La cicatriz en la muñeca

Aquella mañana me levanté con una cicatriz en la muñeca izquierda, tenía la forma de una estrella de 9 puntas con una serpiente en el centro, sabía que estaba siendo seleccionado para algo más importante que yo mismo.

Pasaron tres meses antes de que encontrara en mi refrigerador, pegado un imán un pequeño papel que decía: Ve al parque.

Seguí la órden y me pasee por mi parque local por dos horas, cuando regresé a mi casa en la cochera había una caja de cerillas y un bidón de gasolina, los puse en sitio seguro.

A los quince días me llegó un correo electrónico con un horario y un domicilio, sabía lo que tenía que hacer así que me dirigí al lugar e incendie la casa.

No sé quiénes son ellos, cuál es su objetivo o por qué me eligieron a mi. Es más seguro así, no puedo delatar a nadie, no pueden vincularme con nadie, si me atrapan no podrán sacarme información.

Me gusta pensar que soy miembro de la resistencia, de algo más grande e importante que nuestras actividades repetitivas, pero la verdad sea dicha: bien podría ser un esbirro de aquellos que controlan el mundo desde las sombras.

Ignoro que sucedió o cuáles fueron las consecuencias de mis actos, pero allí sigo: buscando estrellas en las muñecas tratando de encontrar a mis hermanos y comprender nuestros actos.

Nota del cerdo:

He estado perdiendo mi tiempo buscando lugares y momentos adecuados para escribir, en consecuencia no he estado publicando con regularidad, así que a partir de hoy dedicaré mis esfuerzos a generar post de baja calidad mientras me traslado utilizando la app de mi celular.

Anuncios

¿Necesito cambiar de empleo?

Hoy les voy a pedir que me ayuden a tomar una decisión, les voy a explicar mi situación laboral actual y ustedes me orientarán de acuerdo a su propia experiencia.

¿Mi trabajo es horrible?

Algunas situaciones que yo encuentro incómodas.

  1. Mi jefe me habla fuera de horas laborables para solicitar trabajo gratuito.
  2. Se canceló la compra de agua purificada porque perdemos demasiado tiempo hidratandonos (sic).
  3. Se contrató a un emú para ejercer como director ejecutivo.
  4. La empresa se registró legalmente como una fábrica de ropa de bebé y armamento biológico.
  5. De derrumbó el altar a Moloch y ahora rendimos culto a una higuera de oro.
  6. Se nos obliga contractualmente a lavarnos las manos después de ir al baño.
  7. Se nos canceló la hora de comer.
  8. Las computadoras nuevas se parecen mucho a las robadas de la biblioteca.
  9. El archivo muerto es 78% porno ilegal de preadolescentes disfrazados de animales robot.
  10. Quieren que usemos uniformes color verde limón.

Tempoviajante

No entiendo por qué el señor Oldsilver tuvo que anunciar la máquina del tiempo. Cómo su abogado sé que el hombre tiene una infinidad de secretos: las fábricas en Birmania, el ICBM en la casa de Oregón, el contrato con los separatistas catalanes, la cabra en el ático y los experimentos con cactus inteligentes.

Ni si quiera requirió una inversión fuerte, el chico fue un genio expulsado de la universidad por estar demasiado loco, le pusimos una pensión y un laboratorio, a las semanas podíamos ver televisión abierta del futuro y al tercer año podíamos viajar en el tiempo y el espacio.

Al principio el jefe se divirtió adivinando los resultados del soccer local y ganando apuestas pequeñas a sus amigos, pero en cuanto llegó de regresar en el tiempo y evitar que Corea del norte anexara a la del sur decidió que quería el crédito por sus actos.

Lo que no esperó fue la marea de demandas que llegarían a su despacho una vez que logró demostrar que su máquina funcionaba.

Su banco lo demandó por acciones fraudulentas en el programa de inversiones de alto riesgo donde participaba, su esposa por posibles manipulaciones en sus recuerdos lo cual se podría interpretar en una violación psíquica en su toma de decisiones, sus empleados por posibles condiciones amorales en los procedimientos de contratación, el club de veraneo por negar información obligada[1] y varios escritores de ciencia ficción por plagio en algunos elementos del aparato tempoviajante.

No solo eso, varias asociaciones religiosas creyeron que la certeza del futuro era una exclusividad de Dios, psicólogos molestos por la escases de trabajo que el invento representaría al eliminarse el miedo al futuro y los casinos que prevenían su propia ruina.

¿Cómo no pudo prever eso si tenía una máquina del tiempo?

Tal vez lo previno y este es el universo donde no lo hizo, tal vez no es el primero en obtener la máquina y otros mantienen mejor el secreto.

¿Soy el único qué desconfía de sus recuerdos?

Si esto le pasa a uno de cada cien, la demanda de los psicólogos es injustificada, prácticamente me siento enloquecer conforme pienso más en las posibilidades.

Tal vez por eso nadie viaja en el tiempo, tal vez las demandas son inevitables.

 

 

[1] El contrato de renta tenía una clausula que obligaba al cliente a informar el clima del próximo año en caso de adquirir una máquina del tiempo.