Diez cosas que creías que son satánicas pero no lo son

Diez cosas que creías que son satánicas pero no lo son.

Las religiones monoteístas tienen la muy oportuna característica de asignar cualidades malignas a todo lo que no las incluya, eso facilita a los creyentes llevar una vida de completa santidad discriminando y rechazando cualquier cosa que no beneficie a los líderes del culto, pero resulta que hay muchas cositas que nos hicieron creer que son satánicas y no lo son.

A continuación una pequeña recopilación.

  1. Las películas extranjeras. Si… Ya sé lo que te platicaron sobre Cincuenta Sombras, Noé, Amélie y Kung-Fu panda, pero no es necesario escandalizarse, notarás que en las películas extranjeras hay más que inexactitud bíblica, libertinaje y animales parlantes.
  2. El inconformismo político. El reinado por derecho divino es un invento de (redoble de tambores) los reyes, descubrirás que más de un honorable personaje bíblico mató al rey en turno. Si el presidente, primer ministro o gran líder están por decretó celestial, no te preocupes, nuestro inconformismo solo es parte del plan divino.
  3. Las películas de terror y espectáculos similares. Amigos del alma, el mensaje de las películas de terror que implican satanismo es muy claro: Jugar con el diablo hace que le sucedan cosas horribles a la gente. (Creo que el mensaje es a favor de tu equipo.) Las demás películas no tienen relación al respecto. Así que podemos dejarlo por la paz.
  4. El Metal. El rock pesado tiene esa facha satanista para vender más discos, si realmente adoraran a Belcebú utilizarían trajes de cinco piezas, zapatos de piel de carnero y trabajarían de 09:00 a 15:00 en la bolsa de valores. ¿Quién haría pactos con el diablo para pasar 130 horas semanales en carretera con otros cinco músicos?
  5. El calentamiento global. Negar el calentamiento global porque “Dios controla el clima” es como negar la existencia de crímenes porque la policía los prohibió, el calentamiento global no solo pone en riesgo el equilibrio ecológico de nuestro planeta, también apeligra los viñedos internacionales comprometiendo directamente el acto de comulgar.
  6. Los tatuajes. Si las modificaciones al aspecto humano fueran una agresión diabólica también deberíamos prohibir los tintes del pelo, el maquillaje, el gel para el cabello, los rastrillos, los peluqueros, las cirugías plásticas y los arreglos dentales estéticos.
  7. Ir por la vida sin una clara indicación de tu fe. Yo sé que no te imaginas sin esa cruz en el cuello o sin ese pescadito en tu carro, pero te sorprenderá notar que no sucede absolutamente nada si decides ir por allí sin tu indicador reglamentario de tu religión. (También aplica para equipos deportivos).
  8. Las fantasías épicas. Todas esas historias de enanos, elfos, trolls y héroes con peinados perfectos a pesar de la mala higiene del siglo X fueron creados como una herramienta narrativa en la Europa occidental, están completamente desvinculados de las creencias generadas por unos pastores de Asia menor.
  9. Los chalecos. A pesar de ser considerados por muchos como la aberración deforme de una prenda anteriormente aceptable, los chalecos se limitan a ser una pieza de ropa que cumple con funciones térmicas y nada más. No hay que preocuparse.
  10. La higiene. Si vas a marchar, peregrinar, desfilar o participar en cualquier movimiento masivo por las calles de la ciudad para expresar tu fe, ten la cortesía de depositar tu basura en bote.

¿Qué más debería agregar a la lista?

Rock Vegetal

—Luz 18000K— Comentó Manuel en voz baja mientras su gafas fotosensibles se ajustaban al cruel resplandor  artificial del laboratorio .

La técnico del laboratorio de clonación se volteó en un ademan que no veía desde tercero de primaria, cuando Miss Astrid se retiraba su vista del pizarrón para impartir brutal justicia entre los niños platicones.

—Disculpe ¿dijo algo?— La técnico enrolló su lapicera en el único mechón de cabello que llevaba suelto, algo en la postura de sus brazos decía que la visita se pospondría hasta que repitiera su comentario.

—Luz a color  e intensidad de temperatura a 18000 kelvin, si no me equivoco.

—¡Oh! ¡Por supuesto! Las lámparas fueron calibradas a esa intensidad para acelerar el crecimiento de las células vegetales injertadas en los clones.

—¿Quiere decir que mi próximo baterista es mitad patata?

La técnico hizo una mueca demostrando que no apreciaba el humor o que el chiste había sido repetido hasta el cansancio, en todo caso ya no quedaban posibilidades para ligar con ella.

—El doctor Sánchez le atenderá en unos minutos, vea el catalogo de músicos mientras espera.

Allí estaban, en vitrinas mirando al vacio, vikingos rubios, inadaptados de Liverpool, invasión latinoamericana, rebeldes de San Francisco, Aventureros Texanos, los músicos experimentales en su versión europea y de la costa este.

Cada uno de ellos desnudo esperando ser activado y programado para fabricar  dinero, había dos maneras de conseguir al nuevo ídolo musical, podías organizar un realete show con una competencia cruel saturándola de chantaje emocional o podías virilizar el video de unos chicos salidos de la nada.

La parte buena de los chicos salidos  de la nada es que nadie investiga si eran clones, los hacías interpretar tu canción, los gravabas, compras un millón de visitas y el algoritmo termina el trabajo, a fin de cuentas Un millón de personas no pueden estar equivocadas.

El doctor Sanchez lo sacó de su ensueño.

—¿Ya sabe qué nombre va a tener la banda?

—Iba a dejar que ellos eligieran, pero me preocupa que mis músicos se pongan muy creativos así que tomaré un articulo al azar de la wikipedia y de allí sacaré el nombre.

—Es una idea de lo más original. ¿Quiere que les hagamos un tatuaje antes de despertarlos? Suele ser más sencillo así.

—¿Tiene algún costo extra?

El doctor Sánchez golpeó el cristal donde un joven con rasgos de marino británico crecía a la luz UV, hermosas técnicos de laboratorio cortaban el follaje excedente que crecía en su cabello y depilaban las raíces que se esmeraban a crecer en los pies.

—En la compra de más de cinco la personalización es gratis.

—Habrá que tatuarlos y perforarlos a todos excepto a mi bajista, el va a ser el niño bueno de la banda.

pexels-photo-206460
Las Groupies se venden por separado.

En el escenario Crocias langbianis exitaba al público sus canciones de mezcla experimental con rock nórdico y blues de suroeste  se mezclaban con las letras profundas diseñadas para anidar en la psique de la juventud.

Cantaban sobre no conocer sus orígenes, carecer de propósito, el anhelo de los días soleados, mujeres hermosas con batas de laboratorio y el extraño deseo de enterrarse vivo en el bosque.