedo.

—Pues tu mismo has venido, además hay cientos de ciudadanos qué tienen la misma curiosidad qué tu. ¡Vamos! —Dijo mientras me arrastraba al interior de la famosa habitación. —Todos deberíamos de verlo por lo menos una vez en la vida.

—Será un espectáculo morboso que raya en el propaganda política. ¿Dónde está el buen gusto? —Le dije mientras veía las puertas que se instalaban para el acceso de los turistas, la habitación del presidente sería la única abierta al público, y ya se estaban instalando bandas similares a los parques de diversiones.

—¿Buen gusto? — Mi cuñado sonrió de forma histérica. —¡Es de terrible gusto! De hecho desde su campaña demostró tener un horrible gusto, pero mira lo qué ha hecho. —Señaló un mural nacionalista justo donde se instalarían las taquillas. —El segundo país más seguro del mundo, no hay casi crímenes y los qué hay se castigan, no hay pobres en el país, todos tenemos casa propia. —En ese momento lo tomé del hombro para interrumpirlo.

—¿No te has preguntado quien vivía en tu enorme casa antes de qué la compraras a ese ridículo precio a mensualidades? —Mi cuñado se retiró la mano del hombro y gritó con gusto:

—Obviamente a algún cretino qué se lo merecía. ¡No importa! Él está haciendo su parte y nosotros la nuestra, todo es mucho mejor con él, sabes qué no es propaganda, es autentica acción, tu puedes recordarlo ¿No estamos mejor ahora?

Podía sentir como mi voluntad se desquebrajaba.

“Nuestra parte” tenía un peso increíble, comencé a sudar debajo de mi casco, ¿Realmente el presidente estaba cumpliendo con su enferma propuesta de campaña? Si mi cuñado había comprobado que él cumplía, probablemente nosotros deberíamos hacer nuestra parte aunque eso implicara unirme a “esos”

—¿Pero están realmente allí?

—¡Por supuesto qué lo están! todos allí a la vista desde su cama, todas las noches espero junto con el equipo del servicio secreto mientras verifican la seguridad del sitio, lo he visto; se acuesta en su cama debajo de ellos. —Me mostró una placa con letras de bronce sobre concreto colado. —Fue mi idea poner sus slogans en la puerta de la habitación, yo quería algo llamativo pero el dio la orden de algo discreto y directo.

—Tú haces tú parte y yo hago la mía. —Leí en voz baja.

—Es más fácil hacer nuestra parte cuando sabes qué el criminal será castigado. —Mi cuñado estaba a punto de darme acceso al interior de la habitación presidencial.

—Pero ¿Y la primera dama?— Me sentí sucio al preguntar.

—Algunas noches lo acompaña, pero tengo entendido qué nunca se queda toda la noche.

Finalmente vi la habitación: un cuarto enorme con paredes de tres metros de altura, todo recubierto de cráneos, solo dejando algunos espacios vacios a la altura del techo, la cama matrimonial estaba justo al centro y todas las cuencas vacías miraban al centro, directamente al lecho presidencial.

—Lo hizo. —Dijo mi cuñado. —En campaña juró qué se haría responsable de todas las muertes causadas en su lucha por la paz y la prosperidad. ¡Dijo qué pondría los cráneos de sus víctimas sobre su cama! —Extendió sus brazos admirando la obscena obra qué estaba ayudando a crear. —Y realmente duerme aquí.

—Muchos de ellos no merecían morir. —Me atreví a decir.

—El nunca prometió qué los castigos serían justos.

—¡Pero el todavía no era presidente cuando los manifestantes del autobús! —Mi cuñado me empujó hacia la cama. Había dos cráneos, uno en cada poste de la cabecera. Entonces lo noté:

La placa en la cabecera decía “Alborotadores”  Las cuatro paredes estaban cubiertas a diferentes alturas y en la base de los muros había pequeñas señales separando grupos de osamentas.

—¡Los cataloga! —Dije con un hilo de voz.

Mi cuñado sonrió con orgullo.

—Sí, allí están los ladrones, asesinos y criminales de poca monta, en el muro de la puerta están los negligentes, evasores de impuestos y criminales ecológicos, allá están los políticos corruptos, líderes de oposición y los conspiradores, en aquel bloque de la salida se encuentran los estafadores y criminales de cuello blanco.

—¿Y la cúpula? —Pregunté con la boca seca mientras dejaba caer el cuchillo qué escondía mi sudadera. Dos miembros del personal de seguridad se acercaban hacia mí, me pregunté qué pasaría con Clarissa cuando me ejecutaran, posiblemente consiguiera un buen empleo, todos consiguen un buen empleo en este país, aunque sus maridos sean ejecutados.

—Esa es para los inocentes. —Respondió mi cuñado.

El intercambio de las sirenas.

Mar de Okhotsk,

Un buque pintado de gris militar permanece con la radio apagada mientras la niebla y el hielo se acumulan en el casco, los pocos hombres disponibles en la cubierta permanecen bajo múltiples capas de ropa anhelando entregar la carga a los clientes para poder regresar a las aguas templadas del pacifico.

Son finales de enero y los verdes prados de la península de Bering se encuentran cubiertos de una gruesa capa de blanca nieve, el océano toma el color negruzco del cielo invernal y a lo lejos se puede ver el buque de Greenpeace haciéndose publicidad mientras agrede a los barcos foca de los japoneses.

En la proa del barco permanece bajo su  abrigo de piel el doctor Papanopulus, anteriormente infame por sus colaboraciones con las teocracias musulmanas, después de firmar un dudoso estudio que demostraba que el orgasmo femenino era un mentira;  perdió su licencia médica, ahora pasaba varias horas del día en el frio pensando si la falta de orgasmos ajenos durante sus relaciones no se debería a su propia mediocridad como amante.

Las negras aguas se agitaron a babor, de las profundidades emergía un submarino sin más identificaciones en la torre que el dibujo de una sirena roja, las descargas del depósito de sumersión generaban espuma blanca, un oído entrenado podía detectar los aleteos desesperados de las temidas pirañas vegetarianas rusas, malignos animalitos con la horrenda costumbre de arrancar trozos de carne de tu cuerpo y luego los escupen para seguir con su marítimo desollamiento. Varios hombres en cubierta tragaron saliva al escuchar  como intentaban destruir el submarino.

Esos peces de crueles costumbres son el motivo por el que Greenpeace está presente, diseñados a finales de los 90’s por la ONG estas creatura genéticamente modificadas fueron planeadas por los directivos para garantizar las prohibiciones de pesca. Si los directivos hubieran sido humanos en lugar de una serie de animales ilustrados que fueron abandonados en el espacio por la guerra fría, probablemente el operativo hubiera tenido un mejor propósito.

El submarino y el buque intercambiaron una serie de destellos antes de que la cubierta de la sirena escarlata liberara a la grúa, esta comenzó a descargar tarimas de sobres blancos congelados, en unas semanas estos sobres habrían cursado el continente con ayuda del expreso transiberiano y saturarían el mercado clandestino en Moscú y San Petersburgo.

La tripulación de la sirena negra estaba conformada de minihumanos seres con la estructura de cualquier ser humano pero con una estatura de cincuenta centímetros promedio en los adultos, perfecta tripulación para un submarino.

Esta raza de contrabandistas subacuáticos son el resultado de una serie de habitantes abducidos por alienígenas, los cuales fueron víctimas de experimentos constantes hasta que un accidente con un inodoro tapado en la nave causó la expulsión inmediata de las criaturitas a la tierra.

Desde ese entonces cada ser abducido por esta secta intergaláctica recibe un pequeño manual explicativo en color purpura llamado: Qué no hacer si es secuestrado por una especie superior, incluye las posiciones más cómodas para la exploración rectal, algunas palabras en alienígena para informar cuando el sufrimiento pone en riesgo los resultados del experimento y el manual del inodoro.

Las dos sirenas han intercambiado sus  mercancías, el buque lleva ahora lingotes de oro recuperado de barcos nazis hundidos y el submarino tiene una tonelada de tortillas para taco congeladas, con un poco de calor  estas tortillas llenaran de tacos los hogares rusos.

Continuará…

¿Qué personaje de ciencia ficción serías tu?

Especial de entre semana.

Hola chicos, alguna vez han leído una obra de ciencia ficción y se han preguntado ¿Qué tipo de personaje sería yo si viviera allí? Muchos fantaseamos con ser el protagonista o el Deus Ex machina al final de la historia, pero seamos justos, la mayoría de las veces no logramos ni mantener el protagonismo en nuestras propias vidas. Eso no quiere decir que no seamos interesantes, tal vez viviendo en una sociedad intergaláctica o el apocalipsis zombi nos haga más interesantes, es por eso que he creado la siguiente matriz que nos ayudará a encontrar nuestro personaje, si es interesante o no dependerá de ustedes.

KPERSONAJES

No olviden comentar sus resultados.

5 sociedades secretas que no sabías que existían.

En esta tarde voy a desenmascarar a cinco autenticas sociedades secretas, las cuales han logrado permanecer perfectamente ocultar a sus miembros a pesar del paso de los años, si la próxima semana no hay entrada publicada se debe a que alguna de estas sociedades se ha tomado la molestia de exterminarme debido a mi indiscreción.

Societatem Pilos Caprarum

Esta comunidad nacida en Oregón a finales de los setenta permaneció funcionando a través de correo postal por varios años hasta que el internet a finales de los noventas les permitió acelerar sus comunicaciones, ya que es una regla primordial la prohibición del uso de teléfonos en sus comunicaciones  oficiales. Con la popularidad el internet se han permitido el reclutamiento de nuevos miembros en Estados Unidos y el mundo. Esta es sociedad ha sido comúnmente confundida con satanistas debido a su simbología caprina, los miembros de S P C intercambian información sobre cabras, fotos de sus cabras, vestuario con referencias a los animales y suelen ser la principal fuente de los memes de cabras alrededor del mundo.

La Hidra del congreso mexicano.

Esta sociedad secreta formada a principios de la década pasada con la entrada del PAN a la presidencia de la republica, es conformada por varios diputados y senadores del congreso de la unión, una vez que dejan el puesto administrativo tienden a abandonar la sociedad aunque algunos de los miembros fundadores conservan la presencia dentro de la sociedad, hasta ahora ningún antiguo miembro ha declarado sobre la existencia o actividades de este grupo. Estos políticos mexicanos se reúnen en la casa de uno de sus miembros cada tercer jueves del mes, donde realizan partidas de Calabozos y Dragones hasta la madrugada.

S.A.D.L.

La sociedad de artistas digitales Lovecraftrianos son un grupo de artistas de internet que dedican sus esfuerzos a presentar de manera tierna y agradable a Cuthullu y otras deidades primigenias intergalácticas. Los miembros aceptan sin necesidad de rituales a cualquier artista de comic digital y mantienen contacto constante aunque carecen de jerarquías. De acuerdo a cálculos realizados por sus propios miembros en el año 2500 por lo menos la mitad de la humanidad venerará a la creatura de R’yleh.

Liga de los caballeros blancos templarios

Antiquísima sociedad creada en el 2015 por adolecentes solitarios en los estados centrales de USA, fundados en la creencia de la superioridad racial americana y blanca se han dado a la tarea de saturar los sitios de memes como 9gag, 4chan y Tumblr con mensajes de odio hacia los homosexuales, el islam, los derechos de las mujeres, la pizza con piña, la sociedad con educación superior, las mujeres atractivas con novio y toda la gente más delgada que ellos.

El club de boliche de Andrés.

Fundado el año pasado por Andrés del departamento de ventas intentó reunir a sus amigos de la escuela y oficina en un club de boliche, envió un correo a sus amigos los cuales ignoraron el mensaje, de momento todas las semanas Andrés continua enviando el mismo correo invitándonos y todos ignoramos quien ha tenido la osadía de acompañar al hombre a los bolos.

 

Si deseas delatar alguna otra sociedad secreta puedes hacerlo en los comentarios, no olvides compartir la verdad con tus amigos y familiares.

Martes en Marte

—Dame un Tuesday on Mars.

El cantinero miró de reojo a todos los clientes del bar, sacó una botella del fondo de la barra y llenó un caballito.

—Solo hay un tipo de persona que pide en inglés un Marte en martes, dime colega, —El cantinero alargó el sonido de la “E” parodiando el acento marciano. —¿Hace cuanto llegó a la tierra?

—¿Eso Importa? Colega. —El visitante observó con mala cara a su alrededor. —La mitad de tus parroquianos no lo pensaría dos veces antes de romperme una botella en la cabeza, pero tú eres un hombre inteligente. —Extendió un sobre manila a través de la barra. —Sabes qué soy el hombre que están esperando en la habitación del fondo.

El cantinero inspeccionó el contenido del sobre por una fracción de segundo antes de guardarlo en el cajón secreto de su caja registradora.

—¿Quiere que le deje una  botella de Marte en la sala VIP?

—Preferiría que no lo hicieras, mis anfitriones se podrían ofender.

El cantinero pasó una tarjeta plástica de seguridad y la puerta entre los exhibidores de botellas se abrió, el hombre de gabardina y el cantinero pasaron a una sala de juntas donde varios hombres esperaban.  La iluminación se emitía desde la orilla mesa permitiendo leer documentos en ella pero ocultando los rostros de los asistentes.

El marciano decidió qué estaba cansado de conspiraciones y decidió ir al grano.

—Caballeros, seamos rápidos y concisos. La tierra se muere de hambre, y comerán grano marciano, no existe campaña mediática capaz de cambiar eso.

Cuatro de los seis hombres en la mesa asintieron en silencio.

—El hecho de que estén hablando conmigo demuestra que mis competidores han fracasado en sus campañas, allá afuera hay por lo menos cincuenta personas que odian más a los marcianos que el año pasado.

—Es cierto que las campañas publicitarias han dañado severamente la imagen de Marte, probablemente jamás se recuperarán del golpe, pero negocios son negocios.

—Lo que yo les ofrezco es empacar el grano como un producto experimental australiano y venderlo como un producto terrestre, tengo varios terrenos en la isla, así que nadie sospechará.

Uno de los hombres se inclinó y utilizó una carpeta para esconder su rostro.

—¿En cuánto tiempo puede reabastecer la tierra con su grano?

El invitado revisó su teléfono

—Mes y medio.

—¿Entiende que las reservas terrícolas solo durarán dos meses?

—Es por eso qué es de vital importancia qué lleve el contrato firmado a Marte lo antes posible. Y les recuerdo que el contrato no se llevará a cabo si no llego sano y salvo a mi planeta.

El cantinero abrió una puerta trasera.

—Lo siento señor, pero allá afuera la gente está un poco agitada, lo mejor será salir por detrás.

Salieron por  la bodega a un callejón de carga.

—Camine sin llamar la atención hasta la avenida principal, tome un taxi y no regrese aquí jamás por favor.

El hombre hizo caso a la indicación, colocó su sombrero para qué ocultara su rostro y caminó en silenció hacia la avenida.

Faltaban dos cuadras para la avenida principal, podía ver claramente los vehículos pasar. La gente no cometía homicidios a plena luz del día, al menos le gustaba pensar eso.

—Mira que tenemos aquí, un marcianito, ¿Qué te parece un Marte en las rocas? Coleeeeeega. —El hombre estrelló una botella de Marte contra la pared. —¿O prefieres un Marte en martes?

La botella esta vez se estrelló en cráneo del marciano.

La sangre del cubría el suelo mientras los hombres pateaban el cadáver del marciano.

 

 

Elabore su propia arma de destrucción masiva.

Antes que nada les quiero hablar un poco sobre Ernesto, para aquellos que son nuevos en esto del  cerdo venusiano, Ernesto es mi mecenas y mejor amigo, se trata de un joven que me dio alojamiento en un rincón más o menos limpio de su cabeza y yo a cambio le he ayudado a desalojar su demonios a través de cuentos[1]. Bueno… resulta que mi mecenas ha estado coqueteando con la idea de cambiar de empleo en estos últimos meses lo que nos ha llevado a crear textos como: Aviso Oportuno, Las vicisitudes de encontrar un trabajo en México y Si los trabajos Interesantes se obtuvieran en internet.

¿Por qué les platico todo esto? Sucede que finalmente la semana pasada finalmente renunció a su empleo, lo cual es una situación desagradable con consecuencias a corto plazo, esto nos llevó a meditar ¿Cómo fue que llegamos allí? Y ¿Por qué nos dejó de gustar nuestro empleo?

La primera pregunta se resuelve fácil, de pequeño Ernesto quería ser un inventor, crear máquinas, rayos de la muerte y no tener que preocuparse por su imagen. En algún momento incuso fantaseó con la idea de ser brutalmente golpeado por los Power Rangers que se hubieran esmerado en detener algún perverso plan mío. Y un trabajo donde diseñaba sistemas y maquinas es una visión muy realista del sueño infantil[2], claro hay un margen de diferencia entre un equipo de ultrafiltración para remover hierro del agua y un rayo desintegrador pero ¿Qué se le va a hacer? Por favor mantengan es ultima idea en la cabeza.

La segunda pregunta es algo muy complejo, un cambio en el organigrama de la empresa terminó con la contratación de un par de cretinos en puestos de autoridad, y como ya nos han dicho: Los ingenieros suelen ser cretinos, un cretino en el área de recursos humanos en algo mucho peor. (Ya sé que estoy abusando de la palabra). Hay algunas cosas que se pueden tolerar: El cambio de reglamento para darle más autoridad al área de RH, los cursos de trabajo en equipo/lealtad a la compañía y por su puesto la contratación y evaluación del personal en base a los juicios de valor.  Lo que no tiene el menor sentido tolerar son: Las humillaciones hacia el departamento de aseo, los cambios en el esquema salarial y tener que tolerar a tres personas que enfermamente compiten para demostrar que son indispensables para la operación.

Regresando a mi sueño infantil, vamos a diseñar un arma de destrucción masiva:

destruccion
El mundo libre tal y como lo conocemos implica tener a USA al frente de todo, hay gente a la que no le gusta eso, gente que pagaría por un misíl congelador moral.

Mientras consigo un nuevo empleo voy a estar un poco ausente aquí en el blog pero: ¡Tengo un rayo sodomita satelital y pienso utilizarlo! Así que no creo que dure mucho en las calles.


[1] Todo ese humor no es otra cosa que odio destilado, de hecho todo el humor es odio destilado, por eso los chistes crueles, racistas, misóginos y de abogados son como los niños con cáncer:

Rara vez se ponen viejos

[2] Es uno de los trabajos más glamurosos que un ingeniero puede tener, así como los arquitectos que sueñan con diseñar edificios únicos y de alto presupuesto, los abogados con un cliente que contrate a todo el bufet de manera permanente o los administradores con un puesto decorativo en la burocracia gubernamental.

Cinco diálogos que no aparecerán en ningún cuento.

1

—¿Tienes idea de quién es mi padre? Cuando él lo sepa…?—

El detective jaló el gatillo y observó con paciencia como el cuerpo del joven se desangraba.

—Tu padre es un infeliz que pagó cien pesos por una cogida rápida en Alvarado.—

2

—Lo que le mostraré a continuación es el tequila del futuro, un solo trago le causará los efectos de beber varias botellas sin los humillantes efectos de encontrarse completamente alcoholizado.—

—Por qué alguien quisiera causarse resaca sin la embriagues.—

—El estudio de mercado demostró que lo más importante del alcoholismo es una resaca épica algo que puedan contar a sus amigos.—

3

—La parte más divertida de todo esto es que hay 6 finales alternativos dispersos en las diferentes ediciones del libro.—

—Efectivamente—

—Pero vamos a anunciar que hay 7 finales alternativos disponibles, de esa manera a gente comprará muchos libros tratando de completar la colección.—

—Y cuando el libro pase de moda lanzaremos al mercado el séptimo final, solo para ganar más dinero.—

—¿Cómo se le ocurrió la idea?—

—¿Nunca ha coleccionado estampas?—

4

—¡Por fin ha llegado mi pizza con extra piña! Tenga, el doble del valor de la pizza en propina.—

5

—Lo entiendo perfectamente.—

El joven que trabajaba en la tienda departamental sonrió.—

—Usted no tiene ningún control sobre los precios de los productos, y considerando que llevo los últimos 8 minutos presumiendo de mi elevada capacidad económica sería no solo inmoral, si no patético exigir un descuento extra al producto más barato del catálogo.

Nota del Cerdo:

Voy llegando de vacaciones, agradezcan que todavía recuerdo cual es la letra “J”

Escándalo Mexicano

Ruth tiene una página en internet donde publica sus opiniones políticas, Ruth recibe dinero de la publicidad en su página, Ruth creó perfiles falsos de diferentes figuras políticas de izquierda para  promover su página, Ruth publica noticias falsas para viralizar sus contenidos y ganar más dinero, Ruth está abusando de las personas inconformes para ganar montones de dinero, y por amor de Dios, Ruth me está poniendo muy caliente.

Creo que me estoy enamorando de esa chica[1], así que si lees esto Ruth quiero que sepas que a mi manera yo también puedo abusar las masas, mientras tanto aquí les dejo una matriz para  crear titulares falsos aprovechando el descontento nacional.

Escandalo Mexicano

[1] No es autentico amor, es como cuando supe que Kate Micuccis existía en el 2007 y le dediqué varias horas de meditación, (cabe mencionar que en esa año yo no tenía internet en la casa y tampoco acceso a paginas porno)

El águila con el espejo.

El secretario de estado recibió el regalo en una sesión de prensa con el ministro ruso Dimitri Kovsa. El ministro de artes “Obviamente un espía,” le había regalado una pieza supuestamente ornamental para celebrar la primera de muchas reuniones amistosas.

El espejo, supuestamente inofensivo debía incluir algún complejo aparato para espiar las conversaciones del ministro. De solo dos milímetros de grosor, la pieza de bronce con oro se encontraba perfectamente pulida de manera que funcionara como superficie reflectante. En el marco exterior del ornamento, un águila de plata sostenía la lámina reflejante.

El águila hecha a su vez con una chapa de plata de 3mm, se encontraba perfectamente ahuecada. Los miembros técnicos de la CIA no encontraron ninguna diferencia de peso, volumen o resonancia magnética en el adorno.

El ornamento en cuestión, fue bombardeado con numerosos pulsos electromagnéticos para eliminar cualquier dispositivo electrónico en su interior, y radiación gamma para afectar cualquier componente químico en la estructura interna. Los agentes buscaron información sobre el significado de espejos en Rusia y sus implicaciones políticas.  La única pista en el artefacto eran tres letras grabadas en una de las alas del águila. Fueron necesarios dos meses de investigaciones para descubrir que las siglas BST significaban Boris Strovk Toskli, un famoso artesano que explicó a los agentes secretos, que el gobierno le solicitó hacer un espejo de aleación bronce-oro con el menor  grosor posible.

Fue cuando los agentes lo entendieron. Un señuelo falso, un inocente obsequio diseñado para ser tan sospechoso como inofensivo. Un regalo que permitiera medir los tiempos y técnicas de contra espionaje de la CIA. Y el gobierno de los Estados Unidos de Norteamérica había caído de lleno. Ya devolverían ellos la cortesía, se dedicarían a idear un artículo tan inofensivo y sospechoso que de igual manera podrían seguir todo el juego de sospechas de los rusos.

Mientras tanto en la oficina del secretario de estado. El espejo vibraba con cada sonido en el interior de la habitación. En un edificio al frente de la oficina, dos agentes rusos usaban un láser infrarrojo para registrar las microvibraciones del adorno. Y unos binoculares para observar todo aquello que reflejaba el espejo. Las vibraciones se traducían en sonido, los reflejos en fotografías y los eventos en registros.

Todo sin el menor riesgo para el personal.

Solución lateral. Por eso Bond no sirve para espiar.
Solución lateral. Por eso Bond no sirve para espiar.