Yo te curo de todo

Todo el mundo tiene derecho de creer en lo que le plazca. ¿Pero qué pasa cuando estas creencias representan un riesgo para la salud?

El problema consiste en que el sistema de creencias ha dado pie para que varios embaucadores se aprovechen de las necesidades de las personas, transformándolas en blanco sencillo para robos y estafas descaradas.

Hoy en día los estafadores ya no venden aceite de serpiente en carretas de pueblo en pueblo. Ahora utilizan la chemofobia, las pseudociencias y el vocabulario arcano para ofrecer productos milagrosos a los incautos. Lamentablemente el sistema de creencias defiende a estos criminales, y les permite seguir operando incluso mientras crean compañías piramidales y cobran por dar supuestas conferencias.

Bueno yo también quiero una rebanada del pastel…

Alternativo

Bromas aparte, una persona cercana se ha agravado su condición médica debido a un embaucador que trató de curarle la gastritis con imanes y rezos especiales. Les prometo que muchos médicos e investigadores tienen amigos y familiares con enfermedades, y si existiera alguna cura milagrosa no dejarían morir a sus familias por conservar un estatus.