Sin tiempo para morir.

Colaboración de Madre G.

Espera abrir un blog con sus relatos próximamente.

 

Mi uniforme me sigue dosificando un fuerte analgésico.

Hay una colonia de pequeños animales parecidos a cangrejos que vive en la herida de mi costado. Cada vez que reviso la herida sale pus y pequeños crustáceos.

Un chip de impulsos hace que siga marchando independientemente si estoy dormido o despierto.

Dudo que el rifle tenga más de un cuarto de cargador de municiones, aun así mis brazos se niegan a soltar el arma.

Sigo marchando sin detenerme desde hace 27 horas, y no he visto otro ser vivo.

Aun debo de capturar la base. Según el curso de capacitación que tuve hace un millón de años esta base está sola en un planeta yermo y sin más vida inteligente que aquella base y yo.

Mi nave fue derribada del otro lado del planeta y ahora mi uniforme me arrastra a una batalla pírrica.

Anhelo el descanso, pero no hay tiempo para ello.

La guerra de Tuks

El prisionero esperaba pacientemente en su celda. Ellos no mataban a sus cautivos y nosotros compartíamos la cortesía. Si bien no existían los intercambios de prisioneros teníamos el acuerdo tácito de no ejecutar a nadie.

Este prisionero en específico tenía un estatus heroico. Cuando capturamos la estación militar de Gad-18 los diversis habían evacuado a todo el equipo y personal. Solo permanecía Tuks que se había quedado en la base para evitar que una fuga de acetileno destruyera  por completo el bosque.

El sistema militar de los Tuks está diseñado con una maestría impresionante. Aunque cada soldado conoce su objetivo y cuenta con suma libertad para ejecutarlo, difícilmente puedes obtener algo de información cuando capturas uno. Los interrogatorios solo sirven para conocer información obvia, por ejemplo:

-¿Cuáles eran tus órdenes?-

-Proteger la base, hasta recibir nuevas órdenes.-

-¿A dónde iban a enviar los suministros de la base?-

-Aún no he recibido esta información.-

Un observador poco experimentado puede creer en la posibilidad de que los diversis mientan, pero en realidad se trata de un sistema que les da suma flexibilidad en la batalla y nulas fugas de información.

En el caso de Tuks la situación era un poco diferente, él es un civil en la sociedad diversi. Antes de la guerra él era un naturalista conocido. Tenía su equivalente a un programa de televisión y permaneció en la base solo para evitar un daño ecológico serio.

Dicho esto la mayoría del personal militar respetaba a Tuks de la misma manera en la que respetarías a un bombero o a un científico.

Como dicta el procedimiento lo llamé a mi oficina para interrogarlo, me había preparado para una sesión que evidenciara su doble ignorancia (la de civil y la de diversi), hasta que le pregunté:

-¿Sabes por qué estamos en guerra?-

-Nuestros auténticos enemigos son los Mesons, desde hace algunas generaciones tratan de destruir nuestra población utilizando armas biológicas. Yo mismo estoy contagiado por una especie de virus dérmico. Estas manchas negras duelen, nos hemos visto en la necesidad de invadir otros planetas solo para extraer recursos para la fabricación de medicamentos y continuar con la lucha por lo que queda de nuestros primeros mundos.-

La respuesta me impactó, según mis informes nuestra relación con los Diversi siempre había sido una guerra accidentada con periodos de paz inestables. Hoy yo conocía la causa del conflicto. Lo despedí. Si los Diversis peleaban en dos frentes era la primera inteligencia autentica que teníamos en el conflicto, una ventaja autentica en una guerra atrasada. Al parecer nadie había hecho está pregunta a un diversi.

-Me has sido de mucha ayuda Tuks. ¿Quieres un poco de naranja? Es una fruta endémica de la tierra. No creo que haya un equivalente diversi a esta fruta, pero no sería la primera vez que compartimos alimentos.-

-Muchas gracias capitán, no hay mejor investigación que la culinaria.-

A los días de aquella parca entrevista me disponía a enviar un informe más detallado sobre mi situación en la base y mi pequeño descubrimiento cuando mis hombres me informaron que Tuks quería hablar conmigo.

-¡Capitán! Usted puede detener la guerra ahora mismo.-

-¿De qué demonios hablas? ¿Sabes algo que nos estás escondiendo?-

-No ustedes lo escondían.-

-Si hablas de un traidor, más te vale desembuchar o vas a ser el primer Diversi torturado en esta guerra.-

-La naranja capitán, sus jugos contienen alguna clase de ácido orgánico.-

-¿Y qué con eso?-

-las bacterias meson necesitan un pH alcalino para sobrevivir y nosotros necesitamos hidratos de carbono para curar las heridas. ¡Es perfecto!-

En algún momento Tuks se paró sobre mi escritorio para hacer énfasis, no me había dado cuenta.

-Tuks, bájate de mi escritorio y dime que pretendes.-

-Necesitamos naranjas, toneladas de esas frutas ¿Existen otras con características similares? ¡Puede negociarse la paz! si tenemos una cura inmediata para sus armas biológicas los meson estarán completamente vulnerables.-

Me agradaba Tuks. Pero era necesario evitar que hablara, si la guerra se detiene el presupuesto se acaba, los chicos regresan a sus casas para vender autos o trabajar en las fábricas de sus padres. La guerra debía continuar indefinidamente.

Ordené a un cabo llevar al prisionero a un puerto neutral y que le dejara claro a Tuks que las naranjas son un bien invaluable de la humanidad y que la única manera de obtenerlas es comprarlas a precios exorbitantes o arrancarlas de nuestras muertas manos.

Me odio tanto por esa decisión. El cabo desertó y junto con el naturalista negoció la paz entre humanos y diversis, ahora es el héroe de la tierra y un megamillonario.

¡Su maldita familia cultivaba limones! Y ahora tienen la exclusividad en la venta de cítricos a los diversis. Mientras tanto, yo espero en esta oficina a mi superior.

«Orange and cross section». Disponible bajo la licencia GFDL 1.2 vía Wikimedia Commons.
«Orange and cross section». Disponible bajo la licencia GFDL 1.2 vía Wikimedia Commons.

-¡Capitán!-

El jefe de estado me mira con su carcteristico desprecio.

-Sus instrucciones son las siguientes: Llevara su contingente de tropas a al cuadrante Diar Beta III para apoyar a los ejércitos diversis.-

La mitad de los mundos donde los mesons sean expulsados serán propiedad de los humanos.

La guerra continúa.

Jaulas de luz

El expositor terminó su discurso con las siguientes palabras:

-A pesar de todo su potencial están atrapados en una jaula de luz, envían sondas al espacio profundo con la intención de aprender un poco más sobre todo aquello que los rodea, pero no pueden abandonar su planeta por mucho tiempo.

¿No los hace eso merecedores de nuestro apoyo?

Aprendieron a utilizar la energía química a su favor, cuando no fue suficiente aprendieron a controlar la energía atómica. Cuando fueron conscientes de la inviabilidad de las otras formas de energía aprendieron a utilizar su propia jaula de luz como fuente de energía.

¿Acaso no son dignos de nuestra admiración?

No son culpables de los caminos tomados por la evolución, sus cadenas tróficas y su salud mental dependen de la energía proporcionada por esa estrella G5, aun así invierten recursos en colocar científicos fuera de su planeta con la intención de encontrar una manera de abandonar su cuna.

¿Niegan que son inteligentes?

Yo por eso los exhorto el día de hoy a que ofrezcamos nuestra amistad y tecnología a estos seres que respiran oxígeno. Es cierto que aún son propensos a la guerra pero una vez que entiendan que hay cientos de mundos por explorar y conquistar ¿qué valor tendrán las fiestas bélicas para ellos? Liberémoslos de su jaula de luz y veamos cuales son las auténticas capacidades de estos seres.

No olvidemos que también la humanidad tiene su origen en una jaula de luz-.

Y el público aplaudió.

Estrella clase G similar a nuestro sol pero mucho mas joven
Estrella clase G similar a nuestro sol pero mucho mas joven y peligrosa

El CIRE identifica nave perdida hace seis mil años

Expertos afirman que la nave estaba condenada desde el principio. 

Nueva California Agosto 18 del 1642 D.T.

La comisión internacional de regulación espacial (CIRE) ha identificado la nave y empieza una investigación formal para buscar a los responsables.
La nave encontrada el mes pasado por un grupo de arqueólogos y xenobiologos en el planeta P125-235-S ha sido identificada como una de las naves generacionales extraviadas durante la segunda migración.
El vehículo fue identificado como “Las llagas de Cristo” una de las 4 naves con las que se perdió el contacto en el año 4358 A.T.

Un poco de historia.
Las naves generacionales fueron parte del primer proyecto de colonización masiva de otros planetas. Las naves que viajaban a velocidades cercanas a la velocidad de la luz se trasladarían durante periodos de doscientos a trecientos años hasta llegar a su destino. Debido al tiempo del viaje serían los descendientes de los tripulantes quienes colonizarían, el planeta o satélite al aterrizar.

La reapertura del caso.
La compañía EconoTravel Co. Fue demandada a los 10 años del lanzamiento de sus 4 naves después de que un empleado denunciara que las condiciones en las que la tripulación de la nave fue forzada a viajar.
El reporte incluye:
• Las personas que ganaron un viaje gratis por medio de los sorteos de la compañía fueron almacenadas en contenedores para ganado congelado.
• Las naves no contaban con personal médico capacitado
• El almacén de suministros de Aire, agua y alimento fue reducido para instalar habitaciones de lujo en la nave.
• Las instalaciones para familias, no incluían infraestructura para crianza y educación de niños.
• Para garantizar que los solteros en la tripulación cumplieran con la proporción 50-50 entre hombres y mujeres se obsequiaron boletos a personas infectadas con enfermedades venéreas.
• La tripulación no contaba con personal capacitado para hacer reparaciones en la nave.
• Se le negó boleto a cuatro personas por motivos racistas
El descubrimiento de la nave permite que el CIRE abra nuevamente un caso que se había estancado por miles de años.
Actualmente el equipo de arqueólogos reporta que no hay evidencia de actividad humana en el planeta.

El dispositivo del doctor H.

Titulo original: Dr. Hestangelov o como aprendí a dejar de preocuparme y empecé a amar al dispositivo

1

Después de años de trabajar en el arma definitiva, el doctor H dispuso todo para ofrecerla sus potencias galácticas favoritas, las cuales se vieron muy interesadas y no tardaron en solicitar una muestra del nuevo artefacto.

El problema de un arma definitiva, es que no es de producción barata, así que para hacer una demostración primero hay que confirmar la compra o pagar un adelanto.

Cuando la mancomunidad de las naciones se negó a pagar, el doctor H contactó a los Estados Unidos Espaciales los cuales tienen una política de nunca pagar por demostraciones. La alianza de planetas latinoamericanos rechazo su oferta y la Liga Galáctica Árabe no se dignó a contestar sus llamadas.

Agotadas las potencias humanas el doctor empezó a contactar a los enemigos de los humanos; los Jovianos consideraron que la oferta del doctor era una trampa, los Hijos de Oor exigieron un cargamento gratuito, El enjambre estaba dispuesto a pagar la demostración siempre cuando consistiera en exterminar alguna colonia humana y los sirular ignoraron su oferta.

El doctor H había trabajado los últimos veinticinco años de su vida en su dispositivo, dispositivo que no podía otorgar a ninguna civilización por que los burócratas que las supervisaban no querían gastar la exorbitante suma de veinte billones de créditos.

La decepción llego a la vida del doctor  y esta trajo consigo a la muerte. Hoy en día en un satélite desértico que viaja alrededor de una estrella binaria hay un dispositivo abandonado que tiene la capacidad de destruir civilizaciones.

2

Un servidor y mi buen amigo X21-8915 estábamos buscando  naves generacionales abandonadas y colonias fallidas para nuestro negocio cuando encontramos el satélite.

Generalmente ignoramos las locaciones abandonadas en satélites ya que realmente no podemos obtener mucho botín en esas rocas. El único motivo por el que nos decidimos a explorar fue porque los sensores detectaron una nave estacionada en la pequeña locación.

La nave efectivamente estaba en aquella instalación y a pesar de tener mucho tiempo abandonada todavía era operable. X21-8915 es un N.E.R.D. (Neohumano Especializado en Recuperación Digital) y como tal entró a las instalaciones del satélite a investigar qué fue lo que le sucedió a los habitantes del lugar.

El laboratorio (X21 tardó como 5 minutos en descubrir que era el lugar) estaba casi intacto; Los equipos de cómputo, los almacenes de armas y suministros, las herramientas y el equipo del laboratorio.

Solo encontramos un esqueleto al parecer pertenecía al dueño del laboratorio, un tal Doctor Hestangelov el cual estaba trabajando en una especie de arma definitiva sumamente costosa la cual también recuperamos y al parecer sigue siendo funcional.

3

La mirilla del arma estaba apuntando al planeta Esperanza.

El saqueador y el N.E.R.D. habían cometido el error de presentarse a las oficinas con el artefacto en las manos, una vez que su historia fue confirmada los ejecutamos y preparamos todo para la primera prueba.

Activamos el arma pero nada sucedió, los monitores del dispositivo indicaban un éxito en la aniquilación planetaria pero nada ocurrió.

4

La gente cree que los N.E.R.D.s somos seres sin moral ni amor propio que existimos solamente para el servicio de aquellos que llevan vidas interesantes.

Una vez que entendí cómo funciona el dispositivo lo he modificado para que solo funcione con una orden mía. Si alguien dispara el arma sin mi autorización el dispositivo retrasara su activación hasta que se encuentre en un área donde los daños sean mínimos (menos de 100 personas) después se autodestruirá.

Un dispositivo que asesina a toda la vida inteligente de un planeta sin dañar infraestructura no debe existir.

Es demasiado rentable.

Un poema antes de abandonar la galaxia

Hoy les comparto una publicación anónima, y es anónima porque el tipo que la mandó no me dejó nombre ni alias.

Klaus y Slvya están en el área común del puerto. Ella llora en los brazos de su amado, él le entregó su arma y le recito un poema.

 

Hoy puedes terminar con tu vida

También puedes acompañarme

Buscar rápido una fácil salida

Decidir que puedes amarme

 

Hoy puedes unirte a mi causa

No porque me creas o seas valiente

No porque me ames y tengas miedo

Hazlo por sabes lo que siento

 

Lo fácil es dejar todo por ti

Más me quieres en batalla

No amas a un hombre que huye

Y yo pretendo dar la talla

 

Ella le devolvió el rifle y lo besó en los labios, se había enamorado de un guerrero pero el poeta fue quien la armó de valor.

Mientras el crucero espacial se dirige a la batalla el Capitán Klaus Kostens, sonríe cuando se entera que su amada esposa Slyvia está reemplazando a su jefe de ingenieros. Ya no hay otra opción tiene que ganar la batalla, porque la mujer que el ama debe regresar sana y salva.

Envía un correo al poeta anónimo (sin insultos por favor)