Mantenimiento de un sensor de cefalópodos cósmicos

Elementos de atención

 

Durante los viajes vía agujero de gusano existe una considerable posibilidad de cruzar camino con un cefalópodo intergaláctico, si bien estas creaturas se alimentan de hidrogeno puro y son completamente inofensivas los impactos pueden causar desde daños al casco de la nave hasta alteraciones en el timón de criptonavegación gravitacional, por lo tanto, podemos suponer que un impacto con una de estas creaturas puede dejar varada a la tripulación en un sector inexplorado.

 

El mantenimiento de los sensores consiste en verificar su calibración semanalmente y remplazando la antena termoentrópica por lo menos una vez al año.

 

Procedimiento

 

Procedimiento Calibración de un sensor de cefalópodos cósmicos
Tipo de mantenimiento Preventivo
Equipo Sensor termoentrópico
Tipo de equipo Electrónico de precisión
Ubicación Sonda de navegación por agujero de gusano.
Materiales a.     Solución de azul de metileno al 4%

b.     Agua destilada

Herramienta y/o equipo a.     Brocha de cerdas de policarbonato

b.     Juego de desarmadores

c.     Vaso de precipitado en Pyrex

d.     Multímetro

e.     Catalizador de micro voltaje

Tiempo Cuarenta minutos por sensor
Personal 1 persona
Pasos

 

  1. Abrir la caja del sensor
  2. Desmontar el sensor
  3. Cubrir el sensor con solución azul de metileno al 4%
  4. Llenar el vaso de precipitado en agua destilada
  5. Poner los dos electrodos del catalizador en el vaso de precipitado
  6. Verificar una conductividad de cero en el vaso de precipitado
  7. Sumergir el sensor en el vaso de agua destilada
  8. Encender en catalizador y ajustarlo a 18 µΩ
  9. Esperar 20 minutos
  10. Apagar el catalizador
  11. Enjuagar el sensor en agua destilada
  12. Colocar el sensor
  13. Cerrar la caja
  14. Tomarse una cerveza lager

 

Procedimiento Reemplazo de una antena termoentrópica en un sensor de cefalópodos cósmicos
Tipo de mantenimiento Preventivo
Equipo Sensor termoentrópico
Tipo de equipo Electrónico de precisión
Ubicación Sonda de navegación por agujero de gusano.
Materiales a.     Antena termoentrópica en cobre

b.     Antena termoentrópica en aluminio

c.     Anetna termoentrópica en hueso de ballena

Herramienta y/o equipo a.     Juego de desarmadores

b.     Juego de llaves Allen

Tiempo Veinticinco minutos por sensor
Personal 1 persona
Pasos

 

  1. Abrir la caja del sensor
  2. Desmontar el sensor
  3. Retirar el juego de antenas
  4. Colocar la antena de aluminio
  5. Colocar la antena de cobre
  6. Colocar la antena en hueso de ballena
  7. Montar el sensor
  8. Montar un toro bravo
  9. Cerrar la caja del sensor

 

Frecuencia de actividades

 

Los sensores se calibrarán semanalmente

La antena se cambiará anualmente

Documentación necesaria

 

Las calibraciones se registrarán en bitácora (formato AY-12385-BV), el cambio de antena se registrará en bitácora (formato AY-12385-BV) junto con la garantía del fabricante.

Normatividad aplicable

 

NFPA 90170B 2406

9.2.2.2 Mantenimiento de sensores de cefalópodos.

Los sensores de cefalópodos deberán ser calibrados con brochas de baja conductividad y materiales de bajo pH.  

Anuncios

Sobre humildad e ingeniería

Tenía planeado publicar el día de hoy un relato de fantasía épica donde un bravo líder militar era expulsado del campamento por clavar su cuchillo en un mapa. Tenía sentido porque en los viejos tiempos, los mapas eran hechos a mano, tardaban meses en crearse, solían ser muy costosos y no había más que uno en todo el campamento. Obviamente clavar un cuchillo en el mapa para dar énfasis en tu estrategia es una terrible idea.

En lugar de eso, hoy quiero hablarles sobre algunas lecciones de humildad que me ha dejado la carrera de ingeniería.  Creo que hay pocas cosas más altivas que un estudiante de primer grado de cualquier ingeniería. Y si el joven supiera por qué sus maestros y compañeros de decimo le dirigen esa mirada creo que recapacitaría. Cuatro años de carrera y dos de ejercer han hecho más por mi actitud que todos los sermones de mi madre, y tal vez sea momento de compartirles algo al respecto.

El titulo es solo para el curricular.

¿Alguna vez has conocido a alguien que necesita que lo llamen licenciado, doctor, abogado, maestro o ingeniero? Lo pone en sus redes sociales, sufre un tic nervioso si alguien olvida el titulo y siempre menciona su profesión y alma mater cuando lo presentan. Hay una realidad, si dudas de algo lo repites hasta que se hace una verdad popular.

Algo que aprendí en mi primer año ejerciendo es que poner titulo en currículo te ayuda a conseguir un mejor puesto, pero si lo dices en un taller lleno de expertos ellos van a esperar que TU sepas más que ellos. ¿Te crees un experto un turbinas? Allá hay un técnico naval con la pura secundaria que lleva de veinte años trabajando en altamar. No lo vas a impresionar.  No estoy diciendo que te avergüences de tu educación, solo trato de inculcar algo de discreción profesional. Por otro lado si el mismo técnico tiene problemas con el modelo nuevo de válvula, tu se los resuelves en 4 minutos y nuestro experto amigo te dice: –Se nota que joven si aprendió en la escuela.– Créeme impresionaste a muchos.

No sé. Déjame investigar.

Hay un chiste entre los abogados que dice: Si alguien te pregunta algo sobre  lo que tú no sepas absolutamente nada; Le pides $1500 de anticipo y que vuelva mañana por la tarde.  Por más que queramos hacerte creer que lo sabemos todo (es para poder cobrar lo que cobramos.) Yo aprendí por la malas que es más importante tener un buen proceso para resolver problemas que dar una respuesta inmediata fingiendo sabiduría.  Siempre hay un método correcto para resolver todo. Es simple cuestión de conocer los datos adecuados y todo saldrá bien. ¿Te faltan datos? Investiga. ¿Se trata de información confidencial a la que no te van a dar acceso? ¡Que te firmen una responsiva! Al final lo importante no es saber todo, solo pensar en todo antes de actuar.

Los detalles son importantes.

Los que se quejan de leer un libro de 500 páginas para poder hacer su tarea. Jamás han realizado un balance de materia. No se trata de un trabajo especialmente difícil: En realidad solo se trata de cuantificar todas las entradas y salidas de material que pueda tener un proceso industrial. La cuestión es la longitud del proceso en sí. Puede tratarse de mezclar y colar ó puedes  tener 75 pasos que incluyan destilaciones, reactores químicos, molinos, catalizadores y perdidas ambientales.  En los tiempos modernos puedes utilizar una hoja de cálculo y San seacabó. En una ocasión para un examen hicimos un proceso de 30 pasos y necesitamos pliegos de papel imprenta para ponerlo todo en un sitio. Lo bonito de la historia es que en el segundo paso me equivoqué en balance de materia y todo estaba mal. ¡Una suma diminuta! Lo importante es cuidar esos pequeños detalles que pueden costarte un proceso completo.

No estoy seguro de por qué les comparto esto. Tal vez solo quería contárselo a alguien. Lo que si se; es que aunque en el fondo de mi alma siempre tendré un escritor loco, también hay un ingeniero que aprendió algunas cosas y evita que nos muramos de hambre. ¿Ustedes que han aprendido en sus carreras?

Cambio climático y economía.

Aceptar el cambio climático no tiene por qué ser perjudicial para la industria, una vez que aceptemos que tenemos un problema la búsqueda de la solución puede ser uno de los mejores momentos de crecimiento científico, tecnológico y económico. Toda la investigación necesaria para resolver el problema generará nuevas tecnologías e industrias que incrementaran la economía de manera constante y fructífera.

Las nuevas industrias se sostendrán mutuamente y generarán empleos a todos los niveles.

A diferencia de los recursos naturales, la investigación científica ofrece soluciones reales a las economías en crecimiento.