La sirena

El vestido era color azul, de un todo griseado que destacaba contra las obscuras aguas del lago, nunca entendí como abordaba mi canoa y tal vez nunca me importó, su corto cabello era color de la almendra y sus ojos eran enormes, eran de un tono azulado que jamás intente descubrir o entender. Cada visita al lago ella aparecía sentada enfrente de mí, como un reflejo de de mi propia alma, silenciosa cual una escultura y a la vez tan comunicativa como un millar de cartas, siempre de mi misma edad que yo, sentada en mi canoa con su vestido azul.

Cuando tienes seis años te encuentras en el incomodo limbo de ver cosas que el cerebro de los adultos se niega a aceptar y el entendimiento de que lo expresar lo que ves es ilógico y poco provechoso. Desde aquella tierna edad la veía, cada vez que visitaba el lago en mi canoa ella aparecía, no podría decir que siempre supe que ella era para mí, pero había autentico conocimiento de que yo le pertenecía desde mi primera visita solitaria al lago, ella se comportaba de la misma manera, en un silencioso romance en la soledad del lago éramos consientes de la mutua pertenencia.

Conforme fui madurando mi deseo de reunirme con ella por más tiempo fue llamando la atención de lo que denomino ahora como gente real, sería injusto culparlos, de hecho entiendo su lógica y bajo esa comprensión no puedo odiarlos, así que un diecinueve de noviembre recibí un ultimátum, no de parte de mis padres que se preocupaban por mi afán de pasar largos periodos solo en el lago, no de mis amigos que se casaban o abandonaban el pueblo decadente de manera más acelerada, el ultimátum llegó de la compañía fabricante de pintura que había adquirido los terrenos colindantes al lago, matar a un cuerpo de agua para rescatar a mi acabado pueblo, un trato justo que permitiría que aquellos que no hemos abandonado esta localidad podamos prosperar.

Pero ella estaba asustada. —El reflejo de la luz en la superficie del lago es lo que nos permite reunirnos.— Eso fue lo que me explicó, pero ella me conocía mejor que nadie y era consciente de mis capacidades. Yo no podía salvar al lago. —¡Hay una manera en la que podemos reunirnos! ¡De que estemos del mismo lado del lago para siempre! Pero no me atrevo a pedírtelo…—

Al día siguiente en mi canoa estábamos más apretados, las latas de gasolina ocupaban la mayor parte de mi espacio , ella con su vestido azul griseado de siempre me miraba anhelante y asustada, me dijo que ella no podría hacer ese sacrificio por mí, pero en mi honestidad, aquella a la que solo se puede acceder después de diez años de profunda y silenciosa relación, le dije que será más doloroso perderla.

Prendí mi fuego para purificar mi alma y evadir mi cuerpo, me vio sufrir, se levanto y me arrojó al fondo del lago…

Un protestante pirómano tratando de salvar el lago, es lo que dicen allá afuera, desde la clínica mental donde me han encerrado se puede ver un pequeño humedal artificial, una cosa decepcionante y un par de almas separadas, y yo me sigo preguntando: ¿Por qué salvó mi vida?


Final alternativo:

Ahora vivo en otra tierra, tan similar y tan diferente a donde viven las personas reales, pero hay algo que deben saber:  Incluso aquí el matrimonio es tan monótono y aburrido. Hoy tengo cita con el terapeuta de parejas.

Títulos (casi) Irresistibles

Hoy en la tarde me dí un paseo por las librerías locales para darme ideas, estaba buscando portadas y títulos que llamaran la atención, dicen que no puedes juzgar a un libro por su portada pero nadie habla de portadas mediocres vendiendo textos y el título algo tiene que influir…

Otro día hablaré de las portadas, hoy les dejo una lista de los títulos que definitivamente no pude ignorar.

1 La falta de sexo afecta tu inteligencia

El éxito de este texto de debe a su promesa implícita de ser más inteligente con la posibilidad de tener un pretexto para el sexo.

2 La  gesta del halcón

Por alguna razón que aún no explicamos, a la gente le gusta el falso vocabulario antiguo en sus novelas históricas, no lo voy a criticar.

3 Pugs de los hielos del norte

La historia redundante de unos perritos producto de la crianza selectiva sobreviviendo en la tundra y jalando un trineo TIENE QUE VENDER.
4 El priista que todos llevamos dentro

Lo más interesante es que se trata de un libro de autoayuda y no de algo de crítica o sátira política.
5 El reto Starbucks

El auténtico reto de la cafetería consiste en conservar el personal por más de un año sin gastar un centavo extra.
6 Adelgazar comiendo grasa

Los nutriólogos dicen que es posible, también opinan que debes ver a un experto en lugar de utilizar un libro como gurú gastronómico.

7 La señora más mala del mundo

Todos los niños interesados en el libro esperan que se límite a decir: Sí, es tu madre.

8 La vida con un pene enorme (Diario de un macho)

Mad Max fue un éxito y los cazafantasmas no fue cancelado, supongo que esto te ayudará a compensarlo. Si sabes a lo que me refiero.
9 Este maldito libro

Para ser un texto creado por celebridades de los vídeos en internet el título es perfecto para un autor novel.
10 La historia del loco

Me sentí identificado…

Se me pegó…

Y hablando de buenos libros:

Lo que comen los dioses: Poeta a la pimienta con tentáculos de Kraken

¿Eres un amante del poeta y no sabes cómo cocinarlo? En cerdo venusiano te proponemos una sencilla y sabrosa receta de poeta a la pimienta con tentáculos de Kraken, ideal para sorprender a tu pareja o servir durante una comida con amigos o familiares. Toma nota de los ingredientes y ponte manos a la obra con la receta de poeta.

Ingredientes para Poeta a la pimienta con tentáculos de Kraken

  •  1 Kilogramo de Poeta quebrado[1]
  •  2 Vasos de Lagrimas de virgen esbelta
  •  1 Taza de Vino tinto curado con sangre de inocentes
  •  1 Cucharadita de Polvo lunar
  •  1 Taza de Grasa de señora rica
  •  1 Taza de Leche
  •  1 Cucharadita de Pestaña de escorpión
  •  1 Cucharadita de Pimienta maldita
  •  1 Cucharadita de Pimienta del amor
  •  1 Pizca de Pasta de bebés
  •  1 Pizca de Sal
  •  4 Unidades de Tentáculos de kraken frescos

restaurant_dinner

Procedimiento

  1. Alista los ingredientes
  2. Lo primero que vamos a hacer es el acompañamiento del poeta. Para ello, debes pelar y cortar los tentáculos de Kraken (preferiblemente frescos), llevarlos a una olla con suficiente agua hasta cubrirlos y cocinarlos hasta que estén blandos.
  3. Ahora es el turno de la salsa de pimienta. En una olla honda adiciona las lágrimas de virgen esbelta, el orégano, la grasa de señora rica, el Vino tinto curado con sangre de inocentes, el polvo lunar, la pestaña de escorpión y la pasta de bebés. Deja conservar la salsa hasta que reduzca a la mitad y espese, de esta manera se van a concentrar los sabores de la salsa base.
  4. Una vez cocinadas los tentáculos de Kraken, retíralos del agua, añade la leche y una cucharada de grasa de señora rica.
  5. Con una prensa puré aplasta los tentáculos de kraken frescos y añade sal y pimienta maldita al gusto. Deberás obtener un puré de tentáculos de Kraken que también puedes hacer con un tenedor, si no tienes prensa puré.
  6. Lleva una sartén a fuego medio y añade un chorrito de aceite bronceador de superestrella, agrega el poeta en cuadros medianos con sal, pimienta maldita y un poquito de pasta de bebés para dar un poco de sabor a la receta. Saltea hasta obtener el punto de cocción deseado.
  7. Lo ideal es que el puré quede cremoso, tal y como se observa en la fotografía que no me dejaron publicar por ser muy obscena.
  8. Retoma la olla en la que tienes la salsa base y añade las pimientas cuando la preparación esté bien espesa. Deja conservar la salsa de pimienta durante cinco minutos más a fuego lento.
  9. Sirve el poeta a la pimienta acompañado con el puré de tentáculos de Kraken. Verás que la combinación de la salsa de la carne, con un toque picante, con la textura cremosa del puré es realmente exquisita. Si lo prefieres, puedes sustituir el puré de tentáculos de kraken por arroz blanco o verduras salteadas.
  10. No olvides ver mis otras recetas.

[1] Si tu poeta utiliza pantalones holgados y presenta sus rimas en rap, te estafaron.

Explosión Sifilítica

Los antiguos isleños cantaban sobre ello, la canción de las olas y el volcán.

Un poema milenario que cuenta la maldición que sufren estas islas:

Cada cuatrocientos años el volcán expele su furia, liberando fuego y ceniza, pero también la enfermedad. Sífilis… sífilis prehistórica, de la misma que padecían los dinosaurios durante la pubertad de la tierra.

Los nativos se han vuelto inmunes, han aprendido a prevenir la enfermedad, pero más de un hombre blanco ha quedado contagiado por la furia del volcán.

eXPLOSIÓN SIFILITICA

 

Esta excusa fue dicha por un marido a su mujer, como explicación por haber contraído  la sífilis después de un “viaje de negocios” al Pacifico sur.

El patosaurio Vs el mejor cantante del mundo.

En las frías profundidades del océano, un animal espera.
Un cuerpo colosal fabricado con carne que no viene de carne y metal que jamás debió servir a otro propósito, espera para surgir.
Sus hermanos caminaron sobre la tierra vengándose de la muerte del hombre al que llamaron padre. Un hombre que tomó a los patitos y los transformó en monstruos.

El instinto primario lo llevó a la superficie, buscando una pata o un cadáver para poder copular. (Quiten esa cara de confusión, ya saben que los patos follan cadáveres.) En su camino destruyó las ciudades en busca de satisfacer sus deseos.

Desde un edificio Eric veía al patosaurio violar a una torre de apartamentos. Había nacido para este momento. Su padre, el padre de su padre y el abuelo del padre de su madre lo habían entrenado para este combate.
La única arma que serviría contra el patosaurio real era la canción:

Aquel domingo estaba
Cansado y con tristeza
Para tener fuerzas
Visité el cuarto de Teresa

Más descansado
Fui al templo de San Renato
Mire algo en la torre
Y me cayó caca de pato

Fui a mi casa
A lavar el trago amargo
Mientras me enjuagaban
Fui testigo del milagro

Fui a la iglesia
Con el milagro de mi testa
El padre me gritaba
Mejor enjuagame esta

Mis amigos resultaron
Más creyentes
Cuando caía el alcohol
Se portaban complacientes

Hay santos y mártires
Todos con reserva
Pero si voy al templo
Yo invitó la cerveza

El patosaurio ante aquella cruel parodia del yankee doodle tomó a Eric como su prisionero y se arrojó al volcán más cercano.

Reconocimiento.

La poesía es una cosa muy seria. La gente cree que los poetas son ociosos sentimentalistas que se dedican a escribir rimas y fornicar con las hijas de los granjeros. Casi todos los géneros literarios tienen estereotipos muy marcados. Hay gente que cree que en realidad hay un cerdito verde escribiendo en este blog. Como sea… Un buen poema tiene una buena elección de palabras colocadas con precisión matemática y mucha habilidad creativa. Bueno yo no soy poeta, ni si quiera soy escritor. Soy un ingeniero que escribe algunos relatos de CF para pasar el tiempo y burlarse de la vida. Si quieren un poema visiten a mi amigo y colega Luis Alonso Cruz Alvarez y su blog.

¿Ok? Ahora les dejó un poema pieza única, y les prometo que no lo vuelvo a hacer.

Un malvado dictador

De herpes se murió

Fue muy fornicador

Por eso se murió

Llegó al más allá

Un premio se ganó

La tierra mandar

Como pato llegó

Menudo premio

Feo y rascuato

Salió del huevo

Cual vil pato

Muy mala actitud

Muy buen estilo

Ley de los patos

Les cambió el hilo

¿Quieren una sorpresa? Trasladen el poema a binario y disfruten de la desagradable imagen.

Pd. Debido a que he tenido mucho trabajo no voy a publicar tan frecuentemente como quisiera. Vamos a recurrir a las colaboraciones de los lectores y la publicación del correo de odio hasta que podamos regresar  nuestra programación normal.

Ahora una foto:

«Pleiades large» por NASA, ESA, AURA/Caltech, Palomar ObservatoryThe science team consists of: D. Soderblom and E. Nelan (STScI), F. Benedict and B. Arthur (U. Texas), and B. Jones (Lick Obs.) - http://hubblesite.org/newscenter/archive/releases/2004/20/image/a/. Disponible bajo la licencia Dominio público vía Wikimedia Commons.
«Pleiades large» por NASA, ESA, AURA/Caltech, Palomar ObservatoryThe science team consists of: D. Soderblom and E. Nelan (STScI), F. Benedict and B. Arthur (U. Texas), and B. Jones (Lick Obs.) – http://hubblesite.org/newscenter/archive/releases/2004/20/image/a/. Disponible bajo la licencia Dominio público vía Wikimedia Commons.

Un poema antes de abandonar la galaxia

Hoy les comparto una publicación anónima, y es anónima porque el tipo que la mandó no me dejó nombre ni alias.

Klaus y Slvya están en el área común del puerto. Ella llora en los brazos de su amado, él le entregó su arma y le recito un poema.

 

Hoy puedes terminar con tu vida

También puedes acompañarme

Buscar rápido una fácil salida

Decidir que puedes amarme

 

Hoy puedes unirte a mi causa

No porque me creas o seas valiente

No porque me ames y tengas miedo

Hazlo por sabes lo que siento

 

Lo fácil es dejar todo por ti

Más me quieres en batalla

No amas a un hombre que huye

Y yo pretendo dar la talla

 

Ella le devolvió el rifle y lo besó en los labios, se había enamorado de un guerrero pero el poeta fue quien la armó de valor.

Mientras el crucero espacial se dirige a la batalla el Capitán Klaus Kostens, sonríe cuando se entera que su amada esposa Slyvia está reemplazando a su jefe de ingenieros. Ya no hay otra opción tiene que ganar la batalla, porque la mujer que el ama debe regresar sana y salva.

Envía un correo al poeta anónimo (sin insultos por favor)