La línea

Los mineros lo llaman la línea, oficialmente se denomina límite de protección ecológica a áreas protegidas, esta frontera entre la jungla del suroeste de México y el terreno de explotación minera marca una drástica diferencia entre lo que existía y lo que controlamos.

Línea es una palabra jodidamente buena.

Compré la camioneta con efectivo en medio de la ciudad, solo hay cincuenta kilómetros entre la agencia de usados y la línea pero mi vehículo está comenzando a fallar.

—Es una nissan 2004 color verde esmeralda.

Ese fue todo el argumento del vendedor, le doy puntos por su honestidad.

El muro de vegetación que se acaba de manera abrupta donde la operación minera tiene permitido extraer da la impresión de ser una jaula. Enjaulado en la selva. ¿Enjaulamos la mina o a algo diferente?

Un tractocamion se bambolea fuera de la perforación, sus ruedas miden el doble de mi altura y cuenta con varias torretas con bocinas informando de su paso a todos los presentes, es una precaución vana pues el zumbido de la jungla opaca cualquier alerta sonora y el sol empalidece las torretas luminosas.

Algunos hombres hablan de detener los camiones hasta que les paguen sus horas extra, por el tono de sus compañeros podemos adivinar que esos camiones seguirán trabajando. Detrás de ellos viene el hombre que me contrató, por su camisa azul cielo y casco amarillo reluciente puedo adivinar que a pesar de ser una especie de gerente no pasa mucho tiempo en la mina.

—Qué bueno que ya llegó, el licenciado Reynosa me había dicho que usted estaba en Durango. —El hombre discretamente evita el apretón de manos, tal vez es supersticioso o simplemente no está acostumbrado a tratar con gente de fuera de su jaula. —¿Ya le explicaron los procedimientos de seguridad? —

—Sí, Reynosa le dio mi número así que debo preguntar: ¿Cuántos han muerto ya?

—Tres.  — Al decirlo desvió la mirada, no es un cretino completo.

La mina sigue trabajando en las áreas seguras, la gente actúa intentando dar la impresión de que no pasa nada, pero después de avanzar hacia el accidente encuentras la línea.

Es una frontera igual de imaginaria cómo la que separa la jungla de la mina, pero en lugar de muro de vegetación aquí el color de las cavernas presenta un brillo ultravioleta, tres conos de plástico naranja y un letrero de cartón fingen ser el motivo del abandono.

Yacimiento infructífero.

Treinta y cinco mineros han entrado y treinta y cinco padecieron de esquizofrenia. Los tres que fotografiaron el ídolo se han suicidado.

Cruzaron la línea entre lo que existía y lo que controlamos.

—Podemos sacar la estatuilla y llevarla a un lugar donde pueda ser destruida de manera segura.

—¿Podemos?

—Es una señal electromagnética. Un casco recubierto de cobre evitará la señal y una caja aislada con plomo servirá para trasladar el tótem fuera de la mina.

El gerente asiente y toma nota, no es un mal hombre después de todo.

A mí solamente me faltan seis ídolos y podré controlar lo que existía.

Anuncios

El queso maldito.

La gitana manchó con tinta la pata del gato, tomó una impresión de su huella y la arrojó al fuego. Miró con atención las llamas, el humo formado, el aroma y las cenizas, la gatomancía era una ciencia compleja pero muy precisa, allí estaba: Un producto lácteo, hongos, agujeros y … ¿cera?

Ahora todo tenía sentido, rascó algunas escamas de su brazo, la maldición reptiliana era canalizada a través de un queso, algo muy ingenioso, para canalizar maldiciones era necesario algo lleno de vida: una jaula con su canario, un rey de las ratas o una granja de hormigas, pero ¿qué tenía más vida que un queso viejo?

¿Dónde ocultas un queso viejo? No puede estar muy lejos, el canalizador maldito debe de estar a menos de treinta metros de la casa de la víctima, de otra manera la transformación no sería tan rápida, sus piernas escamosas comenzaban a encogerse y una cola de cocodrilo comenzaba a asomar de su trasero.

No había tiempo para buscar a otro gato moteado, tendría que buscar el queso por los métodos tradicionales, ¿Por qué no la habrían aplicado la maldición del ratón? Sería más fácil encontrar un queso con una nariz especializada.

La gitana reptó por la cocina de la casa, sus piernas y brazos ahora eran incapaces de una posición erguida la cola arrastraba por el azulejo, el gato seseaba mientras guardaba su distancia, poco faltaba para olvidar su pasado cómo mujer.

La inspiración llegó en el último segundo, solo había un lugar capaz de detener el aroma a queso podrido, sus patas escamosas abrieron la puerta del refrigerador, no había manera de aplicar una contra-maldición.

Efecto: Madre de Mandela

El objetivo del procedimiento era sencillo: Prevenir efectos secundarios cómo el de Altalandia, si uno de los reclutadores hubiera sabido que aquella quinceañera pecosa iba a ser la madre biológica del Rey “Conquistador” Jorge probablemente hubiera dejado la aldea tranquila, pero era el año 400 después de Cristo y cuatro chozas frente a un rio no coincidían con el dato historico.

Eran gajes del oficio, legalmente no puedes obligar a una ciudadana para atender tu burdel, pero las aldeanas de Europa oriental que vivieron hace dos mil años carecen de dichos derechos.

El procedimiento siempre falla, una de las primeras consecuencias de nuestros trabajos en la Escocia precristiana salvó la vida a Nelson Mandela, y un pedido de chicas asiáticas evitó que el ejército de liberación rojo anexara Sudamérica a la China comunista.

No importa cuánto investiguemos antes de hacer nuestros reclutamientos forzosos, siempre alguna consecuencia, a veces el mundo cambia para mejor, a veces eliminas la paz mundial, cuando alguien nos quiere regularizar lo compramos o evitamos su concepción, no somos los malos, simplemente abastecemos un servicio económico sin afectar los derechos de las ciudadanas.

Los becarios llamaron al procedimiento el efecto madre de Mandela, dejó de ser gracioso cuando el hombre en vez de ser futbolista fue presidente de Sudafrica, aun así no sabemos si el mundo mejoró.

Pero hoy… Hoy el inventor de la máquina jamás nació.

Diez cosas que creías que son satánicas pero no lo son

Diez cosas que creías que son satánicas pero no lo son.

Las religiones monoteístas tienen la muy oportuna característica de asignar cualidades malignas a todo lo que no las incluya, eso facilita a los creyentes llevar una vida de completa santidad discriminando y rechazando cualquier cosa que no beneficie a los líderes del culto, pero resulta que hay muchas cositas que nos hicieron creer que son satánicas y no lo son.

A continuación una pequeña recopilación.

  1. Las películas extranjeras. Si… Ya sé lo que te platicaron sobre Cincuenta Sombras, Noé, Amélie y Kung-Fu panda, pero no es necesario escandalizarse, notarás que en las películas extranjeras hay más que inexactitud bíblica, libertinaje y animales parlantes.
  2. El inconformismo político. El reinado por derecho divino es un invento de (redoble de tambores) los reyes, descubrirás que más de un honorable personaje bíblico mató al rey en turno. Si el presidente, primer ministro o gran líder están por decretó celestial, no te preocupes, nuestro inconformismo solo es parte del plan divino.
  3. Las películas de terror y espectáculos similares. Amigos del alma, el mensaje de las películas de terror que implican satanismo es muy claro: Jugar con el diablo hace que le sucedan cosas horribles a la gente. (Creo que el mensaje es a favor de tu equipo.) Las demás películas no tienen relación al respecto. Así que podemos dejarlo por la paz.
  4. El Metal. El rock pesado tiene esa facha satanista para vender más discos, si realmente adoraran a Belcebú utilizarían trajes de cinco piezas, zapatos de piel de carnero y trabajarían de 09:00 a 15:00 en la bolsa de valores. ¿Quién haría pactos con el diablo para pasar 130 horas semanales en carretera con otros cinco músicos?
  5. El calentamiento global. Negar el calentamiento global porque “Dios controla el clima” es como negar la existencia de crímenes porque la policía los prohibió, el calentamiento global no solo pone en riesgo el equilibrio ecológico de nuestro planeta, también apeligra los viñedos internacionales comprometiendo directamente el acto de comulgar.
  6. Los tatuajes. Si las modificaciones al aspecto humano fueran una agresión diabólica también deberíamos prohibir los tintes del pelo, el maquillaje, el gel para el cabello, los rastrillos, los peluqueros, las cirugías plásticas y los arreglos dentales estéticos.
  7. Ir por la vida sin una clara indicación de tu fe. Yo sé que no te imaginas sin esa cruz en el cuello o sin ese pescadito en tu carro, pero te sorprenderá notar que no sucede absolutamente nada si decides ir por allí sin tu indicador reglamentario de tu religión. (También aplica para equipos deportivos).
  8. Las fantasías épicas. Todas esas historias de enanos, elfos, trolls y héroes con peinados perfectos a pesar de la mala higiene del siglo X fueron creados como una herramienta narrativa en la Europa occidental, están completamente desvinculados de las creencias generadas por unos pastores de Asia menor.
  9. Los chalecos. A pesar de ser considerados por muchos como la aberración deforme de una prenda anteriormente aceptable, los chalecos se limitan a ser una pieza de ropa que cumple con funciones térmicas y nada más. No hay que preocuparse.
  10. La higiene. Si vas a marchar, peregrinar, desfilar o participar en cualquier movimiento masivo por las calles de la ciudad para expresar tu fe, ten la cortesía de depositar tu basura en bote.

¿Qué más debería agregar a la lista?

Todos los cráneos del presidente.

La primera vez que lo vi, sucedió enfrente de una gasolinera, al principio pensé qué se trataba de una exageración de campaña, pero al día dos desde la toma de protesta pude observar los cuerpos mientras eran arrastrados por un camión de trasporte público.

Los troncos inertes estaban amarrados de los tobillos a la defensa trasera del autobús, hacía tiempo qué el polvo se había acumulado en la herida del cuello generando una costra marrón donde deberían estar las cabezas. Apenas ayer habían comenzado las protestas por los resultados electorales y el sindicato de trasportistas fue el primero en reclamar. Fue una cosa horrible pero no la peor.

A su segundo año de gobierno mi esposa me comentó como si se tratara de un chisme del espectáculo:

—¿Sabes? Dicen qué van a hacer una expansión a su habitación, colocarán una cúpula de cuatro metros de altura con nichos para colocarlos.— Clarisa se levantó y revisó detrás de la puerta, buscar intrusos en la casa se había vuelto una costumbre rutinaria, lo hacía casi sin pensar.

—¿Quién te dijo tremenda idiotez?— Pregunté en un tono sobre-actuado por sí alguien estaba escuchando mi conversación matutina.

—Fue mi hermana, Leticia, su marido es ingeniero civil y está encargado de la obra.— Me dijo mientras verificaba que no hubiera objetos sospechosos instalados en nuestra ventana.

—Tendré qué hacerle una visita a mi cuñado. —Dije mientras me servía cereal y verificaba qué no hubiera nada en la caja ni la alacena.

—No pensarás en denunciarlo ¿Verdad?

—El no ha hecho nada ilegal, el presidente dijo qué lo haría, y es normal sentirse orgulloso de una obra de dicha envergadura.— Dije desde debajo de la mesa, tomé un enorme cuchillo de cocina, lo oculté en mi sudadera y salí a mi trabajo.

Mi cuñado me dejó entrar a la obra, me prestó un casco blanco de personal financiero y un  chaleco naranja con bandas reflejantes, nadie verificó los bolsillos de mi sudadera.

—Desde qué saben qué estoy en esta obra todos vienen a pedirme qué les muestre la habitación.

—¿Y al personal de seguridad no le molesta qué traigas invitados a ver la habitación del presidente?

—¡Nah! Tienen sus métodos para prevenir atentados, además parte del proyecto es convertir el lecho presidencial en un sitio turístico.

—¿Quieres decir qué esperan que la gente pague y haga filas para ver los… tu sabes… esos?— Señalé con mi dedo.

—Pues tu mismo has venido, además hay cientos de ciudadanos qué tienen la misma curiosidad qué tu. ¡Vamos! —Dijo mientras me arrastraba al interior de la famosa habitación. —Todos deberíamos de verlo por lo menos una vez en la vida.

—Será un espectáculo morboso que raya en el propaganda política. ¿Dónde está el buen gusto? —Le dije mientras veía las puertas que se instalaban para el acceso de los turistas, la habitación del presidente sería la única abierta al público, y ya se estaban instalando bandas similares a los parques de diversiones.

—¿Buen gusto? — Mi cuñado sonrió de forma histérica. —¡Es de terrible gusto! De hecho desde su campaña demostró tener un horrible gusto, pero mira lo qué ha hecho. —Señaló un mural nacionalista justo donde se instalarían las taquillas. —El segundo país más seguro del mundo, no hay casi crímenes y los qué hay se castigan, no hay pobres en el país, todos tenemos casa propia. —En ese momento lo tomé del hombro para interrumpirlo.

—¿No te has preguntado quien vivía en tu enorme casa antes de qué la compraras a ese ridículo precio a mensualidades? —Mi cuñado se retiró la mano del hombro y gritó con gusto:

—Obviamente a algún cretino qué se lo merecía. ¡No importa! Él está haciendo su parte y nosotros la nuestra, todo es mucho mejor con él, sabes qué no es propaganda, es autentica acción, tu puedes recordarlo ¿No estamos mejor ahora?

Podía sentir como mi voluntad se desquebrajaba.

“Nuestra parte” tenía un peso increíble, comencé a sudar debajo de mi casco, ¿Realmente el presidente estaba cumpliendo con su enferma propuesta de campaña? Si mi cuñado había comprobado que él cumplía, probablemente nosotros deberíamos hacer nuestra parte aunque eso implicara unirme a “esos”

—¿Pero están realmente allí?

—¡Por supuesto qué lo están! todos allí a la vista desde su cama, todas las noches espero junto con el equipo del servicio secreto mientras verifican la seguridad del sitio, lo he visto; se acuesta en su cama debajo de ellos. —Me mostró una placa con letras de bronce sobre concreto colado. —Fue mi idea poner sus slogans en la puerta de la habitación, yo quería algo llamativo pero el dio la orden de algo discreto y directo.

—Tú haces tú parte y yo hago la mía. —Leí en voz baja.

—Es más fácil hacer nuestra parte cuando sabes qué el criminal será castigado. —Mi cuñado estaba a punto de darme acceso al interior de la habitación presidencial.

—Pero ¿Y la primera dama?— Me sentí sucio al preguntar.

—Algunas noches lo acompaña, pero tengo entendido qué nunca se queda toda la noche.

Finalmente vi la habitación: un cuarto enorme con paredes de tres metros de altura, todo recubierto de cráneos, solo dejando algunos espacios vacios a la altura del techo, la cama matrimonial estaba justo al centro y todas las cuencas vacías miraban al centro, directamente al lecho presidencial.

—Lo hizo. —Dijo mi cuñado. —En campaña juró qué se haría responsable de todas las muertes causadas en su lucha por la paz y la prosperidad. ¡Dijo qué pondría los cráneos de sus víctimas sobre su cama! —Extendió sus brazos admirando la obscena obra qué estaba ayudando a crear. —Y realmente duerme aquí.

—Muchos de ellos no merecían morir. —Me atreví a decir.

—El nunca prometió qué los castigos serían justos.

—¡Pero el todavía no era presidente cuando los manifestantes del autobús! —Mi cuñado me empujó hacia la cama. Había dos cráneos, uno en cada poste de la cabecera. Entonces lo noté:

La placa en la cabecera decía “Alborotadores”  Las cuatro paredes estaban cubiertas a diferentes alturas y en la base de los muros había pequeñas señales separando grupos de osamentas.

—¡Los cataloga! —Dije con un hilo de voz.

Mi cuñado sonrió con orgullo.

—Sí, allí están los ladrones, asesinos y criminales de poca monta, en el muro de la puerta están los negligentes, evasores de impuestos y criminales ecológicos, allá están los políticos corruptos, líderes de oposición y los conspiradores, en aquel bloque de la salida se encuentran los estafadores y criminales de cuello blanco.

—¿Y la cúpula? —Pregunté con la boca seca mientras dejaba caer el cuchillo qué escondía mi sudadera. Dos miembros del personal de seguridad se acercaban hacia mí, me pregunté qué pasaría con Clarissa cuando me ejecutaran, posiblemente consiguiera un buen empleo, todos consiguen un buen empleo en este país, aunque sus maridos sean ejecutados.

—Esa es para los inocentes. —Respondió mi cuñado.

Tiburón Zombie

Después de que el señor Jiménez detectara el fraude en el almacén de lápices C-18, la empresa decidió recompensar los años de servicio, la lealtad y la perfecta puntualidad del licenciado ascendiéndolo de Sub Contador Asistente a Jefe Regional de Control de Ventas suplente.

El meteórico ascenso del licenciado  representó suntuosos cambios en sus condiciones laborales, permitiéndole estacionar su sedán 84 en la zona techada del parking ejecutivo y asignándole el piso 258 de la torre Q como reemplazo de su cubículo en el edificio T.

Como parte de un estudio de crecimiento laboral el departamento de R.H. ha decidido entrevistar algunos de sus colegas del edificio T con la intención de evaluar sus impresiones.

Carmelita Núñez

La gente cambia cuando recibe un acenso, todas las mañanas pasaba a la recepción y me decía: ¡Hay Carmelita! ¿Cuándo me vas a dejar llevarte a cenar?, insistía en que cuando fuera importante me iba a llevar con él para no aburrirse con esos estirados y sus secretarias lambisconas de importación, pero en cuanto  se lo llevaron a la torre Q consiguió una secretaria de Bosnia.

La güera ni siquiera habla bien el español pero no pierde oportunidad para enseñarle su escote artificial a Jiménez. El otro día me envió por correo fotos de ellos montando un pez muerto, sumamente asqueroso.

Juan Montaño

Compras siempre es la burla de los demás departamentos, pero él se aseguró de hacer personal la humillación, consiguió que yo atendiera las requisiciones de la decoración de su oficina.  Todo aprobado por su superior, un contenedor de ciento cuarenta y cuatro metros cúbicos con paredes de vidrio de cuatro pulgadas de espesor, mil doscientos cincuenta litros de formol acetlileido, una tonelada de surimi  no procesado, una bomba de recirculación de dos caballos de fuerza y un motor diesel de medio caballo.

¿Cómo va a redecorar una oficina con eso?

Martha Villa

R.H. Está muy descontrolado con las agencias de subcontrtación.

La agencia de dónde sacó a esa secretaria tiene severos incumplimientos procesuales, ¿Por qué una chica con doctorado en Necroreanimación de la universidad nacional rumana buscaría un puesto de secretaria guarra para un ejecutivo de segunda?

Tomás Quínoa

Jiménez me pidió asesoría respecto a la política de animales vivos dentro de la oficina, insistió en la definición de vivo y disecado, también lo asesoré sobre la importación de marisco, le expliqué que era más barato importar “pasta de pescado no procesada” qué pescados completos, solo es cuestión de que falte el 20% del cuerpo.

Francisco Pollos

Es un tiburón Zombie. Al animal le falta el corazón así que tiene una bomba sumergible con dos cables que salen de su pecera gigante bombeando su propia sangre, la pecera tiene una mezcla de agua y formol que debe ser recirculada todos los días.

Se nota que Jiménez  es nuevo en esto de los puestos altos, la mayoría los veteranos no dejan que sus secretarias les decoren su oficina nueva. Aún así no es lo más raro que he visto en la torre Q, deberían de ver lo que hay en el piso 46 del Licenciado Rojas.

Aún así el decorado minimalista con la pescera gigante de fondo me parece de muy buen gusto.

 

Graduadas de perversas universidades en Europa  Oriental hermosas mujeres  viajan a occidente buscando métodos de financiamiento para sus antinaturales experimentos, ayudándose de agencias de empleo, sitios de citas, créditos hipotecarios, casinos en el desierto y el Hipódromo, estas piratas científicas buscan cualquier artimaña para continuar con su juego de crueldad amoral y ciencia deslumbrante.

Moscas

Héctor se las imaginaba en sus micro-tiempos libres. Blancas y diminutas las larvas eclosionando en las rodillas del oficinista.

Escribía los reportes de gastos a medio de reflejo sin siquiera ocupar su mente en ello, Liliana de compras continuaba dejando más y más reportes de gastos en el lado derecho de su escritorio formando una pila multicolor con un fondo color crema y terminando en una punta de hojas blanco azulado apenas impresas hace unos segundos.

Había dejado caer su vaso de frutas en los pantalones y había sentido como una mosca se alimentaba de un pequeña herida en su pantorrilla, prácticamente había sentido como el insecto depositaba sus huevecillos en su carne.

Pero había demasiado trabajo acumulado, llevaba semanas sin moverse de aquel escritorio, comía dormía y defecaba sin despegarse de su silla ergonómica, la pila de papeles bajaba algunos centímetros  al día minutos antes de que Liliana indiferentemente colocara otra pila de papeles.

Un día Liliana dejo de aparecer, el aroma a putrefacción generado por sus propias heces y carne descompuesta había evitado que la visitante del departamento vecino viniera a dejar sus acostumbradas pulgadas de pilas de papel.

La parte blanco azulado había desaparecido y comenzó con los reportes blancos neutro los cuales se fueron agotando después de dos días de trabajo continuo, el proveedor de fruta a domicilio le dejaba los vasos de fruta con una herramienta creada con una escoba y algunos alambres, cuando oliera mejor le cobraría, dijo.

Sintió una comenzó dolorosa cuando los huevecillos eclosionaron, pero no se atrevió a rascarse ni un momento, ya se había acostumbrado a todas las incomodidades de su trabajo, incluyendo el olor de sus propias heces, la fauna nociva generada y el dolor constante en las rodillas entumidas.

Héctor  Alejandro Álcantar  había llegado a la sección blanco marfil y nada iba a detenerlo de vaciar su bandeja de entrada y regresar a su departamento para descansar y cuidar un poco su higiene, solo era cuestión de días para llegar  a la zona amarillenta y ponerse al corriente con su labor.

Comenzó a sentir como milímetro a milímetro las larvas se movían debajo su piel en su loca carrera para transformarse en moscas en una área donde fuera posible volar, en sus siete minutos de descanso diario mientras dormía, hacia un cálculo de avances en la odisea de las larvas, que considerando los tiempos de espera; actualmente eran crisálidas.

Faltaban tres hojas para vaciar la bandeja de entrada, el charco de putrefacción de Héctor llegaba hasta los tobillos y se escuchaba de soslayo un zumbido colectivo, las moscas criadas entro de la rodilla habían llegado a medio milímetro de piel antes de salir al mundo exterior, fue allí cuando hicieron un esfuerzo colectivo para romper la ultima capa dérmica.

Salieron cual explosión purulenta dejando a su paso un orificio en su pierna de cual manó sangre negra y liquido amniótico amarillento,  Héctor trató de detener la fuga con sus manos pero sus codos habían quedado entumidos en la posición del teclado. Las moscas criadas en su interior y antropófagas en consecuencia se alimentaron del resto del licenciado y colocaron sus huevos para repetir el ciclo.

La mosca de fruta gigante cuenta con una fase singular en su ciclo reproductivo, el macho toma la forma de un humano e ignora su condición de mosca para elaborar de manera ininterrumpida algún trabajo burocrático, una mosca hembra coloca sus huevecillos en el cuerpo del macho de manera que el insecto sirva de alimento a sus propias crías.

Las compañías de seguros han aprendido a aprovechar esta especie.

La Arpía

El jefe se estaba tirando plumas.

Comenzó un miércoles del año pasado, Anita de compras acaba de desaparecer y yo arrancaba un cabello sumamente incomodo de mi nariz, el jefe pasó detrás de mí y vi caer una pequeña pluma gris sobre mi monitor, a pesar de que la oficina tiene las ventanas completamente selladas y el aire acondicionado está en funcionamiento perpetuo, achaqué la aparición al paso de algún ave extraviada por nuestra oficina.

Pero cada día comenzaron a aparecer más.

Las plumas comenzaron a incomodarme, estaban en los cajones, el garrafón de agua, las ventilas del mini-split, la copiadora y el CPU de la computadora, pero uno aprende a adaptarse a las condiciones adversas del trabajo.

Fingimos que no caen decenas de plumas cada vez que mi jefe se acomodaba el traje, ignoramos los extraños cacareos que surgían cuando las juntas se ponían tensas, cambiamos las papeleras por botes de doble tapa para depositar todas las plumas que se acumulan en el piso de la oficina.

Un día todo el ambiente se sintió extrañamente limpio, nos enfocamos tanto en ignorar las plumas, que cuando dejaron de aparecer no lo notamos. Continuamos así por un buen rato.

Al año siguiente la molestia regresó, pero exceptuando por los nuevos empleados todo el personal ya estaba habituado a lidiar con las plumas, o eso creí hasta que desapareció Lorena de sistemas, tal vez debimos sospechar algo, en los trabajos de oficina las desapariciones son comunes.

El tema de las plumas era tan tabú que nadie hiso alguna correlación entre el extraño fenómeno y algún compañero desaparecido… bueno… todos los años se va gente sin despedirse, hacemos correr algún rumor y seguimos con nuestro trabajo.

Lo extraño de Lorena es que jamás vino por sus utilidades y prefiero que sea así.

La gente dice que se peleó con Cristina de costos y no pueden verse, otros dicen que se fugó con su amante el surfista japonés y los más aventureros dicen que le estafó novecientos dólares a la empresa y huyó a Belice a vivir en una choza frente al mar.

Pero yo la vi en el comedor de empleados, no era el horario de comida pero ¿Quién iba a descubrir si me quedaba allí media hora? ¡Ojalá no hubiera hecho! Yo lo vi:

Colgando como una máscara de día de brujas fabricada en látex, la piel y el traje de mi jefe colgaban del perchero, un ave de forma antropomórfica, con el cuello alargado, plumaje gris sucio, y un pico retráctil, arrancaba pedazos de carne del cuerpo inerte de Lorena, el pájaro me vio con sus cuencas vacías y yo me disculpé antes de regresar a mi cubículo.

La arpía es una creatura mitad ave mitad humano originaria de las islas helénicas, este pájaro cuenta con ciclos reproductivos esporádicos, pico retráctil, plumajes que van del gris claro al negro y ojos cuatro veces más pequeños que sus cuencas.

Suelen decorar con huesos y materiales brillantes sus nidos, los cuales se encuentran perfectamente ordenados de la manera más simétrica posible. Se alimentan solo una vez al año y lo hacen de carne humana días antes de mudar de plumas.

Su comportamiento antisocial y gusto por el orden las hace sumamente llamativas para las operaciones burocráticas.

Hotel Fuego Resort

¿Cansado de la rutina? ¿Las vacaciones te parecen una rutina de comedia en un programa de televisión abierta? ¿Harto de la montaña y la playa?

¡Hotel Fuego Resort es para ti!

Ubicado en un basurero doméstico con su propio incendio permanente, este hotel ofrece números atractivos y entretenimientos entre los que se encuentran:

  • Arqueología de basura
  • Esquíes en pendientes de comida podrida
  • Escalada en pared de cristales rotos
  • Bronceado en el fuego de neumáticos
  • Paseo en burro por el basurero
  • Salón de baile
  • Casinos
  • Y mucho más…

Ubicado en el bloque de PET flotante del pacífico Hotel Fuego Resort lo espera a usted y a su familia para unas vacaciones inolvidables.

Ley Turquesa

Quince de diciembre del año dos mil seiscientos noventa y dos

MASXS-5687486-1351

A la población en general y las autoridades correspondientes.

C.C. Comité nacional para eliminación de contaminantes.

Edicto nacional del poder ejecutivo para ejecución inmediata.

Por el siguiente medio, tomando a consideración a todas las autoridades involucradas se ha tomado la decisión de remover permanentemente toda las herramientas propagandísticas de la administración anterior.

En una iniciativa del poder ejecutivo de la nación el día 25 de diciembre del presente año se autoriza el proyecto de desazulisación del territorio nacional, como parte de un sistema integrador que pretende cumplir con los siguientes estatutos:

  1. Disminuir la contaminación visual en las ciudades
  2. Eliminar la publicidad nociva
  3. Remover la propaganda de la administración anterior
  4. Fortalecer los lazos comunitarios del pueblo nacional

Se ha tomado la decisión unánime de eliminar el color azul de la totalidad del territorio de la federación.

Antecedentes

El color azul fue utilizado como estandarte propagandístico de la administración anterior, esta permitió la decadencia nacional facilitando la proliferación de ideas enemigas de los intereses nacionales, liberando personas non gratas en las localidades que poseían elevados índices de nacionalismo, ignorando el avance de mentalidades opuestas a las necesidades de las autoridades y negociando la seguridad del pueblo nacional. Por la tanto basándonos en la autoridad concedida por el artículo 18 de la constitución nacional patriótica se concedido el proceso de desazulisación del país.

Autoridades interesadas

  • Federales
  • Estatales
  • Municipales
  • Locales
  • Civiles
  • Clero
  • Ejercito

Procedimientos a efectuar

  1. Se facilitarán los medios para eliminar del paisaje cualquier edificación con color azul en su fachada o interiores, las autoridades municipales o estatales cuentan con la facultad de decidir si el sitio en cuestión debe de ser demolido o pintado.
  2. Todos los fabricantes dentro de la nación cuentan con treinta días naturales para eliminar cualquier stock de productos que lleven en su estructura o envoltura algún componente color azul.
  3. Todos importadores de productos dentro de la nación cuentan con treinta días naturales para eliminar cualquier stock de productos que lleven en su estructura o envoltura algún componente color azul.
  4. A partir del día de la publicación del presente estatuto la población en general está obligada a eliminar de su vestimenta cualquier artículo de color azul en su estructura.
  5. La población en general cuenta con quince días hábiles para eliminar cualquier artículo personal de color azul en sus domicilios o propiedades.
  6. La industria cuenta con veinticinco días hábiles para eliminar cualquier herramienta o equipamiento de color azul, esto aplica solamente en el territorio nacional, el color de las herramientas u equipos localizados fuera de los límites territoriales puede pertenecer al color de su preferencia.
  7. La industria nacional queda con la obligación de detener la fabricación de cualquier pigmento color azul.
  8. A partir de una semana de la publicación del presente edicto se rociará diariamente el la atmósfera con cloruro de potasio en estado gaseoso. Verificar norma NAM-STPN-9700-2578
  9. Las autoridades involucradas cuentan con facultad para imponer nuevos regalmentos que faciliten la desazulisación del territorio.

Referencias

  • Artículo 18 de la constitución nacional patriótica.
  • NAM-STPN-9700-2578 (Procedimiento para la elaboración del cloruro de potasio en gas.)
  • Ley nacional para efectuación de tortura.