Tostadoras cósmicas. En lo que comen los dioses.

Pan con universo.

Tiempo: 30 minutos

Dificultad: Fácil

Desayuno de campeones.
Desayuno de campeones.

Ingredientes:

  • Un universo
  • Pan de caja (blanco)
  • 110 gramos de grasa de leche
  • Una tostadora

Procedimiento:

  1. Tome un universo y comprímalo. Exprímalo hasta que se agote toda su entropía.
  2. Después agítelo con grasa de leche, es necesario realizar esta operación hasta que el universo tenga la textura de mantequilla.
  3. En una rebanada de pan, unte su mantequilla de universo y coloque el pan en la tostadora. (En caso de no tener el electrodoméstico utilice una sartén previamente calentada)
  4. Una vez que su universo halla quedado frito; sírvalo en un plato decorado con rebanadas de naranja, kiwi y los sueños esperanzados de un escritor joven.

Esta receta es recomendable como desayuno ligero para dioses primigenios y entes cuánticos. No es recomendable para personas aquejadas de diabetes.

De la robótica y la comida mexicana.

Primer experimento.

-Qué bueno que llegas Andrés, lo he logrado. ¡Un robot que busca y consume comida mexicana!-

-Un robot que… ¿qué? ¿Te has vuelto loco Josué? ¿Por qué demonios quieres un robot que haga eso?-

-Maravillosa pregunta mi escéptico amigo. Este robot buscará y recuperará información gastronómica de todo el país. Identificando las diferentes causas de obesidad y buscando las mejores recetas de la cocina mexicana.-

-¿Eso es lo que haces con el presupuesto del gobierno?-

-Efectivamente, un robot independiente con la capacidad de aprender.-

La mole de doscientos kilogramos y un metro noventa y cinco centímetros de altura salió del laboratorio en pos del pozole más cercano. Tiempo después Andrés y Josué recuperaron al robot. Tirado en la Calle Juárez con numerosos daños en su sistema gástrico y una sonrisa en su mecánico rostro.

Segundo experimento.

-Josué amigo mío. ¿Puedes explicar algo sobre tu trabajo?-

-Lo que desees mi querido Andrés.-

-¿Por qué demonios tu maldito robot tiene 6 condenados brazos de cuchillo?-

-Mi buen compañero, con los datos de mis proyectos anteriores he creado un robot con la capacidad de imitar los mejores platillos nacionales.-

-Suena interesante. ¿Por qué lo estas desarmando?-

-El robot estaba secuestrando perros callejeros.-

Tercer experimento.

-¡Josué! Vine en cuanto me enteré. ¿Es cierto que te vas del laboratorio?-

-Efectivamente, tengo un nuevo proyecto.-

¿Tiene que ver con la comida mexicana?-

-No, pero el robot catador de pizzas ya salió de la fase Beta y es momento de abrir mi restaurante.-

Tacos. Para mis amigos que creen que Taco Bell es comida mexicana.
Tacos. Para mis amigos que creen que Taco Bell es comida mexicana.

El ataque de los quesos del espacio:

¿Qué hombre, mujer o niño no recuerda la invasión de los quesos del espacio?

Generados por una bacteria con inteligencia colectiva que prosperó con los procesos de fermentación del queso. Nadie esperaba que se comportaran de una manera tan ambiciosa y violenta. Las colonias de bacterias acabaron con las poblaciones en marte  y la luna. Crearon exoesquequesos (armaduras de combate hechas de queso,manejadas por millones de colonias de bactérias). No sabemos cómo aprendieron a controlar nuestras naves pero lo hicieron. Naves humanas fueron secuestradas y utilizadas para contagiar la tierra.

Yo estaba en Jerez cuando la ciudad cayó. Los que logramos huir caminamos por la carretera a las poblaciones cercanas. Pensábamos que era un asunto aislado, en una tabaquería que estaba abierta me enteré de que las naves secuestradas se habían estrellado en muchas ciudades. Marsella, Lyon, Chico, Maracaibo, Quito y algunas ciudades que ni siquiera recordamos.

Aquellos quesos con formas humaniformes eran virtualmente invencibles. Inmunes a las balas y otros proyectiles. Solo podían morir con armas químicas y fuego.

¿Cuántas ciudades no quemamos hasta las cenizas? ¿Cuántos inocentes no murieron entre las armas químicas?

A veces olvidamos que el organismo joven solo tiene un objetivo: Reproducirse y conquistar.

Hoy recordamos a todos aquellos amigos, hermanos, padres e hijos que perdimos durante la resolución del problema. La solución era lateral y sencilla, tal vez pudimos salvar algunas vidas.

Aun así extraño el queso en mis pizzas y el vino nunca será lo mismo. ¿Vale la pena vivir en un mundo sin queso?

Parada rápida.

"Erasmusbrug seen from Euromast" by Mlefter - Own work. Licensed under CC BY-SA 3.0 via Wikimedia Commons.
«Erasmusbrug seen from Euromast» by MlefterOwn work. Licensed under CC BY-SA 3.0 via Wikimedia Commons.

Una nave espacial del tamaño de un portaaviones flotaba sobre la ciudad de Rotterdam.

Se mantuvo inerte y pacifica durante cuatro minutos.  Tubo un ligero movimiento al minuto 4:30 cuando la ciudad se llenó de militares, científicos, reporteros e idiotas que esperaban a Xenu.

De la maravillosa nave descendieron cuatro seres de forma indescriptibles, que avanzaron a paso seguro entre la atónita multitud. Se dirigieron a una tienda de conveniencia.

Tres extraterrestres se turnaron para utilizar el baño del local comercial. El cuarto intercambió toda la comida congelada de la tienda por cuatro lingotes de oro ultra puro.

Tomaron la mercancía adquirida, y partieron en el silencio.

Los habitantes de los Países Bajos, lo tomaron con calma y regresaron a sus molinos y bicicletas.