Diez problemas que tienes cuando comienzas a perder peso.

Me voy a saltar la introducción a esta lista por honestamente hoy amanecí con mucha pereza y prefiero pasar el día viendo Netflix y arrojando ladrillos desde mi ventana, lamentablemente tengo que ir a trabajar y eso me deja todavía menos tiempo para un articulo más complejo.

  1. El agujerito en el cinturón que comúnmente utilizas te queda muy holgado pero la siguiente perforación aprieta mucho.
  2. Tienes que hacer un chequeo manual para verificar que tu billetera si se encuentra en tu bolsillo trasero.
  3. Los anteojos ajustados a tu cara regordeta y adorable comienzan a resbalarse pues ahora son muy amplios.
  4. El acné facial se vuelve mucho más agresivo.
  5. Las visitas al inodoro tienen un aroma muy desagradable.
  6. Tu rostro comienza tomar facciones insectoides.
  7. Comienzas a desarrollas micro-cabellos adhesivos en todas tus extremidades.
  8. Tu piel se pone dura y quebradiza.
  9. Tu tórax se rompe permitiendo salir a el insecto gigante del cual tú eras su forma larvaria y que ahora has terminado el ciclo de metamorfosis de una creatura que solo vive para comer y colocar sus huevecillos en otros humanos los cuales servirán al mismo propósito que tu.
  10. Las camisas comienzan a llegar demasiado largas.

Moscas

Héctor se las imaginaba en sus micro-tiempos libres. Blancas y diminutas las larvas eclosionando en las rodillas del oficinista.

Escribía los reportes de gastos a medio de reflejo sin siquiera ocupar su mente en ello, Liliana de compras continuaba dejando más y más reportes de gastos en el lado derecho de su escritorio formando una pila multicolor con un fondo color crema y terminando en una punta de hojas blanco azulado apenas impresas hace unos segundos.

Había dejado caer su vaso de frutas en los pantalones y había sentido como una mosca se alimentaba de un pequeña herida en su pantorrilla, prácticamente había sentido como el insecto depositaba sus huevecillos en su carne.

Pero había demasiado trabajo acumulado, llevaba semanas sin moverse de aquel escritorio, comía dormía y defecaba sin despegarse de su silla ergonómica, la pila de papeles bajaba algunos centímetros  al día minutos antes de que Liliana indiferentemente colocara otra pila de papeles.

Un día Liliana dejo de aparecer, el aroma a putrefacción generado por sus propias heces y carne descompuesta había evitado que la visitante del departamento vecino viniera a dejar sus acostumbradas pulgadas de pilas de papel.

La parte blanco azulado había desaparecido y comenzó con los reportes blancos neutro los cuales se fueron agotando después de dos días de trabajo continuo, el proveedor de fruta a domicilio le dejaba los vasos de fruta con una herramienta creada con una escoba y algunos alambres, cuando oliera mejor le cobraría, dijo.

Sintió una comenzó dolorosa cuando los huevecillos eclosionaron, pero no se atrevió a rascarse ni un momento, ya se había acostumbrado a todas las incomodidades de su trabajo, incluyendo el olor de sus propias heces, la fauna nociva generada y el dolor constante en las rodillas entumidas.

Héctor  Alejandro Álcantar  había llegado a la sección blanco marfil y nada iba a detenerlo de vaciar su bandeja de entrada y regresar a su departamento para descansar y cuidar un poco su higiene, solo era cuestión de días para llegar  a la zona amarillenta y ponerse al corriente con su labor.

Comenzó a sentir como milímetro a milímetro las larvas se movían debajo su piel en su loca carrera para transformarse en moscas en una área donde fuera posible volar, en sus siete minutos de descanso diario mientras dormía, hacia un cálculo de avances en la odisea de las larvas, que considerando los tiempos de espera; actualmente eran crisálidas.

Faltaban tres hojas para vaciar la bandeja de entrada, el charco de putrefacción de Héctor llegaba hasta los tobillos y se escuchaba de soslayo un zumbido colectivo, las moscas criadas entro de la rodilla habían llegado a medio milímetro de piel antes de salir al mundo exterior, fue allí cuando hicieron un esfuerzo colectivo para romper la ultima capa dérmica.

Salieron cual explosión purulenta dejando a su paso un orificio en su pierna de cual manó sangre negra y liquido amniótico amarillento,  Héctor trató de detener la fuga con sus manos pero sus codos habían quedado entumidos en la posición del teclado. Las moscas criadas en su interior y antropófagas en consecuencia se alimentaron del resto del licenciado y colocaron sus huevos para repetir el ciclo.

La mosca de fruta gigante cuenta con una fase singular en su ciclo reproductivo, el macho toma la forma de un humano e ignora su condición de mosca para elaborar de manera ininterrumpida algún trabajo burocrático, una mosca hembra coloca sus huevecillos en el cuerpo del macho de manera que el insecto sirva de alimento a sus propias crías.

Las compañías de seguros han aprendido a aprovechar esta especie.

El sonidito

Lo escuché a las siete de la mañana mientras me dirigía al trabajo, era un zumbido rítmico y alegre qué me motivó en mi trayecto.

Lamentablemente algunos lo escucharon y reaccionaron diferente: incendiaron vehículos, copularon en las calles, se comieron a sus perros, estrellaron sus vehículos y lavaron su cabello.

Investigamos el origen y se trataba de un insecto.

Seleccione su final 

  1. Era un insecto extraterrestre enviado para seleccionar a los afortunados que heredarán el planeta los demás morirán.
  2. Era una creatura mutada descendiente de críticos literarios alterados genéticamente para manipular el planeta.
  3. El animalito era inocente, emitía un ruido para aparearse que utilizamos para liberar nuestros instintos.

Amo como comes naranjas

Zapopan, Jalisco

31/05/2016

 

Querida Erika, ¿Qué digo querida? ¡Amada! ¡Adorada! ¡Idolatrada! ¡Venerada! Y Muchos otros verbos que mejor te digo en persona y privado.

Hace dos días me preguntaste: ¿Por qué me amas? Y lo único que te contesté fue: —Porque sí.— Nos reímos mucho en ese momento, pero la pregunta siguió rondando por mi cabeza hasta hace un par de horas cuando decidí escribirte esto.

Me gustaría decirte que fue amor a primera vista, pero solo basta recordar nuestro primer encuentro para preguntarnos ¿Cómo terminamos juntos? Por la salud mental de ambos mejor no ahondaré en el tema.

Pero hice una lista de cosas que amo de ti, estoy seguro de que eso ayudará.

  1. Amo la ventanita que hacen tus dientes frontales cuando te ríes.
  2. Amo que aceptaras una cita más después de que la primera, segunda, tercera, cuarta y quinta cita fueran un desastre total.
  3. Amo cuando juegas con tu mechón de pelo y que insistas en que no puedo tocarlo.
  4. Amo que a veces eres altruista, pero cuando viste a ese limosnero farsante: le pegaste con su propio bastón.
  5. Amo el esfuerzo titánico que haces para llevarte bien con mi madre.
  6. Amo tu habilidad natural para insultar a mi hermana.
  7. Amo la manera en la que conduces y la paciencia que me tienes cuando yo estoy al volante.
  8. Amo tener que rogarte para sacarte a bailar y que al final me dejes jadeando en la pista.
  9. Amo tu gusto por las películas de arte y los videos de accidentes en patineta.
  10. Amo la manera en la que organizas tu ropa en los armarios y que dejes tus zapatos por todo el departamento.
  11. Amo tu manera de comer naranjas (y cualquier otro cítrico).
  12. Amo como limpias tus gafas con la manga de tu sweater.
  13. Amo el cuadro que pintaste y ahora escondes en la cochera.
  14. Amo la manera en la que te quitas los tenis.
  15. Amo hacer la despensa contigo y que compras galletas a escondidas.
  16. Amo tu cepillo dental de jirafas y que siempre tengas pasta de repuesto.
  17. Amo la manera en la que abrazas la almohada, y tu gusto para las cobijas.
  18. Amo cuando te levantas temprano y cuando te quedas dormida.
  19. Amo el olor de tu cuerpo
  20. Y amo cuando me dices te quiero.

Y lo único que aprendí de la lista es que carezco de alguna razón lógica para amarte, y tal vez eso sea la parte interesante del asunto, que si fuéramos lógicos y coherentes tal vez no estaríamos juntos, pero ambos estamos aquí, la lista crece cada día, y ¡Por amor de Dios! Cada te quiero más.

Dudo que esto sirva de explicación, y tengo serias dudas sobre mandarte esta carta, tal vez sería lo mejor, dejarlo en mi respuesta inicial: Te amo porque sí, y ya…

 

Con todo mi amor:

Ernesto.

 

Nota del cerdo:

¡Tranquilas chicas! No estoy enamorado ni nada por el estilo, es simplemente otro reto de insectos comunes. En esta ocasión se me ha pedido que escriba una carta de amor, debía ser carta, debía ser cursi y no se vale recurrir a estrambóticas relaciones autodestructivas.

Ahora otras cartas de amor escritas para el reto:

6 de junio de 2016 por Relatos Magar}

Amor a larga distancia por La Rata Gris

A Esmeralda por Angelos’s Universe

Me das paz por La Rechaca

Una carta (in)esperada por Universos Jean Rush

La lista se ajusta conforme los participantes suben sus trabajos.

Otra nota del cerdo:

¿Ustedes han recibido cartas de amor? Honestamente me parece una herramienta de cortejo muy útil que está cayendo en desuso. Si ustedes han enviado o recibido cartas de amor, me alegraría el día si me comentan  sus experiencias.

Insectos comunes.

Fotografía: La vida secreta de los caracoles.
Fotografía: La vida secreta de los caracoles.

Segundo ejercicio de escritura para el grupo de autores: Insectos comunes.

En este momento solicito al lector que defina en su mente la palabra “común”.

Con esa definición en la mente quiero que se preocupe por encontrar una sola especie de insecto que pueda ser catalogada como: “común”.

Es completamente cierto que existen especies de insectos más numerosas que otras. ¿Pero que especie puede ser catalogada como “común”? Ya no voy a seguir insistiendo con la palabra.

Sobre la evolución de los insectos y los escritores.

Los insectos componen el grupo de animales más numeroso sobre la tierra. No solo son muchos, también son variados, interesantes, discretos y diferentes. Por cada especie de mamífero existente hay aproximadamente más de treinta especies de insectos. Todos diferentes.

Los escritores son como los insectos, hay unos que vuelan, otros que nadan, algunos que corren, existen los que se arrastran, parásitos que no se mueven, colonias semi-pensantes y comunidades independientes. Hay una variedad similar en los insectos. Algo muy curioso es que conforme la sociedad moderna avanza los escritores y los insectos son vistos más como alimañas indeseables, qué como vecinos necesarios.

Evolutivamente la variedad de los insectos se debe a adaptaciones creadas por el entorno. Por su parte los escritores deben su variedad a no querer ser como sus colegas. ¿Entorno? ¿Es eso bueno o malo?

¿A quien le importa la estandarización de los escritores? La variedad ya se encuentra allí y es necesario aceptarla como parte de una sociedad que mata a las orugas, pero admira a las mariposas.

Una de las ventajas de esta variedad evolutiva es que mientras otros grupos de animales dependen de un entorno estable y asociaciones activistas. (¿Verdad que sí?, grandes felinos). Los insectos proliferan independientemente de los cambios del entorno. Algunas especies podrán desaparecer, pero otras solo esperan su momento para florecer y reproducirse. Igual lo son los escritores, todos los hombres tienen un insecto diferente oculto en su subconsciente. Un insecto que quiere salir a escribir. Un insecto común.

Respecto al entorno del insecto y el escritor.

Los insectos son pequeños, compáralos con cualquier especie y se ven pequeños en relación. Prácticamente cualquier animal es más grande que un insecto. Así que la sabia madre naturaleza ha llevado a los insectos a crear mecanismos y micro-entornos para poder sobrevivir.  Ya sea saltando, volando, patinando sobre el agua, tejiendo una telaraña u ocultándose en la madera.

El escritor también se encuentra en un entorno hostil. Poca difusión, plagio, piratería, difamación, crítica y la marcada tendencia del ser humano a leer lo menos posible. ¿Cuáles son los mecanismos o micro entornos del escritor para sobrevivir? Pues los que el escritor quiera: otro trabajo, internet, sexcams, libretos de tv, clases de ortografía, lucha libre profesional, un puesto en el senado y otros más.

El objetivo es el mismo sobrevivir y reproducirse.

Luces brillantes, insecticidas y el camino fácil.

Conforme el concepto de hogar perfecto se fortalece, los insectos y escritores son considerados especies non gratas. Porque los insectos ya no son necesarios cuando puedes comprar pienso para pollos. Los escritores no son necesarios cuando puedes ver deportes por televisión.

Y no es cuestión de inteligencia y deportes. El problema se remonta al sistema humano. El ser humano busca comodidad. Hoy en día la comodidad es tener aparatos inteligentes que piensen por ti, que tomen decisiones por ti, que disfruten por ti…

Y llega el escritor, gritando frente a la pantalla: ¡Mira mi telaraña narrativa! ¡escucha mi zumbido crítico! ¡analiza mi capullo poético! ¡compara mi salto lingüístico y observa mi vuelo literario!.

La decisión fue tomada.

Algunos utilizan el cruel matamoscas de la censura, el venenoso insecticida de la crítica destructiva, la inesperada trampa de la oferta manipulada o la luz brillante de regalar tu trabajo. Todo funciona para destruir al insecto común.

Existen plagas. Poco tienen que ver con los insectos. Perjudican su imagen y destruyen a los insectos buenos. ¿Sabes cuál es la peor parte de las plagas? Que fueron causadas por el hombre. Por qué el hombre busca la comodidad quieren insectos que piensen por ellos, que tomen decisiones en su lugar, que disfruten para ellos.

¿Cuántos insectos comunes no mueren por una plaga?

¿Cuántos insectos comunes quedan para compartir sus letras?

¿Cuántos escritores todavía pueden crear su obra?

Gracias.

Fotografía: La vida secreta de los caracoles.
Fotografía: La vida secreta de los caracoles.

Que te parece si lees un texto totalmente diferente pero con el mismo título:

Insectos comunes:

Relatos Magar

Angelos’s Universe

La Rata Gris

Letras que se mueven

Autonomía Relatos

Universos Jean Rush

La Rechaca