Peruvieating: La nueva tendencia millenial de comer carne humana.

Son las 6:45 de la mañana y el sol comienza a acariciar las laderas de los andes, justo en un valle a dos horas de la ciudad de Quito se ubica Rancho Santi: donde Gamaliel Osdrich se pone sus jeans y sus botas de trabajo para comenzar el día. A simple vista el complejo de Rancho Santi parece una granja normal operada por un ranchero normal, Osdrich que a sus 37 años utiliza el pelo corto y una cara perfectamente rasurada es uno de los productores agrícolas más exitosos de toda Latinoamérica, y la clave de su éxito no es ningún secreto: Vende carne de niños peruanos para el consumo humano.

Mientras que la publicidad enfoca a los milenials comiendo vegetales orgánicos obtenidos moralmente, lo cierto es que en grandes metrópolis cómo Nueva York uno de cada tres menores de 35 años ya ha comido carne humana. Esta tendencia nombrada en internet #Peruvieating le está produciendo a rancheros como Osdrich ganancias de hasta un millón de dólares al año.

aroma-aromatic-beans-1419944
La economía peruana depende fuertemente de sus exportaciones agrarias.

Los consumidores habituales explican que la carne de niños peruanos es producida de manera responsable y sin crueldad de ningún tipo, las granjas donde se crían los niños son ambientalmente sustentables y ayudan a cuidar la demografía de las regiones donde se localizan.

Del otro lado del mundo las leyes peruanas no se oponen explícitamente al canibalismo, por lo tanto mientras que los niños estén por voluntad propia y se entreguen con la autorización de los padres sus cuerpos para uso nutricional, Osdrich está dentro del marco de la ley.

Prácticamente cualquier niño nacido de ciudadanos peruanos puede entrar en el proceso,  por regla el ingreso debe ser antes de los dos años y cualquier infante que de signos de hablar es automáticamente rechazado, de acuerdo con las políticas de Rancho Santi, se evita que los niños sepan hablar para evitar cualquier vínculo afectivo entre el personal y la comida.

Para garantizar el cumplimiento de los derechos de los niños y las relaciones con las comunidades religiosas locales, todos los niños son bautizados, se ejercitan regularmente, las familias reciben una compensación semanal y facilitan el acceso de electricidad y drenaje para las comunidades locales. Para evitar cualquier práctica de desequilibrio de poder entre el personal del rancho y los niños, son estos últimos quienes realizan los sacrificios.

architecture-bungalow-daylight-889855
Las granjas son especialmente agradables a la vista.

Cada niño autoriza voluntariamente su utilización dejando su huella dactilar en un contrato revisado, una vez hecho el proceso de inhumación (que es completamente indoloro) el cuerpo es separado en varias partes previo a ser llevado a una planta de empaquetado y congelado donde se incluye una sonriente fotografía del donante en el empaque, así queda listo para salir a las cocinas en Estados Unidos, Reino Unido y Francia, lugares donde el kilo de carne se vende en $70 USD el kilogramo dependiendo el corte.

Si bien de momento ningún restaurante se dedica exclusivamente al peruvieating al día de hoy existen numerosos recetarios y videos de internet que explican la mejor manera de sacar provecho al controversial manjar.

¿Se popularizará este manjar en los paladares de todo el mundo? Solo el tiempo lo sabrá.