Lo que comen los dioses: Poeta a la pimienta con tentáculos de Kraken

¿Eres un amante del poeta y no sabes cómo cocinarlo? En cerdo venusiano te proponemos una sencilla y sabrosa receta de poeta a la pimienta con tentáculos de Kraken, ideal para sorprender a tu pareja o servir durante una comida con amigos o familiares. Toma nota de los ingredientes y ponte manos a la obra con la receta de poeta.

Ingredientes para Poeta a la pimienta con tentáculos de Kraken

  •  1 Kilogramo de Poeta quebrado[1]
  •  2 Vasos de Lagrimas de virgen esbelta
  •  1 Taza de Vino tinto curado con sangre de inocentes
  •  1 Cucharadita de Polvo lunar
  •  1 Taza de Grasa de señora rica
  •  1 Taza de Leche
  •  1 Cucharadita de Pestaña de escorpión
  •  1 Cucharadita de Pimienta maldita
  •  1 Cucharadita de Pimienta del amor
  •  1 Pizca de Pasta de bebés
  •  1 Pizca de Sal
  •  4 Unidades de Tentáculos de kraken frescos

restaurant_dinner

Procedimiento

  1. Alista los ingredientes
  2. Lo primero que vamos a hacer es el acompañamiento del poeta. Para ello, debes pelar y cortar los tentáculos de Kraken (preferiblemente frescos), llevarlos a una olla con suficiente agua hasta cubrirlos y cocinarlos hasta que estén blandos.
  3. Ahora es el turno de la salsa de pimienta. En una olla honda adiciona las lágrimas de virgen esbelta, el orégano, la grasa de señora rica, el Vino tinto curado con sangre de inocentes, el polvo lunar, la pestaña de escorpión y la pasta de bebés. Deja conservar la salsa hasta que reduzca a la mitad y espese, de esta manera se van a concentrar los sabores de la salsa base.
  4. Una vez cocinadas los tentáculos de Kraken, retíralos del agua, añade la leche y una cucharada de grasa de señora rica.
  5. Con una prensa puré aplasta los tentáculos de kraken frescos y añade sal y pimienta maldita al gusto. Deberás obtener un puré de tentáculos de Kraken que también puedes hacer con un tenedor, si no tienes prensa puré.
  6. Lleva una sartén a fuego medio y añade un chorrito de aceite bronceador de superestrella, agrega el poeta en cuadros medianos con sal, pimienta maldita y un poquito de pasta de bebés para dar un poco de sabor a la receta. Saltea hasta obtener el punto de cocción deseado.
  7. Lo ideal es que el puré quede cremoso, tal y como se observa en la fotografía que no me dejaron publicar por ser muy obscena.
  8. Retoma la olla en la que tienes la salsa base y añade las pimientas cuando la preparación esté bien espesa. Deja conservar la salsa de pimienta durante cinco minutos más a fuego lento.
  9. Sirve el poeta a la pimienta acompañado con el puré de tentáculos de Kraken. Verás que la combinación de la salsa de la carne, con un toque picante, con la textura cremosa del puré es realmente exquisita. Si lo prefieres, puedes sustituir el puré de tentáculos de kraken por arroz blanco o verduras salteadas.
  10. No olvides ver mis otras recetas.

[1] Si tu poeta utiliza pantalones holgados y presenta sus rimas en rap, te estafaron.

Deidades Binarias IV

La luz del sol acaricia las paredes con rayos dorados que entintan la capa de agua que cubre la ciudad, les da vida a los grises edificios antaño unidades habitacionales, ahora cascarones vacíos que se entibian lentamente durante algunos minutos antes de caer al abandono cual colmenas fosilizadas, la luz deja ver el polvo que se acumula en los centenares de espacios que alguna vez fueron considerados departamentos. Antes eran hogares, ahora son solo ruinas en una ciudad sin piedad.

La gripa neoyorquina se llevó a gran parte de los habitantes de estos edificios, gente demasiado pobre como para pagar tratamiento y lo suficientemente junta como para contagiarse rápidamente. Protección civil dice que sólo uno de cada veintiocho departamentos está habitado por alguien, el buró fiscal dice que son uno por cada  trescientos. El resto son Okupas. Cuando los habitantes “reales” mueran o sus deudas los manden a los asteroides el edificio será demolido, el estado los compra a precios ridículos para crear reservas de vida silvestre, complejos privados de lujo o algún solar sin valor. La verdadera causa de destruir todo esto es evitar que la gente tenga donde vivir gratis o barato.

Desde el edificio de enfrente Elisai miraba la ventana mientras acariciaba la cadena, detrás de él una deformidad mecánica vibraba indiferentemente.

—La deseas.— El ruido mecánico que simulaba una voz sacó al adolecente de su ensueño.—La viste sufrir, la viste humillada y la viste derrotada. Aún así la deseas.—

Elisai hizo un esfuerzo para ignorar a la maquina, en el departamento de arriba el viejo se pudría, había arreglado todo para su muerte, excepto por el detalle menor funeral, la encantaría deshacerse del cadáver pútrido, pero la cadena solo llegaba hasta la puerta y el eslabón pasaba a través de su fémur. Estaba encadenado a tres toneladas de piezas electrónicas que lo cuestionaban abiertamente sobre sus intereses sexuales.

—Puedo dártela, muchos de mis profetas han sido recompensados con placeres carnales. Yo también he visto el programa de concursos, quince mujeres compiten en el diariamente, puedes tenerlas a todas.— Sofía apareció en el monitor que Mar-EK utilizaba como cara. —¿Alguna vez has pensado en lo que es tener poder? ¿Poder hacer algo? ¿Lo que sea?—

Elisai vio la cadena atornillada a su rodilla. La herida ya estaba infectada, la maquina le explicó que todos los profetas eran encadenados al libro sagrado, ahora el libro era una maraña de piezas electrónicas, Mar-EK le ofrecía curar la herida… a cambio de que el joven hiciera sus votos de profeta.

—¿Poder como para no ir a las minas de asteroides?— Desde la ventana se veía la línea de vapor blanco que dejó el transbordador de esta semana, en la tele anunciaron que después de una racha de veintiún accidentes; el transbordador había superado la fase más peligrosa y se dirigía sin contratiempos al cinturón de asteroides.

Mientras tanto Sofía buscaba en un túmulo de ropa vieja, el canal quería de vuelta el bikini y su ropa junto con la de otras catorce chicas y otras prendas abandonadas por las suertudas, estaba revuelta en el piso.

Se estaba poniendo un uniforme del servicio de S.A. que alguien con mejor suerte había abandonado hacia tiempo, cuando llegó el trajeado para la firma del departamento. Su subconsciente le dijo:

—Vino a presionarte para que te endeudes, si no compras: derriban el edificio hoy, si compras: lo hacen el mes que viene con tu trasero en cohete…—

Pero no era el contrato de un apartamento, era un bloque de edificios completo, se compraron al contado y a su nombre…

Deidades Binarias (parte I)

Sergio abrió el buzón aunque el edificio estaba abandonado el mantenía el registro de por lo menos cuatro personas habitando. Hacía años que la ciudad estaba semivacía, la mayoría de los habitantes abordó  las naves rumbo al cinturón de asteroides, las estadísticas más optimistas aseguran que un 25% de los pasajeros sobrevive, aún así miles de personas solicitan su ticket con la esperanza de una vida mejor y el perdón de sus deudas.

—El correo de este mes dice que tengo pre-aprobado un préstamo por 5000 dólares, fabricar esta publicidad les cuesta $3000.— El hombre hablaba al vacio, le deprimía saber que algún pobre diablo aceptaría la limosna que ofrecía la tarjeta digital terminaría pagando con creces toda la publicidad. —Costo anual total del 72,403% la más baja del mercado…— Susurro Sergio.

Desarmador en mano desmanteló los cuatro folletos publicitarios y retiró los componentes electrónicos, pronto terminaría la biblioteca y podría abandonar este mundo tranquilo. —Solo me falta el bibliotecario, no importa que no sepa de libros, o que no quiera hacerlo, ya casi he transcrito todos los textos sagrados a digital y cuando el señor de la noche se haya actualizado podremos enviarlo incluso a las colonias del cinturón de asteroides—

Cuatro cuadras más abajo el joven Elisai recién cumplía los dieciocho, le acababa de llegar su confirmación de mayoría de edad junto con la primera publicidad del banco, $3800 dólares para su juerga de cumpleaños y luego por el ticket a las minas del cinturón.

Comida abandonada

Hay un dios. Hay un Dios para todo y para todos. Algunos como el señor del viento son grandes y poderosos. El alma del invierno es temido y respetado. El creador es venerado y obedecido. Pero también hay altísimos pequeños. Dioses con “d” minúscula. Entidades que cuidan de aspectos más cotidianos  y sencillos que hacen la vida mas fácil. Señores de las agujas y las bocinas, musas de la programación y sirenas de las ambulancias. Todos ellos apelotonados en la mitología del subconsciente humano.

Esta es la historia de una Deidad que toma los sacrificios en lugar de exigirlos.

Llegas en la noche después de bailar durante horas en una boda ajena. Es domingo en la noche y no recuerdas la última vez que compraste comida, ingredientes o alcohol. Abres el refrigerador para encontrar algún elixir que te devuelva humanidad y lo que encuentras es una bolsa de arroz y una botella de aderezo mil islas.

El arroz crudo no se guarda en el refrigerador esa botella de acompañamiento para ensaladas la compraste en diciembre del año pasado para la fiesta de navidad de la oficina. (En la cual solo sirvieron lechuga, alfalfa y cebolla morada).

Es el Dios de la comida abandonada tratando de hacerte recapacitar. Ha sacado el arroz y la vinagreta del fondo de la alacena para decirte que has ignorado esos alimentos durante casi un año.  Si fuera lo suficientemente poderoso, le llevaría tu condimento para ensalada a u niño hambriento del noroeste de Asia, pero está limitado por tu falta de fe.

Trata de hacerte mejor persona. Que compres la despensa con anticipación y no dejes la comida podrirse en tu alacena.

Lástima que nadie le dedique un rezo.

Maldad Italiana

Esclavos a los tres quesos

DIficultad: Facíl

Tiempo de preparación: 45 minutos

Ingredientes:

  • Queso
  • 2 Sirvientes
  • Media Cebolla
  • Queso
  • 3 pechugas de pollo
  • Harina
  • 2 huevos
  • 1 Lata Atún
  • Queso
  • 3 Tomates

Procedimiento

  1. Ponga a sus sirvientes a improvisar cualquier alimento que implique los ingredientes anteriores.
  2. Cada  vez  que alguien utiliza un # en una conversación en la vida real. Un niño es se cae de la bicicleta.
  3. Cada vez que aparece un # en un anuncio de televisión. Una niña es decide que no quiere estudiar una carrera..

Ayuden a hacer del mundo un lugar mejor. Usen sus hagstag responsablemente.

Tacos. Para mis amigos que creen que Taco Bell es comida mexicana.
Tacos. Para mis amigos que creen que Taco Bell es comida mexicana.

Usted puede cambiar los ingredientes a su gusto y necesidad. AL fin y al cabo usted no va a cocinar.

Tostadoras cósmicas. En lo que comen los dioses.

Pan con universo.

Tiempo: 30 minutos

Dificultad: Fácil

Desayuno de campeones.
Desayuno de campeones.

Ingredientes:

  • Un universo
  • Pan de caja (blanco)
  • 110 gramos de grasa de leche
  • Una tostadora

Procedimiento:

  1. Tome un universo y comprímalo. Exprímalo hasta que se agote toda su entropía.
  2. Después agítelo con grasa de leche, es necesario realizar esta operación hasta que el universo tenga la textura de mantequilla.
  3. En una rebanada de pan, unte su mantequilla de universo y coloque el pan en la tostadora. (En caso de no tener el electrodoméstico utilice una sartén previamente calentada)
  4. Una vez que su universo halla quedado frito; sírvalo en un plato decorado con rebanadas de naranja, kiwi y los sueños esperanzados de un escritor joven.

Esta receta es recomendable como desayuno ligero para dioses primigenios y entes cuánticos. No es recomendable para personas aquejadas de diabetes.