Títulos (casi) Irresistibles

Hoy en la tarde me dí un paseo por las librerías locales para darme ideas, estaba buscando portadas y títulos que llamaran la atención, dicen que no puedes juzgar a un libro por su portada pero nadie habla de portadas mediocres vendiendo textos y el título algo tiene que influir…

Otro día hablaré de las portadas, hoy les dejo una lista de los títulos que definitivamente no pude ignorar.

1 La falta de sexo afecta tu inteligencia

El éxito de este texto de debe a su promesa implícita de ser más inteligente con la posibilidad de tener un pretexto para el sexo.

2 La  gesta del halcón

Por alguna razón que aún no explicamos, a la gente le gusta el falso vocabulario antiguo en sus novelas históricas, no lo voy a criticar.

3 Pugs de los hielos del norte

La historia redundante de unos perritos producto de la crianza selectiva sobreviviendo en la tundra y jalando un trineo TIENE QUE VENDER.
4 El priista que todos llevamos dentro

Lo más interesante es que se trata de un libro de autoayuda y no de algo de crítica o sátira política.
5 El reto Starbucks

El auténtico reto de la cafetería consiste en conservar el personal por más de un año sin gastar un centavo extra.
6 Adelgazar comiendo grasa

Los nutriólogos dicen que es posible, también opinan que debes ver a un experto en lugar de utilizar un libro como gurú gastronómico.

7 La señora más mala del mundo

Todos los niños interesados en el libro esperan que se límite a decir: Sí, es tu madre.

8 La vida con un pene enorme (Diario de un macho)

Mad Max fue un éxito y los cazafantasmas no fue cancelado, supongo que esto te ayudará a compensarlo. Si sabes a lo que me refiero.
9 Este maldito libro

Para ser un texto creado por celebridades de los vídeos en internet el título es perfecto para un autor novel.
10 La historia del loco

Me sentí identificado…

Se me pegó…

Y hablando de buenos libros:

Frulación parte III

Para leer la parte II da click aquí.


—Uy, esto está más apretado que el chocho de una puberta.—

—¿Qué… demonios… contigo? ¿Cuál es tu problema?  ¡Esto es un evento formal! ¡No puedes ir por allí haciendo esa clase de comentarios.—

—Perdón señor elegancia, usted fue quien insistió en viniéramos a este evento, tu sabes que no me gusta la gente pipiris nais.—

—Hazme un favor, cierra la boca media hora, limítate a asentir y en media hora te doy las llaves del carro para que largues a donde más te plazca.—

—¿Mc Donalds?—

—Cuando tienes cinco años Mc Donalds es un triunfo, a tu edad es un simple fracaso.—

—Entonces no es cualquier lugar.—

—Tu puedes ir a cualquier lugar, yo no te voy a acompañar.—

—Te habrá botado antes de que yo consiga que un camarero me atienda.—

—¿Quieres irte en media hora?—

—¡Si!—

—Entonces cierra el pico. A la vieja le gustan de mi edad, si tengo éxito te busco en media hora para que te vayas, ¡Ah! Y no te metas en problemas o fingiré que no te conozco.—

Bueno… Allí está Sandra o Ely como la conocen por aquí, haciendo amistades, luciendo despampanante, ganando lealtades y haciendo lo que mejor sabe hacer: Confundir a los inteligentes. Bueno, lo que Sandra sabe hacer con las masas yo lo voy a hacer con una sola señora. Mirna Albarrán de la Villa de Aragón blablablá… Con su vestido negro más severo que una escuela de monjas está señora nos va a sacar de pobres, no solo a mí y a Sandra; Manuel, Javier, Francisco y muchas personas van a vivir mejor después de lo que voy a hacer.

El problema de los ricos y poderosos (aparte de su libido primitiva) es que no dejan que el dinero fluya, se supone que el un rico gasta mucho dinero y de esa manera los pobres tenemos trabajo y gradualmente vamos recibiendo algo, ahora solo se dedican a recibir la mayor parte de sus cosas gratis, que los pobres les paguemos su auto nuevo, su remodelación de piscina o su vestido nuevo.

Sandra me contó que el vestido que le regalaron para esta noche vale más de cien mil, no salieron de los bolsillos de Albarrán de la Villa, donaron ese dinero a una asociación para salvar a la vaquita marina y la asociación les obsequió un vestido por el mismo valor, antes de que la sociedad de amantes de la vaquita cerrara hizo muchos regalos a sus donantes, en su mayoría eran parientes de Mirna que deseaban deducir algunos impuestos.

No me voy a sentir mal, cuando uno como ellos se van a la quiebra no caen como nosotros, la casa será de sus acreedores, pero la seguirá habitando, la ropa fina y las joyas seguirán de su propiedad y al final quien sabe; los ricos que no caen en blandito tienden a rebotar.

Bueno, el trabajo está hecho, seis horas de trabajo duro con descansos de diez minutos en intervalos de media hora, el segundo mejor amante de este lado del atlántico me han dicho. Ely se queda a dormir con su nueva amiga Daniela, si la chica lo hace como su tía… Comienzo a sonar como Emanuel, y hablando del mi desalfabetizado amigo, ya debería haber regresado con el auto.

Bueno… tarde como siempre, el auto está allí, un modelo 300 de lujo en una de las pocas propiedades donde ese auto no llama la atención.

—Llegas tarde.—

—Pensé que tardarías más con la viejita.—

—Cierra el pico y te llevaré a McDonalds.—

—Oye que te parece Daniela, la sobrina de Mirna.—

—Es guapa, ¿Qué con ella?—

—Está en el asiento atrás.—

—¡Hola! ¿Conoces a mi marido? Me lo traje del amazonas.—

—¿Están usando pijamas de borreguitos idénticas? ¿Qué hacen ustedes aquí?—

—Vine a despedirte porque soy una muy buena anfitriona, ¿Vez ese dardo en tu rodilla? Bueno… ya estás muerto…—

—¿McDonalds?—

Más allá del mar

En algún lugar, cruzando el mar, hay alguien esperando por mi.
Fuma tranquila, mirando las naves, y espera.
Se llama Vera, y esconde un revólver en el bolso. No tuvo una infancia normal, al igual que yo, cada noche teníamos la misma pesadilla: En la que estamos juntos, matándonos mutuamente en la humedad de un puerto.
No ha conocido varón, soy el único hombre en su vida, una sombra que vaga por los puertos buscando a una desconocida para matarla.
Es como un amor platónico:
En algún lugar, cruzando el mar, ella espera por mi. Sabe que llegaré, sabe que ella disparará primero.
Yo se que ella estará usando un abrigo tinto, ha comprado y usado abrigos de ese color desde los 16, es la urgencia de cumplir la profecía.
Me atrevería a llamarlo amor…

Libros Educativos 3.2

Para leer el capitulo anterior da click aquí.

Charlie 4

—¡Si mi entrenador! ¡Yo no me detengo!—

Emanuel apretó los ojos, debía suprimir el recuerdo lo antes posible, o no podría dar el 100%

—¿Tienes las instrucciones claras?— Bramó Focholia.

Emanuel asintió, no era necesario responder en voz alta, la voz del entrenador estaba en su cabeza, desde su nuca era capaz de saber todo lo que sucedía y hoy era un día de oportunidad, una misión importante donde se puede sobresalir entre el equipo.

Desde que tenía 13 años, el libro del entrenador Focholia estaba injertado en su nuca, dándole consejos, motivándolo y diciéndole cuando eran las fechas claves en su vida. Gracias a aquella lamina conectada en su sistema nervioso, había tomado las mejores decisiones. Alguna vez se había preguntado por qué no obligaban a todos a injertarse la guía del entrenador.  La voz del Argentino resonó en su cabeza clara y convincente:

—A los mediocres no les gusta mi método, si quieres ser un triunfador yo soy la única opción y  no tolero a los perdedores.—

Para el sonaba lógico, cuando su carrera deportiva se fue al trasto; sus oponentes también tenían el libro, muchos de sus compañeros de escuadrón conservaban el tomo conectado a su nuca y básicamente toda la gente que admiraba o respetaba tenia o había tenido la nuca.  Por su puesto su jefe: el señor André, conservaba la lamina vacía, pero según se dice se puede ser un triunfador sin necesidad de Focholia.

Los lectores del libro suave eran obreros fracasados y criminales en potencia, los que tenían al japonés en la nuca eran mentirosos y estafadores. Básicamente  Focholia es la única opción para el éxito honesto. Aunque no le gustaba pensar en ello, a veces podía encontrar lectores del entrenador en las redadas, los veía con los ojos amarillentos, victimas de su adicción al polvo, con los nudillos sangrando después de una pelea ilegal o simplemente llorando en rincón.

Las noches malas regresaba a su mente el recuerdo de su compañero Javier Manchado, la carne de sus manos era literalmente pulpa, pero seguía golpeando el cadáver de su esposa y no dejaba de repetir la maldita frase:

—¡Si mi entrenador! ¡Yo no me detengo! ¡Si mi entrenador! ¡Yo no me detengo! ¡Si mi entrenador! ¡Yo no me detengo!—

Ni si quiera puso atención cuando llegó la policía, aun así fueron necesarios tres agentes para que dejara de golpear el cadáver de la mujer,  ella también tenia a Focholia en la nuca.

Emanuel sintió una pequeña descarga eléctrica y escuchó la voz un su cabeza:

—Te están disparando ¡Defiéndete!—

André estaba gritando algo, no podía escuchar qué. Apuntó contra una mujer que corría hacia un pasillo, la voz de Focholia lo interrumpió:

—Tu objetivo huye por el pasillo, síguelo.—

Emanuel corrió tras el sospechoso, era un pasillo largo, André había mencionado algo sobre túneles de escape, aceleró el paso, ya había perdido una buena oportunidad cuando tenía veintidós años, aquel tiro libre le costó una carrera en el basquetbol profesional, esta vez no iba a fallar.

Supo de algo estaba mal cuando sintió el empujón, de su pecho sobresalía una varilla de cincuenta centímetros por lo menos, durante la persecución no notó las trampas. En su cabeza Focholia lo insultaba por detenerse.

—Creo que me muero entrenador.—

—¡Te mueres porque eres un mediocre! ¡Un jodido fracasado!—

—Debí poner atención en lugar de correr.—

—Debiste terminar tu misión ¡Inútil! ¡Haznos un favor y muérete de una vez!—

—¡Si mi entrenador! Yo me muero…—

Frulación parte II

Para leer la parte uno: AQUÍ

Me despierto de noche, no quedan rastros de la fiesta y tengo un hambre del demonio. Un mayordomo me espera con una toalla y un sándwich, ya en un estado más presentable, soy conducido a una de las habitaciones donde me espera Daniela.

Tiene una mirada que taladra el alma y entre sus manos hay una lanza ceremonial de la tribu Mandika. Yo no tengo miedo, por más afilada que esté la lanza es muy difícil temerle a una chica de un metro cincuenta y ocho centímetros con un pijama de estampado de borreguitos.lanza Zulu llamada Assegai

-Dame un motivo para no matarte.- Me dice Daniela con una voz saturada de frulación.

-Me gusta vivir.- Dije no muy convencido.

-Seis docenas de ricahones lujuriosos. Les entrego a tú chica en bandeja de plata ¿y sabes que hacen?-

A pesar del entumecimiento mental, se me ocurrieron una serie de respuestas ingeniosas. Todas interrumpidas por el instinto natural de esquivar lanzas que se dirigen a mi cara.

-Se rinden porque la niña declina una proposición.- La chica comenzó a buscar algo entre los cojines de su sillón, con rostro triunfal sacó una botella de vino y se sirvió en una copa que estaba arrumbada sobre la alfombra. –Pero tú no sabes de que estoy hablando ¿Verdad? Por su puesto que no, eres un peón en juego de ajedrez con dados.-

Una copa de vino se estrelló en mi pecho.

-Ely, la Perfecta Elisabeth, la que luce bien en vestido de noche y con overol de mecánico. En cuanto entró a la casa de mi tía Mirna debieron cambiarla por un varón, pero de alguna manera se hizo amiga del súcubo avejentado. Solo ha pasado seis meses en la ciudad y ya se ganó a mis amistades, contactos de negocios y enemigos. La bruja lujuriosa de mi tía la mandó a Yale. ¡Yale! Mi tía eligió a su heredera y no soy yo… ¡Quiero que mires lo que hay a tu alrededor! ¿Ves las pinturas? ¿Las pieles de oso? ¿La colección de armas? ¡Esto no es dinero! ¡Lo que tiene Mirna es dinero! Y un día aparece esta chica de la nada y se comienza a ganar a mi familia.-

En algún punto del monologo  me di cuenta de que no quedaba frulación en mi cuerpo. También mi instinto de huir está ausente y un olor sospechoso emana de mis pantalones. ¿Exactamente cuánto tiempo estuve drogado?

-Cuatro días.- Me comenta Daniela mientras saca una katana oculta debajo de una alfombra, la desprecia y continúa con su búsqueda.

-¿He dicho eso en voz alta?-

-Sí, no has eliminado totalmente los narcóticos de tu organismo. ¿Sabes? no soy una mala persona. Simplemente no puede existir una chica tan perfecta sin esconder algo. Y ella ha confirmado mis sospechas, todo su pasado está basado en mentiras y verdades a medias. Desde su pueblo natal en Escocia, la información que dio para solicitar la beca y los estudios de intercambio. No es dinero, eso te lo aseguro. A mí me interesa el dinero, lo cual desde muchos puntos de vista es una motivación valida y noble. Pero esa niña bonita busca algo diferente. La rodee de ricachones solteros y no le interesó ninguno… Ni siquiera quería fiesta de despedida, allí es donde entrabas tu querido, cuando supo que vendrías ¡incluso le preocupó que ropa iba a ponerse! Nunca había visto a esa mujer dudar de su imagen.-

En este punto tengo que aceptar que mi ego masculino y otras cosas se ensancharon repentinamente…

-Sigues pensando en voz alta galán.- Dice Daniela mientras inspecciona algunos rifles para cacería de elefantes. –Si tuvieras algunos miles millones apuesto a que “Señorita Perfecta” -lo dice con una voz y una mueca característica de las adolescentes enojadas- habría dejado a mi herencia en paz y ahora yo podría estar viendo BBC con toda calma.-

-Créeme que si por mí fuera, te la quitaba de encima. Pero no tengo idea de sonde conseguir tanto dinero.-

-Te equivocas.- Daniela encontró una daga a su gusto y ahora se acerca cual pantera en pijama de borreguitos, apuntando directamente a mi cuello. -Es mi pijama favorita, cómoda y con bolsillos en los pantalones. Te sonará raro pero cuando llevas mi ritmo de vida los bolsillos son parte vital de tu rutina diaria. ¿Y por qué estas narrando lo que sucede? Por otro lado, me has dado una buena idea, solo necesitamos que ganes algunos millones y te la llevas muy lejos de mí. Todos ganan; Ely consigue el dinero y su hombre, tú te quedas con la chica y yo con la herencia de Mirna.-

Dejó de apuntarme con la daga y pone su mano en mi hombro.

-Ahora amigo ¿Cómo te llamas y que sabes hacer?-

Frulación Parte 1

Las Fiestas

Al idioma español le faltan palabras, debería existir un término para explicar la sensación que tienes cuando llevas conduciendo cuatro horas para ir a una fiesta donde solo conoces a la anfitriona y su invitada de honor, mientras todo tu organismo sabe que es una mala idea. A falta de un término; me inventaré la palabra frulación. Que describe la sensación previamente descrita.

La carretera es una línea sinuosa que atraviesa la jungla con intención de unificar dos complejos turísticos que se encuentran en medio de la nada. Exactamente en el kilómetro 58 hay un poste rosa flamenco señalando un camino que se sumerge en la jungla sin mayor señal de civilización que dos líneas donde no crece el pasto. La frulación que siento me hace meditar si no es mala idea meter mi auto compacto a un sendero tan empinado y oculto.

El principal motivo de todas las inseguridades y actos riesgosos residía en el hecho de que yo estoy varios millones de dólares por debajo de los invitados a esta fiesta, conocí a Daniela (la anfitriona) en un evento de caridad donde yo era orador. Ella estaba en representación de su tía: una señora de apellido rancio (Albarrán de la Villa) y libido impactante, que aprovechaba la obscena fortuna que le dejó su marido para organizar eventos de caridad donde pudiera pescarse a un bombero, rescatista o policía de buen cuerpo para pasar el rato. Como la mujer se encontraba en las habitaciones del piso superior con un paramédico que le gustó Daniela suplía a su tía haciendo las presentaciones, saludando a los invitados recién llegados, recordando nombres y evitando que el evento se transformara en dos fiestas diferentes (una para beneficiarios y otra para donadores).

Conocí a Daniela y Ely mientras ambos sufríamos un severo caso de frulación. Yo era incapaz de sentirme cómodo en la fiesta y definitivamente a la chica le molestaba tener que utilizar un vestido de noche plateado, unos tacones de aguja 100% imprácticos y una amiga que lucía despampanante con lentejuela roja.

Hepburnhaircut

Ely estaba tan fuera de lugar como yo, se trataba de una estudiante de intercambio que se estaba quedando en la finca de los Albarrán de la Villa, todo como parte de una estrategia de la tía para conseguir jóvenes extranjeros que la consintieran. Lamentablemente su feminidad y heterosexualidad habían resultado un inconveniente, así que había quedado relegada a hacer compañía a la única sobrina que no estaba de viaje en el extranjero. A diferencia de Daniela o un servidor ella era 100% adaptable, por lo tanto: con un vestido entallado de lentejuela roja y tacones de aguja se paseaba por toda la fiesta haciendo amistades, escuchando historias de rescates y consiguiendo algunos cheques para los cuerpos de protección civil de la ciudad.

Fue así como pasé los siguientes cuatro minutos explicando que yo había diseñado el sistema hidráulico de los nuevos camiones de bomberos que los Albarrán de la Villa estaban donando, el resto de la velada permanecí asintiendo mientras “participaba” en los grupos a los que Ely me llevaba. En algún momento del evento estaba solo junto con aquella hermosa mujer que parecía haber nacido para los vestidos de noche, hacía tiempo que Daniela había desistido de calzar los tacones, y  usaba unas sandalias blancas mientras todo el protagonismo recaía en el mayordomo que despedía a los últimos invitados. Volví a sentir frulación mientras mi rostro se acercaba al de la chica de lentejuela roja. La sensación no se fue después de que me plantaran el mejor beso de mi vida y el sentimiento se incrementó cuando Daniela me invitó a una fiesta en la casa de verano de sus padres. Donde me prometió volver a ver a Ely.

En todo caso mi pequeño automóvil ha tolerado de manera bastante aceptable los 500 metros de camino rural y se ha sentido agradecido cuando después de una curva especialmente terrorífica visualizamos una entrada monumental oculta en selva. Un guardia de seguridad me solicita mi invitación, un mero formalismo puesto que de alguna manera él ya sabía mi nombre.

Utilizar esta casa solo una semana al año debería estar penado por la ley: Es una finca con establos, piscinas, una mansión de dos pisos y medio frente un acantilado que da cara al océano y unas picaras escaleras que llevan a una playa privada.

En cuanto entro al jardín puedo ver a Ely que deleita a varios con un vestidito blanco qué en los años 50’s hubiera contado como traje de baño. Detrás de mí, escucho la voz de Daniela que con una sonrisa y un tono meloso me dice:

-Se lo puso especialmente para ti. Hoy es su fiesta de despedida y al parecer te tiene planes para esta noche. Ahora trata de comportarte como si no estuvieras pensando en arrancarle el vestido y saluda a mi marido-

El hombre es un espectáculo por sí mismo. Un cuerpo moreno cubierto de tatuajes rojos, un hueso de pescado atraviesa el puente de su nariz, cabello negro hasta el hombro y el taparrabos con plumas de colores.

Daniela quería un médico brujo de las amazonas como un toque único para su casa, cuando encontró uno que le gustó, este se negaba a dejar su aldea. Se realizó un acuerdo con la tribu, ella les puso una clínica que ayudara a tres comunidades y a cambio se podía cazar[1] con el medico brujo y llevárselo a donde quisiera. El matrimonio no tiene validez fuera de las junglas de Brasil y ni si quiera se ha consumado, pero a la mujer le encanta presentar a su esposo en las fiestas.

El medico brujo me da pequeños empujones mientras me aleja de la fiesta y me lleva a un lugar detrás de los establos, puedo escuchar a dos Juniors con uniformes de polo hablar de Ely y de su habilidad en las artes amatorias, me molestaría pero su vocabulario me basta para saber que ambos presumen de hazañas teóricas aun no realizadas y no dejan de ser niños tratando de impresionar. Un poco más alejados  de la propiedad detecto una aguja sobresaliendo de mi cuello, medico brujo recupera su dardo y yo me lanzo a un viaje psicodélico, ojala alguien ponga un disco de Pink Floyd.

[1] Del verbo: Conseguir el mejor espécimen posible, según tus capacidades.

Nota del cerdo:

¿Qué clase de final es ese? Les diré algo, si les interesa saber qué más pasó publicaré el resto de la historia después de 12 horas de suspenso. ¿Les parece suficientemente cruel y emocionante? No olviden comentar.