¿Es usted una cabra y no lo sabe?

Estudios recientes demuestran que el 75% de las cabras ignoran su condición caprina, esto lleva a un elevado porcentaje de la población a sufrir problemas de identidad, falta de propósito, depresión y dificultades al momento de utilizar los cubiertos. Este pequeño test le ayudará a resolver algunas de sus dudas, pero no olvide consultar con un experto antes de irse a vivir al monte.

¿Qué es lo que hay al final de sus extremidades?

  1. Dedos.
  2. Pezuñas.
  3. ¡Baaa!

¿Cuenta usted con pequeñas protuberancias cornicas en sus sienes?

  1. Solo algo de acné.
  2. Sí, dos pequeños cuernos.
  3. ¡Baaa!

¿Tienes una marcada tendencia a escalar locaciones escarpadas y paredes verticales?

  1. No, escalar me da vértigo.
  2. Sí, es perfecto para mantenerme alejado (a) de los depredadores.
  3. ¡Baaa!

¿Cuántas veces masticas tu comida antes de digerirla?

  1. Una vez, mis molares bastan para triturar cualquier alimento.
  2. No llevo la cuenta de esas cosas.
  3. ¡Baaa!

¿Cuándo fue la última vez que bebió leche de cabra?

  1. El otro día en un restaurante de comida griega.
  2. No la bebo desde que era un chivo chiquitín.
  3. ¡Baaa!

¿Se le ha relacionado alguna vez como la mascota del príncipe de las tinieblas?

  1. No, ni siquiera en la universidad cuando salía con los satanistas del campus.
  2. Sí, en la película de los indestructibles 2.
  3. ¡Baaa!

¿Con qué frecuencia come pasto?

  1. Solo cuando voy a uno de esos locales de ensaladas caras.
  2. Todos los días, pero prefiero un buen directorio telefónico.
  3. ¡Baaa!

En invierno usted:

  1. Me pongo mi sweater de lana de cabra.
  2. Me mantengo cerca de mis compañeros para mantener el calor.
  3. ¡Baaa!

¿Cuál es tu postura respecto a los microondas?

  1. ¿Qué tienen los microondas? ¿No sabía que hubiera posturas al respecto?
  2. Son aparatos diabólicos que deben de ser destruidos.
  3. ¡Baaa!

¿Ha sospechado alguna vez de ser una cabra?

  1. Bueno, una vez pero estaba un poco ebrio y…
  2. Todas las mañanas mientras salgo a pastar.
  3. ¡Baaa! ¡Baaa! ¡Baaa!
macho_cabrio
Baaa! De EreenegeeTrabajo propio, CC BY-SA 3.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=18582481

Ahora los resultados:

Mayoría de respuestas A: Consulte a su veterinario a un psicólogo, usted es una cabra que se auto-convenció de ser un humano, es necesario tomar terapia.

Mayoría de respuestas B: Una barba y una dieta vegana no te hacen una cabra, aunque te gustaría serlo; lamentablemente eres un humano condenado a vivir en casas y tener un trabajo.

Mayoría de respuestas C: Humano estable y saludable, tal vez realizaste el test por curiosidad o como una broma. ¡Sal al mundo y ordeña a una cabra!

Comparte el test y los resultados, las cabras confundidas es un problema real que solo los amigos, la familia y el rebaño pueden resolver.

Escándalo Mexicano

Ruth tiene una página en internet donde publica sus opiniones políticas, Ruth recibe dinero de la publicidad en su página, Ruth creó perfiles falsos de diferentes figuras políticas de izquierda para  promover su página, Ruth publica noticias falsas para viralizar sus contenidos y ganar más dinero, Ruth está abusando de las personas inconformes para ganar montones de dinero, y por amor de Dios, Ruth me está poniendo muy caliente.

Creo que me estoy enamorando de esa chica[1], así que si lees esto Ruth quiero que sepas que a mi manera yo también puedo abusar las masas, mientras tanto aquí les dejo una matriz para  crear titulares falsos aprovechando el descontento nacional.

Escandalo Mexicano

[1] No es autentico amor, es como cuando supe que Kate Micuccis existía en el 2007 y le dediqué varias horas de meditación, (cabe mencionar que en esa año yo no tenía internet en la casa y tampoco acceso a paginas porno)

Pre-merito

Todos los varones a la edad de doce años deberán realizar las cinco pruebas, aquellos que no logren pasar ninguna de ellas: serán castrados.

Te explican que no hay ningún problema si fallas las cinco pruebas; puedes trabajar, crecer, tener relaciones sexuales, ganar dinero y llegar muy lejos. Incluso puedes adoptar a niño, todos podemos adoptar a un niño. Siempre hay un asesor social que te explica las ventajas fiscales y sociales de la castración voluntaria, los niños que acepten no tienen que realizar las pruebas, además al cumplir los dieciocho te dan un vale por nueve mil dólares, no es la gran cosa: dicen tus padres, aun así ellos nunca han tenido esa cantidad de dinero. Te dan muchos ejemplos sobre personajes importantes y famosos que fueron castrados a los doce años: Deportistas, políticos, militares, artistas y hombres de negocios. Se supone que tus padres no pueden influir en tu decisión, tienen prohibido obligarte a tomar las pruebas, aun así muchos de ellos inscriben a sus  hijos a cursos especiales para pasar los exámenes. En el pueblo no está bien visto que alguien acepte el bono, el pastor dice que es contra los deseos de Dios y la mayoría de los desertores son expulsados de la comuna, dicen que al final les va bien.

Parada frente al pizarrón del grupo está Hilda, tiene la edad de mi hermana mayor, veinte años a lo mucho, todas las chicas del salón de clases tienen la hora libre, en el grupo solo hay varones, se nota que ya está acostumbrada a dar esta charla. ¿Me pregunto a cuántos grupos habrá visitado antes de nosotros?

—La primera prueba es la de habilidad lingüística, muchos chicos creen qué saber varios idiomas te garantiza aprobar, en realidad solo es una especie de indicador.— Hilda sonríe con un gesto mecánico, para ella nosotros somos otra comuna más, mañana dará la misma platica a otros ocho grupos.— Lo que en realidad hace la prueba es evaluar su habilidad para aprender idiomas, hablar en público y convencer a otras personas. Los chicos que pasen estas pruebas van directo al instituto Salinas de Transacciones y Astucia, ustedes ya deben saber que nuestro presidente estudió allí, también el vicepresidente y muchos de los líderes que llevan a nuestra nación por el camino de la prosperidad.—

El pastor dice que nosotros somos prósperos en Cristo, si tienes todo lo que necesitas y un poco más para emergencias, eres prospero. Yo nunca he sabido que al país le falte algo, de lo que sí sé es que en la ciudad hay gente que tiene mucho más que nosotros, el pastor dice que no necesitas zapatos nuevos aunque los tuyos tengan agujeros, pero mira a Hilda: Usa tacones negro brillante sin el menor desgaste, cuando llegó nadie podía dejar de verla, ninguna mujer en la comuna luce como ella, simplemente es porque tiene más que nosotros.

—La segunda prueba es la motriz fisicodeportiva,— Todos volteamos a ver  Antonio, es más grande, más fuerte y el más rápido de todos nosotros— en esta prueba detectamos a los grandes deportistas de nuestra nación, si pasan esta prueba realizaran otras posteriores para ser colocados en la institución deportiva más adecuada a sus capacidades. No importa si no pasan esta prueba, hay muchos deportistas importantes que han sido desactivados, ya sea por elección propia o por fallar la prueba. —Un asistente repartió folletos de un colegio deportivo privado, ya los conocíamos, si aceptas la castración voluntaria ellos te dan la beca completa y cuando cumples los dieciocho todavía te quedan dos mil dólares para ti.

Hilda sigue hablando de las diferentes pruebas: La lógica-Matemática para los chicos que puedan ser ingenieros o matemáticos, la estratégica disciplinaria para los futuros soldados del país y la ecológica-adaptativa para los futuros exploradores espaciales.

Al final no importa, tus padres, la comuna y el pastor quieren que hagas la prueba, les importa un comino que no conozcas a nadie que haya pasado, ellos solo saben que tu madre quiere nietos, probablemente a mi padre le vale una mierda el tampoco pasó la prueba. Ojalá el hijo de Cyntia hubiera sobrevivido, madre dejaría de ponerme atención y yo me largaría de la comuna con mis 9000 dólares.

Odiar es vivir

—¿Y qué te parece este?—

—Lo odio, supongo que luce igual que los últimos quince que vimos, mejor veamos el siguiente, ¿Qué es lo que dice su perfil?—

—Mide uno setenta y nueve, vive a tres kilómetros de aquí y es piloto comercial.—

—Así que es un piloto eh… —

Las dos chicas estaban sentadas en la cama, el objetivo de la “pijamada” era ayudar a Sandra con su rompimiento, hace apenas dos semanas ella desodiaba a Raúl, era incapaz de encontrar un solo defecto en él. Ahora estaba sentada con Sofía viendo perfiles de solteros en línea, ella odia las citas por internet, pero odia aún más que Raúl se casé la próxima semana.

—Sí, piloto comercial.—Hizo énfasis en la parte comercial, a Sandra no le gustan los militares. —Dice que odia el reguetón, las ciudades costeras, la astrología, los gatos y a las personas que fuman.—

—¡Siguiente!— Sandra se sirvió helado en una copa de vino.—Odia a la astrología, no es que yo crea en eso, pero yo odio a esos sujetos que van por la vida odiando a los que no creen en sus cosas lógicas.— Sofía visitó el siguiente perfil, a diferencia de su amiga era partidaria de las citas por internet, conservaba el método de leer primero los perfiles y luego mostrar la foto, cuando un hombre odia las mismas cosas que tú, es más fácil que te parezca atractivo.

—Asesor financiero, uno ochenta y cinco, vive a seis kilómetros—A falta de quejas o comentarios continuó leyendo.— Odia los vehículos todo terreno, el XBOX, los mariscos, a los mexicanos y también odia las granjas.— Su compañera hizo una mueca.

—Apuesto dos a uno a que es gordo, yo odio a los gordos. ¿Odia el XBOX? Una cita con él y va estar hablando de la superioridad de su playstation, de su computadora o yo que sé. Muéstrame la foto, si no está usando un fedora te pagaré la renta el resto del año.—

—Como supiste que usaba un fedora.—

—Elemental mi querida Sofía, si me hubiera dicho que odiaba los videojuegos pudo haberme engañado, pero mencionó una marca eso quiere decir que no odia toooodos los videojuegos y eso solo quiere decir una cosa: Que son muy importantes para él y que hay uno que desodia. Y ese tipo de sujetos siempre utiliza un fedora, es casi de ley. ¡Siguiente!—

—Odio a Sherlock Holmes—

—Tengo entendido que Conan Doyle jamás utilizó esa frase en sus novelas.—

—Estos sitios funcionarían mejor si pusiéramos lo que antiodiamos en lugar de lo que odiamos.—

—Nah, las listas serían infinitas. Las cosas que odiamos son específicas, el resto son solo detalles.—

—Pero que hay de lo que antiodias más, ya sabes… cuando odias a un sujeto solo por que odia algo que tu desodias.—

—Eso es un comentario preodioso, Invéntate esa palabra y mándala a Redaers Digest, tienen una página para gente como tú.—

—Esa revista es postodiosa, en lo personal la superodio.—

—Entonces pasa al siguiente perfil, en esa página tuya debe haber alguien desodiable.—

Yo te curo de todo

Todo el mundo tiene derecho de creer en lo que le plazca. ¿Pero qué pasa cuando estas creencias representan un riesgo para la salud?

El problema consiste en que el sistema de creencias ha dado pie para que varios embaucadores se aprovechen de las necesidades de las personas, transformándolas en blanco sencillo para robos y estafas descaradas.

Hoy en día los estafadores ya no venden aceite de serpiente en carretas de pueblo en pueblo. Ahora utilizan la chemofobia, las pseudociencias y el vocabulario arcano para ofrecer productos milagrosos a los incautos. Lamentablemente el sistema de creencias defiende a estos criminales, y les permite seguir operando incluso mientras crean compañías piramidales y cobran por dar supuestas conferencias.

Bueno yo también quiero una rebanada del pastel…

Alternativo

Bromas aparte, una persona cercana se ha agravado su condición médica debido a un embaucador que trató de curarle la gastritis con imanes y rezos especiales. Les prometo que muchos médicos e investigadores tienen amigos y familiares con enfermedades, y si existiera alguna cura milagrosa no dejarían morir a sus familias por conservar un estatus.

Deidades binarias (parte III)

En su vida había sido más atractiva. La gente del canal le había maquillado el cuerpo completo, le arreglaron el cabello y le habían facilitado un bikini negro de dos piezas. Ganar $10,000, comprar un departamento y demostrar que no necesita al banco ni viajar a ningún asteroide. Era un día especial.

Salió a los reflectores, se concentro en sonreír mientras el presentador animaba al público.

—¡Hola preciosa! ¿Cómo te llamas cariño?— Preguntó el presentador con tono optimista.

—Sofía— Sonrió y saludó a la cámara, a las chicas coquetas les tocan pruebas más fáciles.

—¿Y desde donde nos visitas?—

—Tampico— El calor de los reflectores le quemaba el rostro, pero la espalda estaba congelada. Se preguntó si siempre seria así en tv.

—¡Vienes del trópico mexicano! ¿Le regalarías una vuelta a nuestro público?—

Era la primera vez que Sofía utilizaba tan poca ropa, en ese momento deseó que no le hubieran cortado el pelo a la altura del mentón, mientras giraba sobre sus talones hizo un esfuerzo para conservar la sonrisa a pesar de sentirse tan vulnerable.

—¡Muy bien Sofí! ¿Te puedo decir sofí?— Apenas asintió. —Antes de comenzar déjame ponerte este regalo de los patrocinadores.—Le colocó una tira de plástico negro en el cuello, al contacto la pieza se encogió hasta tomar la forma exacta de su cuello, ni una decima de milímetro más amplia. —Es un collar de control DURSEX. “DURSEX Lo mejor en pre-necrofilia.”— Un parte de su subconsciente le hizo notar la relación entre ese collar y el corte de pelo que había recibido.— La prueba del día de hoy es muy sencilla, te vamos a introducir en aquel péndulo de cristal, por cada oscilación que haga el péndulo, tu recibirás una descarga eléctrica mayor.— Sofía levantó la vista, el aparato colgaba a tres metros de su cabeza.

—De cristal transparente para no desperdiciar el bikini nuevo.— Dijo la voz en su cabeza.

—¿Ya conoces Neo-Fer?— El conductor del programa había dicho algo importante mientras miraba el péndulo.— Neo-Fer es nuestra estrella invitada el día de hoy, y mientras tu estés en ese péndulo, el contestará mis preguntas, por cada acierto tú ganarás $10,000. —Cuando ya no aguantes la descarga, solo grita: ¡DURSEX!—

Diez mil era todo lo que Sofía necesitaba, le ofrecieron el departamento al uno por ciento de su valor creyendo que no conseguiría el capital, si compraba el departamento al contado no habría deuda, sin duda habría libertad y con libertad podría quedarse en la tierra para siempre.

El péndulo estaba frio al contacto, pero aún no había comenzado la prueba cuando el calor era sofocante, la habían sujetado de las muñecas y los talones, completamente estiradas sus extremidades, el aparato de tortura comenzó a oscilar y notó que una cámara la seguía enfocada en su rostro.—Más bien en tus pechos.— Le gritó su subconsciente.

El plan era sonreír mientras permanecía en el péndulo, resultó imposible cuando la electricidad comenzó a atravesar su cuerpo, perdió la cuenta después de la tercera oscilación, su estomago quería devolver y el dolor le impedía recordar la palabra de seguridad.

El péndulo se detuvo y la descarga cesó.

—Fantástico Neo-Fer, has contestado correctamente las diez preguntas sin fallar ni una sola, eso deja a Sofí con $100,000.— El subconsciente guardaba silencio, tal vez había muerto electrocutado, o muy posiblemente desconfiara de la buena noticia.— Muy bien Neo-Fer ¿Quieres contestar una última pregunta por el doble o nada?—

El rapero asintió lleno de confianza. Eso molestó al subconsciente.

—¿Cual es la densidad del benceno a 35°C—

—¿Qué?—

Sabiéndose en lo correcto el subconsciente le hizo notar que se había orinado adentro del péndulo.

—Lo sentimos Sofí, pero hoy no te vas con las manos vacías, te llevas este kit de regalos cortesía de DURSEX “DURSEX Lo mejor en pre-necrofilia.”—

Sofía abandonó el estudio en silencio, una cámara le estaba enfocando el trasero, pero repentinamente ya no paresia tan humillante.

Deidades Binarias (parte I)

Sergio abrió el buzón aunque el edificio estaba abandonado el mantenía el registro de por lo menos cuatro personas habitando. Hacía años que la ciudad estaba semivacía, la mayoría de los habitantes abordó  las naves rumbo al cinturón de asteroides, las estadísticas más optimistas aseguran que un 25% de los pasajeros sobrevive, aún así miles de personas solicitan su ticket con la esperanza de una vida mejor y el perdón de sus deudas.

—El correo de este mes dice que tengo pre-aprobado un préstamo por 5000 dólares, fabricar esta publicidad les cuesta $3000.— El hombre hablaba al vacio, le deprimía saber que algún pobre diablo aceptaría la limosna que ofrecía la tarjeta digital terminaría pagando con creces toda la publicidad. —Costo anual total del 72,403% la más baja del mercado…— Susurro Sergio.

Desarmador en mano desmanteló los cuatro folletos publicitarios y retiró los componentes electrónicos, pronto terminaría la biblioteca y podría abandonar este mundo tranquilo. —Solo me falta el bibliotecario, no importa que no sepa de libros, o que no quiera hacerlo, ya casi he transcrito todos los textos sagrados a digital y cuando el señor de la noche se haya actualizado podremos enviarlo incluso a las colonias del cinturón de asteroides—

Cuatro cuadras más abajo el joven Elisai recién cumplía los dieciocho, le acababa de llegar su confirmación de mayoría de edad junto con la primera publicidad del banco, $3800 dólares para su juerga de cumpleaños y luego por el ticket a las minas del cinturón.

La gran aventura del pequeño unicornio rosa II

Para leer la primera parte da click aquí

Creo que la parte que más me gusta de matar a alguien es cuando el cuerpo cede, hay una sensación inmérita de triunfo cuando la piel y los órganos ceden a la presión y permiten al cuchillo continuar con su viaje. Hay otras maneras de obtener esa sensación de finalización, por ejemplo: cuando exprimes una espinilla, en el momento en el que la piel cede y la masilla de grasa blanca comienza a salir se obtiene una pequeña dosis del sentimiento que obtienes cuando matas a alguien. Tal vez sea un símil inadecuado, pero expresa con sinceridad el sentimiento de satisfacción que obtengo cuando finalmente mato a alguien.

No siempre utilizo el cuchillo, generalmente a disposición hay una serie de objetos punzocortantes que me permiten obtener la sensación de gozo sin perder la cualidad artística. El otro día conseguí un gancho para carne. El aparato es rudimentario trazando lo primitivo, la punta del gancho es roma y fue diseñado para carne que no opusiera resistencia, estas situaciones le dan nuevos matices al trabajo artístico y me dan satisfacciones secretas.

Para finalizar mi trabajo artístico debo colocar el unicornio rosa en un lugar donde sea visible desde todos los ángulos, no solo debe ser visible también debe agregar ese contenido artístico que me separa de cualquier depravado. Mi modelo de esta noche se llama Rogelio, al parecer de dedicaba a instalar televisión de paga, mientras su cuerpo cuelga del ventilador de techo algún componente interno de du cráneo cede a la presión y el gancho de carne  se hunde abruptamente en las entrañas profundas del cerebro, gracias a Dios todavía estaba aquí cuando sucedió, esto es lo que yo llamo una satisfacción secreta.

Originalmente planeaba colocar el cuerpo desnudo colgando, pero el uniforme caqui manchado de sangre y oxido le da un nuevo contexto a la imagen, no es solo la vulnerabilidad mundana que garantiza la desnudez, el uniforme nos recuerda que él era un ciudadano promedio, probablemente clase media – baja, sin enemigos considerables y con una familia dependiente de él. Míralo ahora: Cuelga de un ventilador de techo mientras un gacho para carne incrustado en su cuenca ocular lo mantiene tenso en el aire. Podría haberle pasado a cualquiera, pero no te pasó a ti, ¿acaso no es eso para alegrarse?

Al final el unicornio quedó pegado a la frente de Rogelio, fue necesario pegamento epóxico pero el resultado es sublime, visible desde todos los ángulos de la habitación, recuerda ligeramente a aquellos cuadros donde un hermoso ejemplar equino observa desde un acantilado, una burda interpretación de lo que encontramos bellos y lo que realmente lo es.

Ahora hay que abandonar tu pieza,  se podría decir que esa es la parte más importante del Arte: Permitir que alguien más vea el resultado de tu obra. Mañana podré volver a verla, algún fotógrafo encontrará los mejores ángulos posibles y algún palurdo inventará algún título casi gracioso para la nota. Supongo que eso será lo más cerca que estaré de tener críticos.

¡Adivina el próximo comentario de Trump!

¿Tienes dudas sobre cuál será el próximo comentario estúpido del candidato republicano? ¿Quieres predecirlo con semanas de anticipación e impresionar a tus amigos? ¿Estás aburrido en la oficina y quieres perder algunos minutos?

Proximo comentario.

Yo sé que este no es el texto que estaban esperando, los lectores del blog me han pedido un cuento que incluya un Trump negro, un sujeto enamorado la estatua de Beatriz Hernández, genitales geodésicos, extraterrestres, conspiraciones masónicas, un villano inmisericorde y los caballeros del zodiaco.[1]

Pero antes quería decirles que nos estamos volviendo más descabellados que Trump, si, el sujeto no ha dejado de hacer comentarios inadecuados que llaman la atención del blanco pobre e iletrado. Pero también nosotros estamos compartiendo supuestas citas: modificadas o totalmente falsas que consideramos ciertas solo porque se trata de él.

¿Qué es lo peor que puede pasar?

Pues que los blancos pobres tomen esas citas falsas como ciertas y aumente su apoyo, la peor parte es que no tiene por qué responder por esos comentarios imaginarios, créanme: Lo único peor que Trump son la gente que lo apoya con la esperanza de que cumpla todas sus promesas.

[1] Y después de complacerlos no faltará la persona que diga que soy un autor surrealista o algo por el estilo.

Economía

—Déjame contarte una historia.—
Susana suspiró, no hay manera de salvarse de una aburrida historia sobre economía.
—¿Una historia sobre qué?— Dijo con tono resignación.
—Economía…— Samantha siempre soltaba una sonrisa estricta cuando contaba sus historias. —Cuándo quebró mi primer empresa, le debía $15 al fisco, como me negué a pagarlos, el estado gastó $200 en mandar alguien para cobrarlos.—
—¿Y qué más pasó? Señora.— Samantha ignoró el tono sarcástico de su asistente y abrió las ventanas, le gusta que su oficina esté iluminada y ventilada.
—La moraleja de la historia es que yo era la dueña de la empresa que subcontrataba a los cobradores.—
—Es más fácil, crear demanda que buscar clientes.— Repitieron las mujeres con tono mecánico.
—Bueno señora ¿Le parece si organizamos un terremoto en Japón?—
—Que sea en todos los archipiélagos orientales, no me gusta que los japoneses sufran solos.—